Yihadistas extranjeros en Siria dispuestos a morir en la defensa de Idlib

Beirut (AFP) -

Miles de yihadistas extranjeros presentes en la provincia de Idlib, dicen estar dispuestos a combatir hasta la muerte en defensa de su último bastión en Siria, contra el cual las tropas gubernamentales preparan una gran ofensiva.

Desde 2015, Idlib, situada al noreste de Siria, cerca de la frontera turca, concentra un conjunto de milicias que luchan contra el régimen de Damasco. Desde rebeldes moderados hasta islamistas y yihadistas vinculados a Al Qaida o venidos del extranjero.

Entre los milicianos extranjeros hay combatientes uzbekos, chechenos e incluso uigures de la región autónoma china de Xinjiang.

Ante una ofensiva que parece inminente, 'esas personas no tienen lugar adonde ir y estarían dispuestas a morir', dijo a AFP Sam Heller, analista del International Crisis Group (ICG).

'Son un verdadero obstáculo para toda solución' negociada, estima.

Unas tres millones de personas, la mitad de ellas desplazados, viven en la provincia de Idlib y en los focos rebeldes de las regiones vecinas, en Hama, Alepo o Latakia, según la ONU.

Una ofensiva en Idlib podría obligar a 800.000 personas a dejar sus hogares y provocar 'una catástrofe humanitaria', la peor del siglo XXI, teme Naciones Unidas.

Para evitar una ofensiva devastadora, los tres principales aliados de las fuerzas beligerantes -Rusia, Turquía e Irán- fracasaron en hallar una solución durante una cumbre el viernes.

Rusia exige que Turquía, que apoya a los rebeldes, presione más a los grupos yihadistas para que se disuelvan.

- Uigures -

Los yihadistas extranjeros, que no pueden regresar a sus países, y que están en la mira en Afganistán y en Pakistán, llegaron a Siria a partir de 2013, dos años después de comenzado el conflicto.

Muchos se unieron al grupo Estado Islámico (EI), otros se quedaron afiliados a Al Qaida y su ex milicia siria que dirige el grupo Hayat Tahrir al Sham (HTS), que controla el 60% de Idlib.

El contingente extranjero más importante engrosa las filas del Partido Islámico del Turkestán (TIP), cuyos miembros pertenecen a la minoría musulmana uigur, fuertemente reprimida en la región china de Xinjiang.

Estos combatieron en Afganistán para luego expulsar en 2015 a las tropas de Damasco de Idlib.

'Desde entonces almacenan armas y se impusieron como una de las facciones más poderosas del norte' sirio, explica Heller.

Esta milicia, que contaría con entre 1.000 y varios miles de combatientes, se encuentra alrededor de la ciudad de Jisr al Shughur, en el suroeste de Idlib, que los últimos días fue bombardeada.

Según Tore Hamming, especialista del European University Institute, los uigures combatirán ferozmente, probablemente aliados al HTS. 'Tienen la reputación de ser buenos combatientes y son muy respetados en el universo yihadista y rebelde', indicó.

Sin poder operar en el Xinjiang, la pérdida de Idlib los privaría de uno de sus principales 'campos de batalla alternativos', estimó Hamming.

- Uzbekos y chechenos -

Pero también hay combatientes uzbekos que se unieron a grupos cercanos al HTS, entre ellos Katiba al Tawhid wal Yihad, dirigido por Sirozhiddin Mujtarov, de 28 años, también conocido como Abu Saloh al uzbeki, o la brigada Imam al Bujari.

Los uzbekos también ganaron experiencia en el terreno junto a los talibanes o Al Qaida, en Pakistán y en Afganistán.

La brigada Imam al Bujari, cuya propaganda en internet muestra mucho a niños soldado, fue calificada este año por Estados Unidos como grupo 'terrorista'.

Por su parte, los yihadistas chechenos, con reputación de ser los más salvajes, se organizan en dos entidades principales: Jund al Sham y Ajnad Kavkaz. Son veteranos de las guerras en esa república del Cáucaso ruso.

Muchos llegaron a Siria en 2012, se casaron con sirias y fundaron familias. Los especialistas suponen que harán todo lo posible por defender su nuevo hogar.

Moscú no querrá que éstos regresen a Chechenia. 'Matarlos sería un 'bonus psicológico' para Rusia', señala Joanna Paraszczuk, del instituto especializado IHS Jane's, con sede en Londres.