La peregrinación de agosto culmina en Fátima con un rezo por los refugiados

EFE | Cerca de 100.000 fieles culminaron hoy, 13 de agosto de 2018,  en el santuario portugués de Fátima la tradicional peregrinación de los emigrantes, que estuvo marcada por los llamamientos a solucionar la situación de los refugiados.

Los actos, que conmemoran la supuesta cuarta aparición de la Virgen en Fátima, cerraron con una misa en el templo oficiada por el obispo de la diócesis de Santiago de Cabo Verde, Arlindo Gomes Furtado, quien declaró que "urge que las consciencias se despierten y produzcan acciones concretas a favor de los refugiados".

"Los gobiernos y las autoridades políticas de Estados Unidos y Europa y los países de donde parten estos hermanos tienen el deber moral de abrir la inteligencia y el corazón y unirse en aras de una solución duradera y pacífica para los gravísimos problemas de los migrantes en general y de los refugiados en especial", dijo.

La de agosto es la tercera mayor peregrinación internacional al santuario portugués tras las que se realizan el 13 de mayo y el 13 de octubre, cuando se conmemoran las supuestas apariciones de la Virgen.

Según datos del santuario, un total de 23 grupos procedentes de 20 países se inscribieron en esta peregrinación.

El santuario de Fátima es el mayor lugar de culto religioso de Portugal situado a 125 kilómetros al norte de Lisboa, donde se produjeron las supuestas apariciones de la Virgen a tres niños en Cova da Iria.

Conforme al relato de los menores, la Virgen hizo varias revelaciones -conocidas como los secretos de Fátima- relativas a temas como la fe, la muerte prematura de dos de los niños o las guerras mundiales.

En 2017, el santuario conmemoró el centenario de las apariciones con la presencia del papa Francisco, quien canonizó a los hermanos Jacinta y Francisco Marto, los primeros niños no considerados mártires en ser declarados santos.