Tänak es nuevo líder del Mundial tras triunfo de Sordo en el Rally de Cerdeña

Alguer (Italia) (AFP) -

Estuvo cerca de la victoria pero el premio de consolación debería gustarle: el estonio Ott Tänak (Toyota) se aupó este domingo al liderato del campeonato del mundo (WRC) pese a quedar 5º en el Rally de Cerdeña, ganado por el español Dani Sordo (Hyundai).

El piloto báltico es líder indiscutible del mundial, como también lo fue en el rally italiano hasta que la dirección asistida le abandonó en la última especial y le ofreció el triunfo a Sordo, ganador por delante del finlandés Teemu Suninen (M-Sport Ford) y del noruego Andreas Mikkelsen (Hyundai).

A su llegada de la Power Stage, Tänak no dijo una palabra, inclinado sobre el volante. Un silencio que contrastaba con el asombro de Sordo, que ganaba el segundo rally de su trayectoria.

'¡Es increíble! No tengo palabras para describir esto', exclamó el español. 'Incluso con el error (avería mecánica, ndlr) de Tänak es extraordinario. Lo siento por Ott'.

Al terminar en la 5ª posición en esta octava prueba (de un total de 14) de la temporada, Tänak perdió la oportunidad de asestar un duro golpe en la clasificación a sus rivales por el título, el francés Sébastien Ogier (Citroën), que terminó fuera de los puntos, y el belga Thierry Neuville (Hyundai), 6º.

En la clasificación de pilotos, Tänak le saca 4 puntos a Ogier y 7 a Neuville, que permanece tercero.

En la tabla de constructores, Hyundai sigue al frente con 242 puntos, por delante de Toyota (198), Citroën (170) y M-Sport (152).

- Dominio absoluto -

Imperial, avispado y extremadamente rápido durante todo el fin de semana, Tänak se colocó tercero el viernes por la noche a pesar de tener que abrir la ruta durante un parte de la jornada. El sábado se llevó las seis especiales para instalarse al frente de la general y abrir brecha.

Su dominio era absoluto luego de que Ogier se hundiera al fondo de la clasificación tras una rotura de la suspensión que le obligó a abandonar en la quinta especial, el viernes.

'No es un fin de semana positivo para nosotros. Hay que aceptarlo y concentrarse ya en el próximo (rally)', apuntó el francés tras la última especial.

Su otro gran rival, Neuville, ocupó un decepcionante sexto puesto debido a sus malas elecciones de neumáticos y otros incidentes.

'No podíamos hacer nada más. He tenido problemas para controlar el coche todo el fin de semana', admitió el belga. 'No ha ido bien', sentenció.

Pero la mala suerte sufrida por Tänak, unida a los 4 (Ogier) y 3 (Neuville) puntos extra que consiguieron en la Power Stage sus rivales, arruinaron su plan de distanciarles en la clasificación general.

Ahora llega un parón del campeonato hasta el próximo 1 de agosto, cuando comenzará el Rally de Finlandia.

Es tiempo para que Tänak y su equipo mediten sobre su enésima avería técnica, ya que el desafortunado incidente de este domingo no es el primero: en marzo, en el Rally de Córcega, Tänak perdió el liderato por un pinchazo, y un mes más tarde, en Argentina, un problema en la transmisión y otro problema eléctrico arruinaron su fin de semana.