El cómico Zelensky, favorito en la segunda vuelta de las presidenciales en Ucrania

Kiev (AFP) -

A tres días de la segunda vuelta de la elección presidencial en Ucrania, el cómico Volodymyr Zelensky sigue siendo este jueves el gran favorito pese a las advertencias del jefe de estado saliente, Petro Poroshenko, sobre los riesgos que crearía la victoria de este novato en política.

Cinco años después de haber llegado al poder impulsado por la revolución prooccidental del Maidán, Poroshenko, de 53 años, espera mucho del debate con su adversario, el viernes por la noche, para que se imponga su experiencia de comandante en tiempos de guerra y de interlocutor de peso en la escena diplomática, como jefe de un Estado estratégicamente ubicado entre la Unión Europea y Rusia.

La tarea se anuncia inmensa si es que quiere derrotar a su rival, que a los 41 años no tiene experiencia política y limita su campaña a las redes sociales, pero ganó claramente la primera vuelta con más del 30% de los votos

Volodymyr Zelensky, símbolo de aire fresco para una clase política incapaz de poner fin a la corrupción que azota al país, obtendría 73% de los votos en esta segunda vuelta, contra 27% para el presidente saliente, según un sondeo publicado el jueves por el instituto Rating.

En un contexto mundial de rechazo a las élites, Zelensky parece encaminarse hacia la victoria este domingo.

- 'Parar al Kremlin' -

El presidente Poroshenko, que en su campaña se erigió como el muro de contención frente al presidente ruso Vladimir Putin, advirtió a los electores sobre las incertidumbres que generaría la elección de su rival para Ucrania, país enfrentado a una crisis sin precedentes desde su independencia en 1991.

La llegada al poder en Kiev en 2014 de un gobierno pro-occidental fue seguida por la anexión de la península ucraniana de Crimea por Rusia y un conflicto con separatistas prorrusos en el este, que dejó casi 13.000 muertos.

'Los riesgos y las amenazas no son menores hoy que en 2013-2014', advirtió el miércoles Poroshenko.

Desde que terminara la primera vuelta, el presidente ha desafiado a su rival a un debate cara a cara, con el que cuenta desvelar las ambigüedades de su programa.

Tras una primera cita fallida el domingo, en la que Petro Poroshenko se encontró solo junto a un pupitre vacío, los dos candidatos se deben ver las caras el viernes a las 16H00 GMT ante unos 70.000 espectadores del estadio Olimpiïski.

Los equipos de ambos candidatos ponían este jueves a punto el debate, que se anuncia como un gran y espectacular 'show', a imagen de lo que es esta inédita campaña electoral.

Al margen de su promesa de mantenerse en el campo prooccidental, la política que aplicaría Zelensky sigue siendo una gran incógnita, aunque entre estas dos vueltas haya intentado reforzar su credibilidad, rodeándose de experimentados consejeros, y acudiendo a París para entrevistarse la semana pasada con el presidente francés Emmanuel Macron.

'Después de lo que se ha hecho en estos últimos cinco años, creo que puedo conformarme con no decir absolutamente nada, y ganar porque hay que darle una oportunidad al país', aseguró el cómico en una entrevista el jueves al sitio RBC-Ucrania.

A Petro Poroshenko sus seguidores le reconocen haber acercado Ucrania a los países occidentales, reforzado el ejército y evitado una quiebra del país, uno de los más pobres de Europa. Pero sus detractores le reprochan no haber logrado poner fin al conflicto en el este del país, y sobre todo su su incapacidad o desidia ante el fenómeno de la corrupción.