Seis muertos en disturbios en Sudán pese a progresos en negociaciones

Jartum (AFP) -

Cinco manifestantes y un militar murieron el lunes por la noche en Jartum, horas después de una reunión entre representantes de la protesta en Sudán y los generales en el poder en la que se registraron avances para avanzar hacia un goierno civil.

Las dos partes tenían previsto continuar el martes estas discusiones cruciales para el país, un poco más de un mes después de la caída bajo presión popular del presidente Omar Al Bashir, quien había estado en el poder durante tres décadas.

El martes por la mañana, la situación era calma en la capital sudanesa, constataron periodistas de la AFP.

Durante la noche anterior, 'elementos no identificados que quisieron sabotear las negociaciones [...] abrieron fuego', en el marco de una sentada de protesta frente al Cuartel General del ejército sudanés, indicaron el Consejo Militar y fuentes médicas.

Varios civiles murieron, al igual que 'un comandante de la policía militar', anunció en una conferencia de prensa el Consejo Militar. Tres soldados resultaron heridos, agregó.

Sin dar detalles, el Consejo Militar afirmó que 'hombres armados' fueron visto 'entre los manifestantes'.

Por su parte, un comité de médicos relacionado con el movimiento de protesta informó que cinco manifestantes murieron, al menos uno de ellos frente al cuartel general.

- Continuación de las negociaciones -

Estos sangrientos hechos de violencia tuvieron lugar luego del anuncio de progresos en las negociaciones para un gobierno civil en Sudán, que debería sustituir al Consejo Militar en el poder tras el derrocamiento de Al Bashir el 11 de abril.

'Durante la reunión de hoy, nos pusimos de acuerdo sobre las estructuras de los órganos (de transición) y sus prerrogativas', declaró a la AFP un portavoz de los manifestantes, Taha Osman.

Esos órganos son un 'Consejo Soberano, un gabinete y un asamblea legislativa', precisó.

Las negociaciones del martes tenían previsto abarcar 'la duración del periodo de transición y la composición del (nuevo) consejo' y los otros dos órganos.

El portavoz del Consejo Militar, el general Chamsedin Kabbachi, confirmó los términos del acuerdo.

Las negociaciones se llevaron a cabo en un clima de máxima tensión, ya que el domingo por la noche los manifestantes bloquearon una gran arteria de la capital, la calle del Nilo, tras acusar a los militares de haber cerrado un puente por el que llegaban a su sentada permanente frente al cuartel general.

El lunes estallaron enfrentamientos entre las fuerzas de seguridad y los manifestantes, según el comité de médicos cercano a la Alianza por la Libertad y el Cambio (ALC), punta de lanza del movimiento de protesta, que indicó que tres manifestantes fueron heridos de bala.

Los paramilitares de la Fuerza de Apoyo Rápido (RSF) dispersaron violentamente a los manifestantes en varios puntos de Jartum y desmantelaron las barricadas, según ese comité.

El Consejo Militar había juzgado de 'completamente inaceptable' el bloqueo de la calle del Nilo.

Al Bashir fue destituido tras una serie de manifestaciones populares que empezaron el 19 de diciembre después de que el gobierno decidiera triplicar el precio del pan.

El fiscal general del país anunció el lunes la inculpación del exdirigente por 'incitación y participación en el asesinato de manifestantes' durante las protestas contra su régimen.

Según el comité de médicos cercano a la ALC, 90 personas murieron desde el 19 de diciembre a manos de las fuerzas del orden en manifestaciones.

Las autoridades hablan de un balance de 65 muertos.

El exjefe de Estado es objeto también de órdenes de arresto del Tribunal Penal Internacional (TPI), que quiere llevarlo a La Haya para que responsa por acusaciones de genocidio, crímenes contra la humanidad y crímenes de guerra en el conflicto de Darfur, en el oeste de Sudán.