Bolsonaro en EEUU: negocios y sintonía ideológica con Trump

Washington (AFP) -

El presidente brasileño Jair Bolsonaro inicia este lunes la agenda pública de su visita a Estados Unidos con una jornada orientada a los negocios, antes de su reunión el martes en la Casa Blanca con Donald Trump con la crisis en Venezuela como eje del encuentro.

El presidente brasileño llegó a Washington en la tarde del domingo, en su primer viaje oficial al exterior desde que asumió el poder el 1 de enero, aunque su estreno internacional fue el Foro de Davos celebrado en Suiza ese mismo mes.

La decisión romper la tradición de los nuevos mandatarios brasileños de realizar su primera visita oficial a Argentina es un gesto que Trump correspondió alojando a Bolsonaro en Blair House, la residencia oficial para huéspedes oficiales situada frente a la Casa Blanca.

'Brasil y Estados Unidos juntos asustan a los defensores del atraso y de la tiranía alrededor del mundo. Los que tienen miedo de alianzas con un país libre y próspero? ¡Es lo que hemos venido a buscar!', dijo Bolsonaro en un tuit después de aterrizar el domingo.

Desde que llegó al poder en enero, el mandatario ultraderechista ha dado un giro radical a la diplomacia brasileña, tradicionalmente equidistante de los grandes poderes mundiales, orientándose a estrechar relaciones con gobiernos conservadores y 'antiglobalistas' como Estados Unidos, Israel o Italia.

El canciller Ernesto Araújo dijo que el viaje a Estados Unidos marcará la 'reactivación de una asociación natural'.

Bolsonaro viajó acompañado de seis ministros, entre ellos Araújo, el titular de Economía Paulo Guedes y el de Justicia y Seguridad, Sergio Moro.

Décadas de relaciones que no pasaban de cordiales entre Brasilia y Washington quedaron atrás con la llegada al poder en enero del exmilitar ultraderechista, apodado el 'Trump tropical' por su admiración y su sintonía ideológica con la agenda nacionalista y 'antiglobalista' del estadounidense.

En la noche del domingo, Bolsonaro asistió a una cena en la residencia del embajador de Brasil en Washington a la que fueron invitados Steve Bannon, el controvertido exasesor de Trump, y el ensayista brasileño residente en Estados Unidos Olavo de Carvalho, considerado el gurú de Bolsonaro.

En la tarde del domingo unas 50 personas se congregaron frente a la Casa Blanca para protestar con pancartas que rezaban 'Bolsonaro asesino' y 'Liberen a Lula', en referencia al expresidente de izquierda (2003-2010) condenado a 12 años de prisión por corrupción pasiva y lavado de dinero.

- Un discurso ante la Cámara de Comercio -

Su visita es un escaparate para promover los negocios y las inversiones, que Bolsonaro aprovechará con un discurso ante la Cámara de Comercio programado hacia las 17H50 hora local (21H50 GMT).

Durante la jornada tendrá una reunión privada con el exsecretario del Tesoro, Henry Paulson.

El martes, Bolsonaro sostendrá una reunión a las 09H30 con el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro.

Pero el plato fuerte del día será el esperado encuentro con Trump en la Casa Blanca, que incluirá una conferencia de prensa, antes de la cita privada entre ambos mandatarios programada para las 14H15.

Uno de los ejes de la agenda con Trump es la crisis en Venezuela. La férrea oposición a lo que ambos gobiernos consideran una 'dictadura' en el país caribeño es uno de los temas que más los une.

Estados Unidos está al frente de los más de 50 países -entre ellos Brasil- que reconocen al líder opositor Juan Guaidó como presidente interino, y ha aplicado sanciones económicas y un embargo al crudo de Venezuela.

Los analistas esperan que ambos mandatarios discutan además medidas para aumentar el comercio bilateral -sin rebasar límites que en el caso de Brasil impone el Mercosur- y el ingreso del gigante sudamericano en la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

Bolsonaro firmará en Washington un acuerdo de salvaguardias tecnológicas que permitirá el uso de la base de Alcántara (norte de Brasil) para lanzamiento de cohetes estadounidenses.

El mandatario dijo el jueves que ese acuerdo será 'muy importante, estamos perdiendo mucho dinero en esa región. Podríamos estar lanzando satélites de todo el mundo'.

La base de Alcántara, en el estado de Maranhao, tiene una ubicación ideal para los lanzamientos, pues está muy próxima a la línea del ecuador, lo que permite economizar hasta 30% del combustible o llevar más carga.

El acuerdo deberá ser aprobado por el Congreso brasileño, y muchos sectores nacionalistas lo ven como un riesgo de pérdida de soberanía.

Después de Estados Unidos, Bolsonaro visitará Chile y viajara a fin de mes a Israel, en una muestra clara de su intento de acercarse a gobiernos que considera afines a sus posturas conservadoras y económicamente liberales.