Un exdirigente de ETA vuelve en libertad a España tras cumplir pena en Francia

Madrid (AFP) -

El ex jefe del aparato político de la organización separatista armada vasca ETA Mikel Albisu Iriarte, alias 'Antza', regresó el martes a España en libertad, tras cumplir su pena de cárcel en Francia, indicó este miércoles una fuente policial española.

'Llegó ayer (martes) de Francia a España, en virtud de un acuerdo de readmisión bilateral entre ambos países', indicó a AFP un fuente policial en Madrid.

'Se aceptó esa readmisión', y 'como no tiene ninguna causa pendiente con la justicia española, es un ciudadano libre', añadió la fuente, precisando que el ex dirigente etarra llegó el martes al aeropuerto de Madrid-Barajas.

'Antza', hijo de uno de los fundadores de ETA, fue detenido en octubre de 2004 junto con su pareja, Soledad Iparraguirre Guenechea, alias 'Anboto', en una amplia operación en Salies-de-Béarn, en el suroeste de Francia.

Los dos fueron condenados definitivamente en Francia el 22 de noviembre de 2012 a una pena de veinte años de cárcel, dos tercios de ellos incompresibles. Junto a esto se les prohibió de manera definitiva circular por territorio francés una vez purgada la pena.

Un tribunal especial de París los condenó por haber 'dirigido' una empresa con fines terroristas y haber cometido hechos como robos, falsedad documental, extorsión y ocultación de bienes, los cuales sirvieron para la comisión de atentados por parte de ETA.

No obstante, no se les imputó de forma directa ninguna acción sangrienta.

Su detención fue de una gran relevancia en su momento, y es que se les hallaron documentos internos sobre el funcionamiento de ETA, que permitieron luego muchas más detenciones, incluyendo a dirigentes de la organización.

ETA renunció definitivamente en octubre de 2011 a la lucha armada, antes de anunciar su desarme en abril de 2017 y disolverse el pasado mayo.

En total, a la organización se le atribuyen 853 víctimas mortales, además de numerosos secuestros y extorsiones, en cuarenta años de violencia por la independencia del País Vasco.

Disuelta la banda, la cuestión presente es el futuro de sus presos, diseminados por cárceles de España y Francia.

El 12 de enero hubo sendas manifestaciones en Bilbao, en el norte de España, y en Bayona, del lado francés, para pedir el acercamiento de los presos a prisiones del País Vasco.