Nigeria vota para elegir a su próximo presidente en reñidos comicios

Abuya (AFP) -

Nigeria, un gigante petrolero y el país más poblado de África, votaba este sábado en unas elecciones presidenciales y legislativas que fueron aplazadas una semana y se anuncian muy reñidas entre el presidente saliente Muhammadu Buhari y su principal rival opositor, Atiku Abubakar.

Los 120.000 colegios electorales del país abrieron sus puertas a partir de las 08h00 locales (07h00 GMT), aunque en varios lugares el material electoral no estaba listo y las colas empezaban a ser muy largas.

Unos 72,8 millones de nigerianos están convocados a las urnas para elegir entre un total de 73 candidatos a dirigir el país, primera economía del continente con una población total de 190 millones de habitantes.

Los electores nigerianos también renovarán los 360 escaños de la Cámara de Representantes y los 109 del Senado.

El presidente saliente Buhari, de 76 años, fue uno de los primeros en acudir a las urnas en Daura, su ciudad natal. 'Hasta aquí todo va bien [...] Pronto me congratularé de mi victoria. Seré el vencedor', declaró.

Su principal rival Abubakar, de 72 años, votó en Yola, en su estado natal de Adamawa (nordeste).

El exgeneral Buhari, del Congreso de los Progresistas (APC), que ya había dirigió el país en 1983 durante las dictaduras militares, conserva un gran apoyo en el norte del país, pese a su polémico balance económico.

Su adversario Atiku Abubakar, del Partido Popular Democrático (PDP), principal movimiento de oposición, es también originario del norte, y musulmán como el presidente saliente.

Este empresario millonario -lo que le vale sospechas sobre el origen de su fortuna- es el candidato de las clases medias y superiores, aunque éstas tradicionalmente votan poco.

- 'Empieza mal' -

En una escuela de Lagos convertida en centro de votación principal los empleados de la Comisión Electoral desconocían todavía donde iban a ser asignados.

'Están retrasados. No está bien porque yo lo único que quería era votar y volver a casa', explicó Akinola Kogo, un taxista de 57 años.

'Empieza mal, estamos esperando y no nos han informado de nada', lamentó Derin Adeosun, una vecina del barrio.

'No aguanto ya a los dirigentes que vienen, hacen promesas y no hacen nada', declaró en la fila de espera.

Los comicios tenían que haberse celebrado el 16 de febrero, pero la Comisión Electoral los aplazó horas antes del comienzo de la votación por motivos logísticos.

Poco antes de la apertura de los centros de votación una docena de cohetes fueron lanzados el sábado contra la ciudad de Maiduguri, en el nordeste del país, causando un muerto y 20 heridos.

Maiduguri suele ser blanco de ataques del movimiento islamista Boko Haram, que advirtió que trataría de perturbar los comicios.

Un contingente de 'más de 500' soldados chadianos ingresó el viernes a Nigeria para 'ayudar' a las fuerzas armadas nigerianas a combatir a Boko Haram.

Desde el comienzo de la rebelión de Boko Haram en el noreste de Nigeria en 2009, más de 27.000 personas han muerto y alrededor de 1,8 millones no pueden regresar a sus hogares.

- ¿Segunda vuelta? -

En este contexto de conflicto, 87 millones de nigerianos viven en la pobreza extrema y esas cifras se agravan día a día, lo que permite augurar según los observadores 'una implosión socioeconómica' en este gigante africano, que debería convertirse en el tercer país más poblado del mundo en 2050.

El vencedor en la elección presidencial tiene que obtener, además de la mayoría de los votos, al menos 25% de los sufragios en los dos tercios de los 36 Estados de la federación y en la capital federal, Abuya, o de lo contrario habrá una segunda vuelta. Hasta ahora no se ha anunciado ninguna fecha de publicación de resultados.