Persisten en Panamá dudas sobre objetivos, un año después del nexo con China

EFE | Los nexos diplomáticos de Panamá y China cumplen su primer año con el Gobierno de Juan Carlos Varela resaltando la firma de más de 20 acuerdos, pero con la crítica de analistas y políticos locales de que el país no tiene definidos los objetivos de esta relación, un déficit que se potencia ante próxima negociación de un tratado de libre comercio (TLC).

El 12 de junio de 2017 Varela anunció en una cadena nacional de radio y televisión la ruptura con Taiwán y el establecimiento de las relaciones diplomáticas con Pekín, cuyo gobierno "siempre ha jugado un papel relevante en la economía". "Hasta el día de hoy la República de Panamá carecía de relaciones diplomáticas con la República Popular de China, un Estado que por sí solo representa el 20 por ciento de la población mundial y constituye la segunda economía más grande del mundo. Esta es una situación que un mandatario responsable no podía seguir perpetuando", declaró esa noche el presidente panameño.

A partir de aquel momento arrancó una agenda que hasta ahora incluye la apertura de embajadas, un vuelo directo Pekín-Ciudad de Panamá, y una veintena de acuerdos en varias materias. Allí se incluye el estudio de factibilidad de un tren bala que, con un coste de 5.000 millones de dólares, uniría la Ciudad de Panamá con la provincia occidental de Chiriquí, fronteriza con Costa Rica, el otro país que tiene relación con China en Centroamérica, así como el cronograma para las negociaciones de un TLC a partir de julio próximo.

El internacionalista y exembajador de Panamá en México Nils Castro, aseguró este domingo a Acan-Efe que en su opinión, "no cabe la menor duda de que entablar nexos con China "fue una decisión correcta, tardía pero correcta", pero criticó que "no ha estado acompañada de un plan nacional sobre qué uso darle a esas relaciones". A juicio del experto, ese déficit se potencia con la negociación del TLC, ya que queda en el aire la pregunta de "cuáles son las prioridades del Estado panameño al crear un tratado de libre comercio con China".

"No creo que el Estado panameño lo haya estudiado", sentencia Castro, que considera que se entrará a negociar el tratado comercial "bajo ese mismo espíritu de ver qué se consigue, de medirlo todo en cuánta plata se puede ganar". Se trata de una visión miope de Panamá, pues "una relación con un Estado como China debería contemplar muchos otros aspectos" además de cuánto se puede comerciar, dijo Castro. "Y bueno, este país no tiene un plan nacional de desarrollo del cual se pueda decir 'a la luz de las necesidades y conveniencias de este plan nacional de desarrollo las relaciones con China las quiero para estos propósitos", añadió.

En ese mismo sentido se expresó el expresidente panameño Ernesto Pérez Balladares (1994-1999), quien declaró a Acan-Efe que no ha visto definidos los intereses panameños en la relación con el gigante asiático. "Yo se cuáles son los intereses de chinos: ubicarse para la entrada y distribución de sus productos en Latinoamérica, y también hacerle algún grado de contrapeso al otro poder hegemónico", Estados Unidos, dijo el ex jefe del Estado y político del histórico Partido Revolucionario Democrático (PRD).

Pérez Balladares dijo que en ese contexto ve "muy escépticamente" los nexos con China, y pidió cautela en la negociación del TLC, porque Panamá es "un país muy pequeño que con la producción de una sola ciudad china nos inunda el mercado". China es un socio comercial estratégico de Panamá desde hace décadas: es el primer proveedor de la Zona Libre de Colón, la más grande del continente, y el segundo usuario más importante del Canal, solo superado por EE.UU. En el 2017 Panamá importó bienes y servicios por 1.344 millones de dólares desde China, desde alta tecnología hasta ajos, y exportó productos por valor de 42,6 millones de dólares.

El vicecanciller de Panamá, Luis Miguel Hincapié, destacó el viernes en una entrevista con Acan-Efe los logros alcanzado en este primer año de nexos con China, tildados de "impresionantes" por Varela en un comunicado en el que anunció que su Gobierno "redoblará esfuerzos para concretar más logros" de esa relación. "Queremos que China nos vea como la puerta de entrada al resto de Latinoamérica", Panamá ofrece muchos "beneficios" a las empresas chinas "para establecerse aquí", dijo el vicecanciller, que calificó de "lógico" que en el corto o medio plazo Taiwán se quede sin aliados en Centroamérica y el Caribe.

Imagen Presidencia de Panamá

 

  • Visto: 310