Escrito por AFP el Publicado en Destacada Deporte 1

Estados Unidos, a seguir la estela de México; Panamá, final en primera fecha

Estados Unidos arrancará este martes su participación en el Grupo D de la Copa Oro frente a la débil Guyana en el Allianz Field de Minnesota con el ejemplo de México aún fresco en su memoria, luego de que su máximo rival por el título goleara 7-0 a Cuba en su debut.

 

Mientras, Panamá vivirá una final desde la primera fecha en sus aspiraciones por avanzar a la siguiente instancia cuando se mida a Trinidad y Tobago, la otra favorita para ser segunda.

 

Dos partidos clave desde el comienzo. Dos choques que marcarán el curso de la llave.

 

Estados Unidos, vigente campeona del torneo, necesita un triunfo convincente luego de llenarse de dudas en sus dos últimos amistosos, cayendo 1-0 ante Jamaica y siendo aplastada 3-0 ante Venezuela, ambos en su propio suelo.

 

Los de las barras y las estrellas habían dejado grandes sensaciones bajo la dirección de su nuevo seleccionador Gregg Berhalter, que había mantenido el invicto como entrenador hasta entonces.

 

Sin embargo, numerosos cambios en el once titular, la baja de Jonathan Brooks en la defensa por lesión y la falta de gol atenazaron a una escuadra cuyo único objetivo es ganar el título e igualar a los aztecas con siete en la Copa Oro. Máxime tras haberse quedado afuera del Mundial de Rusia-2018.

 

Para ello, Berhalter deberá recuperar la solidez en la zaga, el estilo basado en la posesión y la búsqueda constante de superioridades por banda, además de la eficacia goleadora perdida por el camino.

 

El veterano centrocampista Michael Bradley y los artilleros Gyasi Zardes y Jozy Altidore deberán ser decisivos para ello.

 

Su estrella, Christian Pulisic, también deberá dar un paso al frente luego de haberse incorporado a la convocatoria más tarde que el resto tras una larga temporada en el Borussia Dortmund. La próxima campaña recalará en el Chelsea inglés, que lo reclutó por una cantidad cercana a los 72 millones de dólares.

 

Con Pulisic en forma, Bradley como eje del equipo y Zardes en punta, Estados Unidos no debería tener problemas para golear a Guyana y superar el grupo sin dificultades.

 

- Rivales directos -
Mientras, Panamá necesitará sumar algún punto frente a Trinidad y Tobago, su rival directo por el segundo lugar de la llave, para no quedarse descolgada a la primera de cambio.

Los Canaleros, dirigidos por el exinternacional Julio César Dely Valdés, buscarán al menos repetir el resultado de 2017, cuando cayeron en cuartos luego de haber sido terceros dos años antes y finalistas en 2013.

Para ello, el DT apostará por cinco futbolistas de la Major League Soccer estadounidense -Omar Browne, Michael Murillo, Román Torres, Harold Cummings y Aníbal Godoy- en un cuadro al que le gusta tener la pelota pero que llega en horas bajas tras haber logrado únicamente dos victorias en sus 21 partidos disputados tras el Mundial, donde quedaron en último lugar en su primera participación en el torneo.

"Hay una exigencia mucho mayor hacia la selección nacional porque ha crecido en todos los sentidos", dijo a la AFP el exseleccionador panameño Víctor René Mendieta.