La derecha europea se dispone a sancionar al primer ministro húngaro

Bruselas (AFP) -

El Partido Popular Europeo (PPE, derecha) se dispone este miércoles a suspender del derecho a voto en su seno al partido del primer ministro húngaro, Viktor Orban, indicó a la AFP una fuente interna.

La Asamblea Política del PPE, que se reúne en Bruselas, se pronunciará sobre 'la propuesta de que el Fidesz pierda el derecho a votar en todas las reuniones', indicó una fuente cercana a Manfred Weber, jefe de filas en la Eurocámara.

A dos meses de las elecciones europeas de mayo, el partido de Orban tampoco tendrá 'el derecho a proponer candidatos para puestos' en su familia política europea y 'ya no participará en todas las reuniones del PPE', según esta fuente.

Alrededor de un núcleo formado por los países del Benelux y de Escandinavia, 13 partidos miembros del PPE exigieron a principios de marzo una exclusión o una suspensión del Fidesz tras una serie de polémicas con la Comisión Europea.

Pero la gota que colmó el vaso fue una campaña en Hungría contra la posición de la Comisión sobre la migración, en la que se señalaba directamente al presidente del ejecutivo comunitario, Jean-Claude Juncker, también del PPE.

'Ustedes también tienen el derecho a saber lo que Bruselas prepara', rezaban unos carteles con la cara de Juncker y del magnate Georges Soros, la bestia negra de Orban, que el gobierno húngaro retiró finalmente.

El titular de la Comisión pidió este miércoles, en declaraciones a la radio Deutschlandfunk, su expulsión. 'Desde hace años', Orban 'se aleja de los valores democristianos', por lo que 'su lugar está fuera del PPE', estimó Juncker.

Sin embargo, en el seno del PPE, algunos temen que, si se le echa, Orban se alíe con la Liga del ministro italiano de Interior, el ultraderechista Matteo Salvini, a la que los sondeos le dan un fuerte aumento en la Eurocámara.

El presidente de esta familia europea, Joseph Daul, afirmó el sábado que preparaba un 'compromiso'. Según varias fuentes, el francés abogaría por una suspensión de 'varios meses', unida a varias condiciones para su reingreso.

Weber, designado por el PPE como su candidato a suceder a Juncker, había impuesto tres condiciones a Orban: poner fin a su controvertida campaña, disculpas a los otros partidos y la continuidad en Budapest de la Universidad de Europa Central, fundada en 1991 por Soros.

'Orban ha reaccionado al menos parcialmente a las tres condiciones', dijo la fuente cercana a Weber, horas antes de la reunión de la Asamblea Política, en la que el primer ministro húngaro podrá defender su posición.