El EI lanza contraataques pero vive sus 'últimos momentos' en Siria, asegura coalición antiyihadista

Baghuz (Siria) (AFP) -

Los últimos combatientes del grupo Estado Islámico (EI) en el este de Siria lanzaron dos contraataques este miércoles, pero los yihadistas viven 'sus últimos momentos', aseguraron las fuerzas kurdo-árabes, apoyadas por la coalición liderada por Estados Unidos.

'El EI empieza a vivir sus últimos momentos' en su bastión de Baghuz, afirmó a la AFP Jiaker Amed, de las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS).

Los combatientes, que luchan encarnizadamente, 'lanzaron dos contraataques, uno en la mañana y otro en la tarde' indicó a la AFP otro responsable bajo anonimato.

El segundo ataque 'fue mucho más intenso', y fue lanzado al abrigo de la espesa humareda de los ataques aéreos incesantes de la coalición, explicó ese responsable.

El EI utilizó kamikazes, pero los combatientes de las FDS consiguieron interceptarlos antes de que consiguieran alcanzar sus objetivos, aseguró esa fuente.

El martes se rindieron unas 3.000 personas, tras devastadores bombardeos.

Los yihadistas están a punto de perder el control del último sector que controlan, pero el EI ya inició su mutación hacia la clandestinidad, según las FDS.

Sus combatientes están dispersos en el desierto sirio y logran cometer atentados desde allí, agregan estas fuerzas.

El EI llegó a controlar en 2014 amplios territorios a caballo entre Siria e Irak, donde autoproclamó un califato. Pero desde entonces la contraofensiva antiyihadista los ha acorralado gradualmente en un reducido espacio en la localidas siria de Baghuz, cerca de la frontera con Irak.

Las FDS, que habían lanzado en diciembre la ofensiva final contra este bastión, la suspendieron en varias ocasiones para permitir evacuar a civiles y a combatientes.

- Tempestad de arena -

El portavoz de la coalición internacional Sean Ryan, dijo el miércoles que el EI no tiene margen de maniobra. 'No hay libertad de movimiento para el enemigo durante la noche', dijo a la AFP.

'Estamos avanzando y sus capacidades de maniobra están seriamente destruidas, mientras las FDS llevan a cabo por tierra su operación contra el último enclave' del EI, agregó.

Un equipo de la AFP presenció los frecuentes disparos de artillería de las FDS en Baghuz, así como ráfagas de ametralladoras.

'Hoy tienen una tempestad de arena a su favor, pero en los próximos días serán nuestros' declaró un combatiente que se presentó como Delil.

Unas 59.000 personas ya fueron evacuadas de este sector desde diciembre, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH).

La mayoría fueron transferidas hacia el campamento de desplazados de Al Hol (noreste), donde se amontonan más de 66.000 personas, según la Oficina de la ONU para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA).

Ese enorme flujo de desplazados amenaza con crear una crisis en los campamentos, donde se amontonan hombres, mujeres y niños. La ONU pidió el martes una ayuda urgente para el campamento de Al Hol, que está recibiendo una gran cantidad de refugiados.

La captura total de la localidad de Baghuz pondría fin al califato proclamado en 2014.

Pero, más allá de Baghuz, el EI mantiene alguna presencia en el amplio desierto de Badia, en el este de Siria, que alberga a 'células durmientes' de los yihadistas.

La guerra en Siria comenzó en 2011 y dejó desde entonces más de 360.000 muertos y varios millones de desplazados.