La UE urge a preservar el pacto nuclear entre Estados Unidos y Rusia

Bruselas (AFP) -

La jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini, urgió este martes a Rusia y Estados Unidos a preservar el pacto sobre armas nucleares de alcance intermedio firmando durante la Guerra Fría y que Washington amenaza con abandonar por los incumplimientos rusos.

El tratado nuclear conocido como INF 'ha garantizado la paz y la seguridad en el territorio europeo durante los últimos 30 años', dijo Mogherini a su llegada a una reunión de los 29 ministros de Exteriores de la OTAN, organización a la que pertenecen 22 países de la Unión Europea.

Mogherini urgió además a su 'implementación total' del acuerdo. 'Espero que el tiempo que queda para trabajar en la preservación del tratado y lograr su plena aplicación pueda aprovecharse sabiamente por todas las partes', agregó la ex canciller italiana en la sede de la Alianza en Bruselas.

La víspera, el secretario de Estado norteamericano Mike Pompeo dio '60 días' de plazo a Rusia para cumplir 'plenamente y de forma verificable' el tratado INF, so pena de confirmar la amenaza avanzada por el presidente estadounidense, Donald Trump, en octubre y salirse del acuerdo.

En un claro apoyo a Pompeo, sus aliados de la OTAN apuntaron en una declaración de 10 puntos las 'graves' violaciones por Rusia del tratado firmado en 1987 entre Estados Unidos y la entonces Unión Soviética y la responsabilizaron de su eventual fracaso, si Washington se acaba retirando.

Las potencias occidentales consideran aque un sistema de misiles ruso desarrollado y desplegado en los últimos cinco años, conocido como 9M729 o SSC8, viola el tratado INF, un acuerdo que los europeos consideran como la piedra angular para su seguridad.

Moscú defendió este miércoles las acusaciones 'sin fundamento' de Washington y amenazó con ya no respetarlo. 'Se tergiversaron los hechos para esconder el verdadero objetivo de la retirada de Estados Unidos de este tratado', aseguró el portavoz del Kremlin, Dimitri Peskov.

La preocupación sobre las acciones de la Rusia de Vladimir Putin aumentó en los últimos años entre los aliados, sobre todo desde la anexión por Moscú en marzo de 2014 de la entonces península ucraniana de Crimea, país que aspira a convertirse en miembro de la Alianza.