Tras la sanción en Canadá, Ferrari quiere la revancha sobre el asfalto en Francia

Le Castellet (Francia) (AFP) -

Ferrari tratará de lograr este fin de semana en el Gran Premio de Francia de Fórmula 1 su revancha sobre el asfalto después de haber cedido la victoria a Mercedes por una decisión de los comisarios en la precedente carrera en Canadá.

'Luego de Canadá queremos volver a estar sobre la pista y pelear con nuestros rivales', lanzó el responsable de la Scuderia Mattia Binotto, quien aún no ha podido digerir la sanción impuesta a su piloto Sebastian Vettel, privándole de la victoria en Montreal, y ofreciéndosela a Lewis Hamilton (Mercedes).

La escudería italiana pidió la revisión de la sanción, pero, a la espera de una eventual decisión, Mercedes cuenta ya con siete victorias en los siete primeros grandes premios de la temporada, y Hamilton vuela lanzado hacia el título.

Ganador el año pasado en el regreso del GP de Francia al calendario de la F1, el británico parte de nuevo como gran favorito, en un circuito Paul-Ricard que no es idóneo para los Ferrari.

Charles Leclerc quien, como monegasco que es, correrá cerca de su casa en el Principado, aunque reconoce que la pista no le resulta familiar. 'Es una pista más bien nueva para mí, aunque no está lejos de mi casa', señala el piloto de Ferrari, aún en busca de su primer triunfo en F1.

- Toque de atención -

Por parte de Mercedes, la derrota tocó a su puerta en Canadá. Hamilton, vigente campeón, logró al final su quinta victoria esta temporada gracias a la sanción infligida a Vettel, pero se vio escoltado en el podio por los dos pilotos Ferrari, mientras que su compañero Valtteri Bottas sólo pudo ser cuarto.

'Canadá fue un toque de atención para nosotros. Después de haber mostrado una muy buena fiabilidad en las seis primeras carreras, nos encontramos con varios problemas de los que casi todos fuimos responsables', indicó Toto Wolff, director ejecutivo de la escudería alemana.

'Esperamos otra dura batalla en Francia. El circuito presenta ciertas similitudes con Montreal, y las largas líneas rectas van a ser complicadas para nosotros. Pero, al contrario que Canadá, las curvas ofrecen perfiles diferentes y eso debería favorecernos', añade.

El duelo entre los dos gallos de la F1 podría ser arbitrada de cerca por Red Bull y Max Verstappen, 2º en el circuito de Le Castellet el año pasado.

Su Red Bull está ahora propulsado por un motor Honda y no Renault, pero este último mostró su fiabilidad y el joven holandés logró dos podios en la primera parte del curso. Su compañero francés Pierre Gasly dispondrá también de la ocasión de brillar en casa.

'Estaría muy bien lograr un buen resultado delante de mis aficionados', afirmó el normando, que tiene como mejor resultado desde su llegada a Red Bull un quinto puesto.

- ¿Confirmación para Renault? -

Renault quiere confirmar su buena forma mostrada en Canadá (6ª y 7ª plaza) luego de un decepcionante inicio de temporada. Para el constructor francés, este Gran Premio está dotado de una importancia extra.

'En Francia se verá la introducción de varias evoluciones en el chasis', anunció el responsable de la escudería francesa Cyril Abiteboul.

'No podemos descansar sobre el resultado de Montreal, tenemos que aspirar a lo mismo y seguir peleando para reducir la diferencia con los líderes', indicó.

En el pelotón de cola, otro piloto local, Romain Grosjean, querrá brillar con su escudería Haas, con la que languidece en el puesto 17 del Mundial.