Allanan Conferencia Episcopal chilena por investigación de abusos de Maristas

 EFE | La Policía chilena allanó este martes la sede de la Conferencia Episcopal, en el centro de Santiago, por orden del fiscal Raúl Guzmán, quien lidera la investigación de los abusos sexuales presuntamente cometidos por miembros de la Congregación Marista.

Agentes de las unidades de delitos sexuales y cibercrimen de la Policía de Investigaciones (PDI) registraron a primera hora de este martes las oficinas de Conferencia Episcopal, una diligencia que duró unas dos horas y en la que participó Guzmán junto a otros dos fiscales.

La PDI y los fiscales registraron después la sede de la Congregación de los Hermanos Maristas en Chile, en el barrio de Providencia.

Ambos operativos permitieron obtener documentación y archivos informáticos sobre los casos de abusos sexuales contra menores cometidos por miembros de esa congregación en los colegios que administran en Chile.

"Los antecedentes dicen relación con hechos que se están investigando que pueden ser constitutivos de delito, y eso involucra tanto a víctimas como eventuales imputados", dijo a los periodistas al fiscal Guzmán al finalizar el registro en la Conferencia Episcopal.

Por su parte, el portavoz de la Conferencia Episcopal de Chile, Jaime Coiro, señaló en rueda de prensa, horas después del allanamiento, que "se ha procedido a hacer entrega de los antecedentes que han sido requeridos en el día".

"Este fue un procedimiento que se extendió aproximadamente por unas cuatro a cinco horas", aseveró.

Dijo que en estos casos existe una voluntad de colaboración y una vía para establecer un convenio general que regule una suerte de protocolo, de entendimiento con el Ministerio Público a nivel nacional.

"Entendemos que este es un caso particular que tiene que ver con una investigación en curso de un caso que está incluyendo un fiscal. Quiso complementar los antecedentes que ya recibió en su momento pesquisando los antecedentes que ha fiscalizado hoy día", recalcó Coiro.

Enfatizó que los obispos que conforman la Conferencia Episcopal, han reiterado la firme voluntad de la Iglesia de colaborar con las instancias del Ministerio Público y en general con la justicia "con el fin de poder esclarecer la verdad y poder hacer justicia sobre delitos gravísimos ocurridos en Chile".

Al menos una decena de religiosos maristas han sido denunciados por haber abusado sexualmente de una treintena de niños en colegios de la congregación desde la década de los setenta del siglo pasado.

Los casos de los maristas se suman a otras denuncias de abusos contra miembros de la Iglesia católica, que han llevado al clero del país austral a la peor crisis de su historia.

Durante las últimas semanas la Fiscalía chilena ha allanado varias sedes eclesiásticas en busca de información y antecedentes para sus investigaciones.