Bombardeos contra último reducto del EI en Siria, donde quedan miles de personas

Susa (Siria) (AFP) -

Las fuerzas antiyihadistas que libran desde hace semanas una ofensiva contra el último reducto del grupo Estado Islámico (EI) en Siria reanudaron la noche del domingo sus ataques contra Baghuz y afirmaron que se hicieron con posiciones en el interior del enclave, donde aún habría miles de personas.

En un tuit publicado por la noche, el portavoz de las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS) Mustafa Bali afirmó que las fuerzas antiyihadistas conquistaron el domingo 'varias posiciones del EI' y 'controlan ahora varias posiciones en el interior del campamento', donde están atrincherados los yihadistas en Baghuz. Los 'combates continúan', añadió.

En una posición de las FDS, el combatiente Ali Jalaf Ibrahim explicó que la resistencia de los yihadistas 'disminuyó'. 'Intentaron infiltrarse en varias ocasiones con cinturones de explosivos, pero nuestros combatientes los bloquearon'.

Las FDS intentan, con el apoyo de los ataques aéreos llevados a cabo por la coalición internacional anti-EI liderada por Estados Unidos, sacar a los yihadistas de esta localidad de la provincia de Deir Ezzor (este), cercana a la frontera iraquí.

Las FDS lanzaron la ofensiva contra la última posición yihadista del grupo EI en septiembre pasado. Entonces, el comandante en jefe de las FDS, Mazlum Kobani, dijo que la ofensiva iba a durar un mes.

Pero esta se vio ralentizada o suspendida en numerosas ocasiones debido a la evacuación de las miles de personas que quedan en este último enclave yihadista, un perímetro adosado al río Eufrates y reducido a un pequeño campamento informal y a túneles subterráneos.

En Baghuz sigue habiendo unas '5.000 personas', dijo este domingo, basándose en las declaraciones del último grupo de evacuados, Kino Gabriel, portavoz de las FDS en una conferencia de prensa en Susa, una localidad vecina de Baghuz.

'Espero que no sea más de una semana, pero se trata de una estimación personal', declaró, en referencia a cuánto más puede prolongarse la batalla.

Según Gabriel, desde enero salieron del enclave yihadista unas 64.000 personas, entre las que había 5.000 yihadistas, que fueron detenidos, 25.000 familiares de los yihadistas y 34.000 civiles.

La batalla contra el EI es uno de los principales frentes de la guerra en Siria, que entró en su noveno año y causó más de 370.000 muertos y varios millones de desplazados.

La caída de Baghuz significará el fin del 'califato' proclamado en 2014, un territorio a caballo entre Siria e Irak.

Por otra parte, 17 personas murieron por minas del Estado Islámico desde el sábado, informó el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH).

'Al menos 16 personas murieron en la explosión, el sábado por la tarde, de varias minas en el oeste de la provincia de Deir Ezzor', dijo a la AFP el director del OSDH, Rami Abdel Rahman, añadiendo que las explosiones causaron además 32 heridos.

La persona restante murió el domingo en la provincia de Alepo (centro).

Y este domingo, dos miembros de las FDS fallecieron por la explosión de un artefacto en las inmediaciones de la localidad de Hajin, cercana a Baghuz. El ataque fue reivindicado por el grupo EI a través de su órgano de propaganda, Amaq, en la red Telegram, según el OSDH.

En el plano diplomático, el emisario de la ONU para Siria, Geir Pedersen, mantuvo varias reuniones el domingo en Damasco sobre la reanudación de un proceso de 'solución política', con el objetivo de establecer un comité encargado de elaborar una nueva Constitución.

Pedersen, quien realiza su segunda visita a Siria desde que asumió el cargo en enero, es el cuarto mediador de la ONU para Siria desde 2011, después de que todos sus predecesores fracasaran en su intento de encontrar una salida a una guerra que fue volviéndose más compleja con el correr de los años.