Trabajadores protestan frente a la CCIAP, rechazan propuesta de dividir la CSS

EFE | Gremios docentes y de trabajadores de Panamá rechazaron hoy la propuesta de separar la administración de salud y de pensiones en la Caja del Seguro Social plantada por el empresariado, al que conminaron a combatir la mora y evasión del pago de cuotas que afecta al ente público de salud.

Un grupo de miembros de gremios de profesores universitarios y de trabajadores de distintos sectores protestaron pacíficamente ante la sede de la Cámara de Comercio, Industria y Agricultura de Panamá (CCIAP), que impulsa la idea de una reingeniería en el Seguro Social ante la crisis financiera que afecta a la institución desde hace años.

El planteamiento de la CCIAP, que agrupa a más de 1.600 empresas de 15 sectores económicos, es que la administración de la Caja de Seguro Social debe ser divida en dos partes independientes: una para la atención de la salud y otra para las pensiones.

"Eso no tiene sentido. Todos los programas de la Caja de Seguro Social nacen de la relación laboral. Todos implican dos cosas: la parte financiera y la prestación médica", por lo que no pueden separarse, expresó el profesor universitario y exdirector del organismo de salud Juan Jované.

Jované aseguró que la protestas pacífica de este jueves contra la propuesta del sector privado estaba respaldada por una amplia plataforma social, y dijo que si los empresarios en verdad quieren ayudar al Seguro Social debe emprender una campaña contra la "evasión y la mora" en el pago de las cuotas obrero-patronal.

"Les venimos a recordar" a los empresarios afiliados a la CCIAP, que "hay 38.000 empleadores morosos con la Caja de Seguro Social, que deben 236 millones de dólares" al ente sanitario, dijo Jované a los periodistas. Destacó además que "hay 105.000 trabajadores" en Panamá "clasificados como trabajadores informales de la empresa formal, lo que es una contradicción".

Lo que hay son "105.000 panameños y panameñas que tienen derecho a la seguridad social y los empleadores no les dan ningún contrato de trabajo, ni los inscriben en la Caja de Seguro Social", añadió.

En una declaración pública el pasado domingo la CCIAP insistió en que la Caja de Seguro Social debe ser radicalmente reformada para evitar el colapso del sistema, y que el próximo quinquenio es la "última oportunidad" para llevar a cabo ese proceso dentro de parámetros "de estabilidad y paz" democráticos.

La CCIAP consideró que la reingeniería estructural del Seguro Social ha sido "demorada por sucesivas administraciones" llevándolo a la "compleja situación que vive".

Aunque no existen cifras actualizadas, el Gobierno panameño ha admitido que las finanzas del programa de Invalidez, Vejez y Muerte (IMV) están debilitándose cada día por el aumento del número de jubilados y pensionados y la disminución de los aportes.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) recomendó en el 2016 a Panamá reformas para abordar el agotamiento de su fondo de pensiones, previsto para la próxima década según han anunciado fuentes oficiales.