La lucha antidopaje defiende a atletas y público, dice Paula Radcliffe

AFP |   La británica Paula Radcliffe, plusmarquista mundial de maratón en categoría femenina desde abril de 2003 y sus 2 horas, 15 minutos y 25 segundos, afirmó a la AFP que la lucha antidopaje protege a los atletas limpios pero también al público.

Los aficionados pueden estar gracias a ella seguros de que los resultados de sus ídolos no se deben a ninguna irregularidad, subraya la maratoniana de 45 años.

Pregunta: ¿Pensaba en su día que su récord del mundo seguiría vigente tanto tiempo después?
Respuesta: "No, en aquella época estaba simplemente concentrada en correr lo más rápido posible. Es complicado reunir todas las condiciones para un buen rendimiento: meteorología, apoyo del público y buena forma física. Creo que luego pude haberlo mejorado, pero nunca se dio. No pensaba que ese récord iba a seguir en pie tanto tiempo después".

P: ¿El maratón es la disciplina del sufrimiento?
R: "Diría más bien que es la disciplina de la concentración mental y física. Hay que entrenar tanto la cabeza como el cuerpo. También hay que estar un poco loco, pero también ser pragmático para comprender todos los riesgos (...) A veces habrá lesiones, otros días tendrás carreras increíbles".

P: Su hija (Isla, nacida en 2007) muestra ya cualidades en el atletismo. ¿Le anima a continuar sus pasos?
R: "Sería feliz si quisiera competir a alto nivel en las carreras a pie. Pero sobre todo creo que mis dos hijos (tiene también un hijo varón, Raphael, nacido en 2010) deben encontrar el deporte o la actividad que les guste de verdad. Así se esforzarán más y rendirán mejor. Les animo en cualquier caso a probar muchos deportes diferentes, y también otras actividades, que estén activos. Si eligen las carreras, será estupendo porque es un deporte magnífico".

 

P: Parece que usted sólo guarda buenos recuerdos de su etapa en el atletismo, al contrario que otros deportistas retirados...
R: "Puede que las carreras a pie ayuden a eso porque puede practicarse a un nivel menos intenso. Me sigue encantando correr. Si tuviera que volver a la pista para saltar vallas, o a una piscina, tendría quizás más problemas. Comprendo a los deportistas que paran por completo. Por otra parte, yo no elegí las carreras a pie. Lo hice sólo porque me gustaba y eso no ha cambiado. Las carreras me han hecho crecer, ganar confianza en mí misma, me ayudaron a tener mejores resultados en la escuela. He podido viajar por todo el mundo, conocer a personas excepcionales, a mi marido, crear una familia... Hay muchas cosas positivas como para no querer continuar".

 

P: ¿Acepta sin problemas correr mucho menos rápido que en el pasado?
R: "Sí, me sorprendo en eso. Pensaba que sería mucho más difícil, pero corro sin reloj, así que no miro los cronos y no sé en qué punto soy más lenta. Trabajo con Steve Cram (subcampeón olímpico de 1.500 metros en 1984). Cuando salimos a correr, él mira sin parar el reloj y se queja al ver que en la última milla se fue demasiado lento. Le digo que deje el reloj y disfrute (risas)".

 

P: Sobre el dopaje tiene una posición firme. Como atleta, propuso congelar sus muestras sanguíneas para reanalizarlas años más tarde...
R: "Era por proponer algo. Esa es la otra cara de la lucha antidopaje: no hay que proteger únicamente a los atletas para que tengan una competición leal, sino también proteger al público, que pueda estar seguro de los resultados, de que los atletas no van a ver sus resultados puestos en duda. Eso hace mucho daño".

 

  • Visto: 124