Embajadores de Unión Europea en Nicaragua preocupados por nuncio agredido

EFE |  Los embajadores de la Unión Europea (UE) en Nicaragua mostraron hoy, 10 de julio de 2018,  su preocupación con el nuncio apostólico Stanislaw Waldemar Sommertag, quien fue agredido física y verbalmente el lunes por grupos paramilitares afines al Gobierno nicaragüense en la ciudad de Diriamba.

Los diplomáticos se reunieron esta mañana con Waldemar, el cardenal Leopoldo Brenes y el obispo auxiliar de Managua, Silvio Báez, "para mostrar su preocupación por las agresiones sufridas", informó la embajada la UE en Nicaragua.

La comitiva europea estuvo compuesta por los embajadores Rafael Garranzo García, de España; Philippe Létrilliart, de Francia; Ute König, de Alemania; Sergio Martes, de Italia; así como la encargada de Negocios de la UE, Maider Makua, y el encargado de negocios de la embajada de Luxemburgo, André Bieber.

La sede de la Unión Europea no brindó detalles del encuentro entre los diplomáticos y Waldemar, un diplomático de carrera de origen polaco que representa al Vaticano en Nicaragua desde junio pasado.

Tanto el embajador de la Santa Sede como Brenes y Báez, además de los sacerdotes Miguel Mántica y Edwin Román, fueron golpeados y heridos por paramilitares en el interior de la basílica de Diriamba, mientras intentaban rescatar a un grupo de paramédicos y franciscanos sitiados por grupos afines al Gobierno.

La agresión se dio como parte de la ola de violencia desatada por actos de represión hacia las personas que protestan contra el presidente Daniel Ortega, que han cobrado al menos 320 vidas, según la Asociación Nicaragüense Pro Derechos Humano (ANPDH).

La iglesia Católica, mediadora en un diálogo nacional entre el Gobierno y representantes de la población para superar la crisis, es una de las instituciones más agredidas por simpatizantes de Ortega en medio de la crisis.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Oacnudh) han responsabilizado al Gobierno de Ortega por graves violaciones a los derechos humanos.

La CIDH ha señalado "asesinatos, ejecuciones extrajudiciales, malos tratos, posibles actos de tortura y detenciones arbitrarias cometidos en contra de la población mayoritariamente joven del país", lo que el Gobierno de Nicaragua rechaza.

El país centroamericano está sumergido en la crisis sociopolítica más sangrienta desde la década de 1980, con Ortega también como presidente.

Las protestas contra Ortega iniciaron el 18 de abril pasado, por unas fallidas reformas a la seguridad social y se convirtieron en un reclamo que pide la renuncia del mandatario, después de once años en el poder, con acusaciones de abuso y corrupción en su contra.

 

Etiquetas: Papa Francisco

  • Visto: 313