EEUU y Canadá se mantienen en sus posiciones en negociación del TLCAN

Washington (AFP) -

El presidente estadounidense, Donald Trump, y el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, parecían acampar en sus posiciones este martes, en un momento en que sus negociadores reunidos en Washington intentaban levantar los últimos obstáculos para la revisión del tratado comercial entre ambos.

'Todos hemos estado negociando de buena fe', dijo el presidente estadounidense a la prensa e indicó que el diálogo con Canadá para la renegociación el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) estaba 'avanzando bien'.

El TLCAN, vigente desde 1994 entre Estados Unidos, Canadá y México, está bajo revisión desde hace más de un año a instancias del presidente estadounidense Donald Trump, que lo considera 'un desastre' para su país.

Trump, que ya informó al Congreso de su intención de firmar un tratado de libre comercio con México para el 30 de noviembre, incluyendo a Canadá si es posible, ha amenazado a Ottawa con imponer nuevos aranceles a las importaciones de automóviles canadienses si no logran un entendimiento.

Pero el primer ministro canadiense Justin Trudeau dijo que algo así sería 'devastador' para la industria automotriz canadiense, pero también para la estadounidense, porque 'podría causar despidos masivos'.

'Obviamente tenemos que estar atentos a lo que contempla el presidente (Trump). Pero no negociamos de modo diferente debido a tácticas de presión como esa. Nos mantenemos enfocados en lo que es de interés para los canadienses y para nuestros trabajadores y nuestra economía', declaró a una radio canadiense.

'Vamos a continuar trabajando constructivamente para un acuerdo de ganar-ganar, que sabemos que es posible', señaló.

- 'Olviden las peleas en Twitter' -

La canciller canadiense Chrystia Freeland regresó este martes Washington para reunirse con el representante de Comercio estadounidense, Robert Lighthizer, y aprovechó el 17 aniversario de los atentados del 11 de septiembre para destacar la importancia de la relación bilateral.

'Pienso que recordar hoy lo que pasó quizás nos ayude a poner en perspectiva las negociaciones y a poner en perspectiva histórica la importancia y el alcance de la relación entre Estados Unidos y Canadá', dijo a periodistas.

'Al final, somos vecinos. Y los vecinos se ayudan cuando se necesitan', agregó.

Tras su primer encuentro con Lighthizer, Freeland comentó que el ambiente de trabajo es 'bueno, profesional y con buena voluntad de ambas partes', pero reiteró que su gobierno solo firmará un acuerdo que le sirva a Canadá.

Estados Unidos le exige a Canadá la apertura de su protegido mercado de lácteos, así como eliminar un mecanismo para solucionar disputas comerciales entre los socios (contenido en el Capítulo 19) y quitar subvenciones canadienses en el ámbito cultural.

La embajadora de Estados Unidos en Canadá, Kelly Craft, también destacó el vínculo entre ambos países en un discurso en Gander, Terranova, adonde docenas de vuelos fueron desviados después de los atentados de 2001 por el cierre del espacio aéreo estadounidense.

'Olviden lo que leen sobre las negociaciones del TLCAN y las peleas en Twitter. Eso no es lo que somos', dijo Craft.

Freeland, que tiene previsto regresar este mismo martes a Canadá, asistirá el miércoles y jueves a una reunión de diputados liberales en Saskatoon.

Se desconoce si regresará el viernes a Washington para continuar las negociaciones, que deben concluir antes del 30 de septiembre, fecha límite para presentar el nuevo TLCAN al Congreso estadounidense.

'Negociamos todo al mismo tiempo. Son temas muy complejos y todavía hay diferencias', reconoció este martes una fuente cercana a las conversaciones, dando a entender que aún falta para un consenso.

Sin embargo, 'con un poco de flexibilidad las cosas pueden ir rápido', apuntó.