En Wrightsville Beach, la gente acelera sus preparativos antes del huracán Florence

Wrightsville Beach (Etats-Unis) (AFP) -

Tablones de madera en las ventanas y sacos de arena al pie de las puertas frente a un mar color petróleo: los habitantes de Wrightsville Beach, balneario de Carolina del Norte, se preparan para la llegada del huracán Florence en una relativa calma que oculta algo de su ansiedad.

'Estamos cerrados, lo siento, tenga cuidado': a diferencia de otros negocios cercanos, el restaurante mexicano Tower Seven no ha recibido a clientes el martes detrás de su escaparate con barricadas.

Pero Jim Wenning, un habitual del establecimiento, igual vino, para ayudar al jefe a tratar de 'limitar el daño'.

'No hemos tenido una tormenta de esta magnitud aquí desde la década de 1950, podría ser caótico en la esquina durante una semana', expresa con preocupación el trabajador de la construcción, taladro en mano.

El hombre vive tierra adentro, y aún no sabe si va a evacuar: 'Lo decidiré en el último minuto. Si los vientos siguen siendo de más de 200 km/h, me iré porque mi casa no fue diseñada para resistir tanto'.

- 'Me encanta el ambiente' -

Mientras los cielos de Carolina del Norte seguían oscilando entre fuertes lluvias y tormentas eléctricas el martes, un calor veraniego envolvió al balneario Wrightsville Beach, conocido como el telón de fondo de la serie de televisión 'Dawson' en la década de 2000.

Kevin Goricki, que llegó para visitar a su familia desde el norte de este estado, tiene la intención de disfrutar de la playa con su familia.

'Ya tuve un huracán en 2011, Irene, y debo admitir que me gusta la atmósfera que crea, lo más peligroso son las inundaciones. Vivimos con mi hermana en el tercer piso, así que debería sobrellevarse ', dice el hombre de 29 años de cara al Atlántico.

Colchones, lámparas, tocadores, barbacoa ... Greg Cook y su novia, que viven en Wrightsville Beach desde hace siete años, cerca de la ciudad portuaria de Wilmington, decidieron mover todo antes de que llegara el huracán Florence.

'Ya hemos estado inundados tres veces, pero esta vez será una historia diferente', dice.

'Usualmente la gente dice 'el huracán se dirigirá hacia el norte, todo va a estar bien'. Pero luego todos piensan que lo que realmente va a llegar será grave', señala.

Una carrera contra el reloj se inició para evacuar la isla antes de que el puente móvil para acceder a ella se eleve a las 20H00 locales del miércoles.

Entonces se cortará el agua y la electricidad, pero no lo suficiente como para disuadir a algunos de mantenerse en el lugar a toda costa.

'Nuestro vecino piensa que está seguro en el piso de arriba', dice Cook. 'Le dejamos nuestro generador pero no creo que sea muy inteligente de su parte'.