China establece lazos con El Salvador para aumentar el aislamiento de Taiwán

EFE | Los ministros de Asuntos Exteriores de China y El Salvador, Wang Yi y Carlos Castaneda, firmaron hoy en Pekín el establecimiento de lazos diplomáticos entre los dos países, lo que implica la ruptura de los que el país centroamericano mantenía con Taiwán, cada vez más aislada internacionalmente por Pekín.

En una ceremonia celebrada en la Villa 12 de la Residencia de Jefes de Estado de Diayoutai, los dos cancilleres sellaron el inicio de lazos a la vez que el presidente salvadoreño, Salvador Sánchez Cerén, lo anunciaba en su país a través de los medios nacionales.

"La República de El Salvador se suma a otros 177 países que han aprobado la Resolución 2758 de la Asamblea General de la ONU, que reconoce la existencia de una sola China" y que "Taiwán forma parte del territorio chino", subrayó el mandatario centroamericano.

En la capital china, los dos cancilleres celebraron el giro diplomático con un brindis con champán, ante numerosos medios internacionales que fueron convocados de urgencia y sin aviso previo, y destacaron en sus discursos el importante paso dado.

"El establecimiento de las relaciones diplomáticas abre una nueva página en la Historia", subrayó el ministro de AAEE chino, Wang Yi, quien afirmó que el paulatino aumento de los aliados diplomáticos de China frente a Taiwán "muestra la tendencia de la comunidad internacional actual".

Castaneda, en similares términos a los usados por su presidente, subrayó que el Gobierno salvadoreño "está convencido de que éste es el camino correcto, que conducirá al desarrollo de vínculos mutuamente beneficiosos para ambos pueblos".

También indicó que el paso dado supone que "El Salvador rompió las llamadas relaciones diplomáticas con Taiwán y se compromete a dejar de tener toda relación o contacto oficial cualquiera que sea su forma".

Castaneda afirmó que China y El Salvador trabajarán a partir de ahora en una agenda bilateral integral que incluya cooperación en materia de comercio, inversión, desarrollo de infraestructuras, ciencia, tecnología, salud y educación.

Wang añadió que "bajo el principio de 'una sola China' los dos países van a colaborar para el beneficio mutuo, profundizando la ayuda y la confianza recíprocas".

El Salvador es el quinto aliado diplomático que pierde Taiwán desde la llegada a la presidencia de la isla de la independentista Tsai Ying-wen en 2016.

Desde entonces China ha logrado que rompan lazos con Taipei y los establezcan con Pekín tanto El Salvador como Panamá, República Dominicana, Burkina Faso y Sao Tome y Príncipe.

El acuerdo de hoy deja a Taiwán con sólo 17 aliados diplomáticos en el mundo, de los que nueve se encuentran en Latinoamérica y el Caribe.

China ha conseguido que la firma se produjera en un momento muy simbólico, poco después de que la presidenta Tsai llevara a cabo una gira por Belice y Paraguay (dos aliados diplomáticos de la isla) haciendo dos escalas con actos públicos en EEUU (Houston y Los Ángeles) que causaron las iras de Pekín.

Tras conocerse hoy la ruptura, el Gobierno taiwanés reconoció que ya no mantiene lazos con El Salvador y acusó al Gobierno del país centroamericano de pedirle una "suma astronómica" de ayuda financiera, por lo que defendió que la pérdida del aliado había sido una decisión propia de Taipei, no una injerencia de Pekín.

El anunció tampoco fue bien recibido en El Salvador por la oposición de derecha del país centroamericano, principal defensora de las relaciones con Taiwán, y que teme la reacción de Washington.

"La ruptura de relaciones diplomáticas con Taiwán es una noticia de fuerte impacto en la comunidad internacional" que "puede tener repercusiones con nuestro principal socio comercial, EEUU", dijo el presidente del Congreso, Norman Quijano, de la opositora Alianza Republicana Nacionalista (Arena).

Cabe recordar que El Salvador llegó a tener un papel histórico frente a China, cuando en 1950 ejerció a modo de portavoz del dalai lama, líder tibetano en el exilio, para denunciar frente al silencio de la comunidad internacional la invasión china de la región himaláyica ante la Asamblea General de Naciones Unidas.

Pekín ha reiterado a Taipei que su actual ofensiva diplomática, así como los desafíos del Ejército chino cerca de Taiwán (con continuas aproximaciones a la isla de buques y aviones militares chinos) persistirán mientras la presidenta Tsai no reconozca el principio de "una sola China".

Este principio, que Pekín exige a acatar a todos los países con los que tiene lazos, implica no reconocer a Taiwán como un Estado ni mantener lazos políticos oficiales con él, y para Taipei supone admitir que pese a su relativa autonomía tras siete décadas de separación política es parte de China.

 

  • Visto: 91