Ministros de Finanzas europeos logran acuerdo sobre reforma de la zona euro

Bruselas (AFP) -

Los ministros de Finanzas de la Unión Europea (UE) llegaron este martes a un acuerdo sobre una reforma de la zona euro para enfrentar futuras crisis financieras, pero menos ambiciosa que la deseada por países como Francia.

'La reunión terminó tras 18 horas' de negociación, informó a primera hora del martes Luis Rego, portavoz del presidente del Eurogrupo Mário Centeno, al término del encuentro de los ministros europeos, sin su par de Reino Unido a causa del Brexit.

Las propuestas acordadas, a las que deben dar su visto bueno los mandatarios del bloque durante una cumbre la próxima semana, buscan dotar a las autoridades de una caja de herramientas más eficaz en caso de un importante impacto para la economía europea.

Sin embargo, no se retuvieron propuestas como la creación de un ministro de Finanzas de la Eurozona o de una especie de Fondo Monetario Europeo, mientras que la idea de poner en marcha un presupuesto específico para la Eurozona no avanzó tanto como quería París.

'Tenemos un buen resultado. La reforma de la zona euro avanza a pasos decisivos', tuiteó el ministro alemán Olaf Schoz, mientras que su par galo Bruno Le Maire se felicitó por haber superado una 'etapa importante' que 'reforzará considerablemente la zona euro'.

Sobre la creación de una capacidad fiscal para hacer frente a crisis económicas, los países de la UE adoptaron una posición menos ambiciosa que la defendida por el presidente francés, Emmanuel Macron.

La propuesta final vincula esta capacidad fiscal al refuerzo de las reformas exigidas por la UE y no como una ayuda para sobrevivir a una desaceleración económica inesperada, como habría querido Francia.

Holanda fue, sin sorpresas, el país más reticente a la creación de un presupuesto de la zona euro, junto a varios países del norte de Europa.

Otra de las propuestas difíciles fue la culminación de la Unión Bancaria con la creación de un sistema europeo de garantía de depósitos, a cuyo lanzamiento se oponía firmemente Alemania.

Berlín temía que los ahorristas alemanes acabaran pagando el rescate de establecimientos del sur de Europa, vistos como mal gestionados e imprudentes.

Los ministros europeos acordaron discutir de nuevo en junio de 2019.

Respecto al Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE), encargado de la ayuda a los países en crisis, los ministros acordaron dotarlo de una nueva función: prestamista de último recurso en caso de quiebra de un gran banco considerado sistémico para la zona euro.