Macron deploró fuerte resurgimiento del antisemitismo en Francia

París (AFP) -

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, deploró el miércoles el 'resurgimiento del antisemitismo sin precedentes desde la Segunda Guerra Mundial', durante un discurso ante al consejo representativo de las instituciones judías del país (CRIF).

'Nuevamente, después de muchos años, el antisemitismo mata en Francia', lamentó el mandatario.

De acuerdo con Macron, ese resurgimiento del antisemitismo se verifica no apenas en Francia sino también 'en el conjunto de Europa y la casi totalidad de las democracias occidentales'.

En su discurso, Macron adelantó que Francia adoptará en sus textos de referencia una definición del antisemitismo que incluirá el antisionismo, aunque no se modificará el Código Penal.

El mandatario francés también anunció que determinó a su gabinete acciones concretas para conseguir la disolución de tres asociaciones de extrema derecha.

'He pedido al ministro del Interior que inicie los procedimientos para disolver las asociaciones o grupos que por su comportamiento alimentan el odio, promueven la discriminación y hacen llamados a la acción violenta', dijo.

Según informaciones preliminares, las tres organizaciones en la mira de las autoridades son Bastion Social, Blood and Honour Hexagone, y Combat 18, todas de la extrema derecha.

Además, adelantó que una legisladora de su partido presentará en mayo un proyecto de ley para enfrentar los crímenes de odio en la red Internet.

Macron participó de este evento con representantes de la comunidad judía después de incidentes de claro cuño antisemita en días recientes.

El sábado, el intelectual Alain Finkielkraut fue hostigado al ser reconocido al margen de una manifestación de protesta, y por lo menos un hombre le gritaba 'sionista'.

El martes, en tanto, 96 tumbas de un cementerio judío en el Este del país fueron vandalizadas y marcadas con esvásticas.

Pocos días antes, retratos de Simone Veil, sobreviviente del campo de concentración de Auschwitz y figura emblemática de la vida política francesa, habían sido desfigurados con cruces gamadas.

Para Macron, 'el antisemitismo no es el problema de los judíos, sino el problema de la república' francesa.