Los rebeldes yemeníes se desplazan a Suecia para negociaciones de paz

Saná (AFP) -

Una delegación de rebeldes hutíes partió este martes de Saná para participar en las negociaciones de paz previstas en Suecia, que buscan poner fin a la guerra en Yemen, tras haber establecido medidas de confianza negociadas por la ONU.

El mediador de la ONU, el británico Martin Griffiths, que se encontraba desde el lunes en la capital yemení, en manos de los insurgentes, viajó junto a la delegación rebelde a Suecia, donde los representantes del poder, encabezados por el ministro de Relaciones Exteriores Jaled al Yemani, podrían llegar el miércoles.

La ONU aún no ha anunciado oficialmente cuándo empezará el encuentro, pero fuentes del gobierno yemení hablan del jueves.

Los rebeldes hutíes chiitas 'no escatimarán ningún esfuerzo para hacer que vayan bien las negociaciones destinadas a restablecer la paz', declaró Mohamed Abdelsalam, quien dirige la delegación rebelde, integrada por 12 miembros.

Una de las medidas que puede favorecer estos encuentros es la firma de un acuerdo entre el gobierno del presidente Abd Rabbo Mansur Hadi, en exilio en Adén (sur), y los rebeldes, para el intercambio de centenares de prisioneros.

Hadi Haig, responsable del asunto de los detenidos para el gobierno yemení, declaró este martes a la AFP que el acuerdo firmado afectará a entre 1.500 y 2.000 miembros de las fuerzas progubernamentales y entre 1.000 y 1.500 rebeldes hutíes.

El comité internacional de la Cruz Roja (CICR) 'se congratuló' por este acuerdo, en declaraciones a la AFP.

'Es un paso en la buena dirección para construir la confianza mutua entre las comunidades yemeníes', declaró a la AFP una portavoz del CICR en Saná, Mirella Hodeib.

Según Hadi Haig, el intercambio de prisioneros se efectuará tras las negociaciones en Suecia.

- 'Oportunidad decisiva' -

El gobierno de Emiratos Árabes Unidos, uno de los pilares de la coalición liderada por Arabia Saudita que apoya a las fuerzas progubernamentales, también consideró este martes que las negociaciones de paz en territorio sueco representaban una oportunidad 'decisiva' para poner punto y final al conflicto.

'Pensamos que Suecia ofrece una ocasión decisiva para comprometerse con éxito en una solución política en Yemen', declaró en un tuit Anwar Gargash, ministro de Relaciones Exteriores de los Emiratos.

La evacuación el lunes de los rebeldes hutíes heridos hacia el sultanato de Omán representó una 'medida de confianza' para desencallar el inicio de las negociaciones de paz en territorio sueco.

Otro intento de negociación fracasó en septiembre en Ginebra a causa del problema de la evacuación de los rebeldes heridos.

Los hutíes acusaron entonces a Arabia Saudita, que controla el espacio aéreo yemení, de haber impedido la salida de heridos y de no haber otorgado las garantías necesarias para que la delegación rebelde viajara en total seguridad.

Según Anwar Gargash, la evacuación del lunes de 50 rebeldes heridos 'vuelve a demostrar el apoyo a la paz del gobierno yemení y la coalición árabe'.

- Apoyo saudita -

El coronel saudita Turki Al Maliki, portavoz de la coalición antirrebeldes, declaró el lunes en un comunicado que la evacuación se hizo 'a petición' del mediador de la ONU para Yemen, 'por razones humanitarias', y como una 'medida para generar confianza' antes de las conversaciones, previstas dentro de poco en Suecia.

Otra medida de confianza será la apertura del aeropuerto internacional de Saná, cerrado desde hace tres años a causa de la devastadora guerra, indicó una fuente de la ONU.

Arabia Saudita está sometida a la presión de los grandes países occidentales desde el asesinato de Jamal Khashoggi, periodista crítico con el príncipe heredero, Mohamed bin Salmán, efectuado por agentes sauditas el 2 de octubre en el consulado del reino en Estambul.

Además, la situación humanitaria se ha agravado considerablemente en los últimos meses en Yemen, donde millones de civiles están amenazados por la hambruna, al margen de los combates.

En su llamada humanitaria mundial para 2019, presentada este martes en Ginebra, la ONU advirtió que 'Yemen nunca estuvo tan cerca de la hambruna'.

Desde marzo de 2015, los combates en Yemen han dejado cerca de 10.000 muertos y más de 56.000 heridos, aunque las oenegés estiman que el balance real es mucho más elevado.