Diputada Zulay Rodríguez presenta anteproyecto sobre un interés preferencial para los préstamos a jubilados

La  diputada Zulay Rodríguez, presentó al Pleno de la Asamblea Nacional el Anteproyecto de Ley, por medio del cual se establece, en la banca estatal, un interés preferencial para los préstamos a jubilados.  

 

En su exposición de motivos, se explica que este Anteproyecto de Ley conjuga dos elementos de suma importancia:

En primer lugar, la banca estatal tiene que cumplir con una función social. No puede ser que la Caja de Ahorros y el Banco Nacional sean administrados como competidores de la banca privada, como si el Estado los hubiese creado para hacer y beneficiarse exclusivamente del negocio bancario. Con suma preocupación vemos que los bancos del Estado se dedican a los mismos negocios que los bancos privados y es allí donde nos preguntamos, entonces cuál es la función social?. En qué benefician a la familia panameña.? Los medios de comunicación dan cuenta, en cada gobierno, de escándalos financieros en los que multimillonarios préstamos comerciales se han otorgado desde la banca estatal.

En segundo lugar, las jubilaciones son tan miserables, tan paupérrimas, tan asfixiantes, que nuestros Mayores tienen a diario que decidir si compran comida o compran medicinas, porque para las dos cosas no alcanza. Es así como caen presa de prestamistas, financieras y esquilmadores que para resolver necesidades de crédito, les otorgan préstamos a nuestros jubilados aplicando intereses leoninos, intereses delictivos, hasta del veinte por ciento quincenal. Eso es agiotismo puro.

Es la hora en la que al combinar la función social de la banca estatal con la necesidad social que padecen nuestros mayores, resulta ineludible establecer un sistema de crédito que sea justo y correcto, razón por la cual proponemos que la banca estatal, conformada por el Banco Nacional de Panamá y la Caja de Ahorros, presten a los jubilados, para la consolidación de sus deudas, hasta la cantidad de diez mil balboas, a un interés preferencial del uno por ciento anual y que el único gasto bancario adicional sea el seguro de vida que cancele la deuda en caso de fallecimiento.

Es inconcebible que cuando las tasas de intereses inter bancarios en la banca internacional se encuentran muchas veces al uno y hasta a menos uno por ciento anual, la banca estatal esté prestando a nuestros jubilados a intereses hasta superiores del diez por ciento. Eso es lucrar con el hambre y las necesidades de nuestros Mayores. Eso es indigno.

De esta manera, la banca estatal cumplirá la función social para la cual debió haber sido creada, se alivia la presión financiera sobre nuestros Mayores, y se estimula la economía, al colocar más circulante en la base social de nuestra población.

 

  • Visto: 297