Scott Morrison, elegido nuevo primer ministro australiano

 

La posición de Turnbull, quien había asumido como primer ministro tras derrocar a su predecesor Tony Abbott en septiembre de 2015, se había debilitado en los últimos días debido a una revuelta del ala de derecha de su Partido Liberal (centro-derecha), que figura por detrás de los Laboristas en las encuestas.

Sin embargo, la elección de Morrison, aliado de Turnbull, supone un duro revés para el exministro del Interior, Peter Dutton, que había liderado la revuelta interna contra el primer ministro.

Durante un voto del centroderechista Partido Liberal, Morrison obtuvo 45 votos contra los 40 de Dutton.

La disputa interna salió a la luz el lunes, cuando el primer ministro se vio obligado a renunciar al proyecto de incluir en la ley australiana el objetivo en materia de reducción de gases con efecto invernadero al no contar con suficientes apoyos en sus propias filas.

'El candidato elegido es Scott Morrison', anunció Nola Marino, una representante del Partido Liberal, que precisó que el titular de Medio Ambiente y Energía, Josh Frydenberg, fue elegido adjunto del primer ministro.

Morrison, un ferviente cristiano evangélico de 50 años, estaba desde septiembre de 2015 al frente del Tesoro australiano, un cargo que suele ser considerado como un trampolín al puesto de Primer Ministro, y que Turnbull también ocupó antes de ser derrocado por Abbott.

Pero Morrison, a quien definen como un político más de derecha que su predecesor moderado, es ante todo conocido por su trabajo a la cabeza del ministerio de Inmigración, en 2013-2014, cuando lanzó la 'Operación Fronteras Soberanas' para desalentar a los refugiados que llegaran por mar a Australia.

Tras una semana de renuncias y revueltas al interior de su partido, Turnbull había decidido el martes declarar su puesto vacante, lo que llevó a una votación interna en su formación, el Partido Liberal.