Ceferin no está convencido de una reforma de la Liga de Campeones

Berlín (AFP) -

'Si me pide mi opinión, no debería cambiarse nada', declaró el presidente de la UEFA Aleksander Ceferin sobre la eventual reforma de la Liga de Campeones, defendida por los grandes clubes europeos, a partir de 2024.

'No estoy seguro de que el proyecto se aplique tal como está ahora', añadió el dirigente en el semanario alemán Der Spiegel en una entrevista que se publicará el sábado y de la cual se adelantó un extracto este viernes.

Presionada por la Asociación Europea de Clubes de Fútbol (ECA), la UEFA está estudiando la reforma de su principal competición, pasando a jugarse una primera fase con grupos de 8 equipos, por los cuatro de ahora, lo que multiplicaría el número de partidos.

La otra gran novedad de la nueva Champions es que los seis primeros equipos de cada grupo se clasificarían automáticamente para el año siguiente, asegurando así la presencia de los grandes clubes europeos en la competición.

El dirigente, de 51 años, recordó que se trata de un proyecto de la ECA y que la UEFA lo único que ha hecho en lanzar las negociaciones.

'No voy a discutir los detalles de esta idea de la ECA. Sólo estamos en la fase de consultas y tenemos que hablarlo todos juntos. La ECA lanzó su propuesta. Después, la UEFA rechazamos enseguida la idea de jugar partidos los fines se semana. Eso no ocurrirá', señaló Ceferin.

'Se dramatiza todo siempre', añadió el dirigente en referencia a las ligas profesionales, que se han mostrado contrarias a un proyecto que consideran contrario a los intereses de las competiciones nacionales.

'Siempre son los mismos los que se exclaman, los que hablan de la muerte del fútbol y piden más solidaridad', insistió Ceferin, que lanzó también la idea de que los grandes campeonatos apoyen a los pequeños.

- Medidas de equilibrio financiero -

'Creo que los cinco grandes campeonatos deberían dar dinero a las federaciones pequeñas cuando venden sus partidos en esos países. Porque la transmisión de partidos de las grandes ligas debilita al fútbol de los pequeños países', justificó.

Sobre el fondo de la reforma, Ceferin considera que no cambiará mucho para los grandes clubes, como Real Madrid, Barcelona o Bayern de Múnich, 'que de todas maneras están clasificados' todos los años para la Champions. 'Son los clubes de tamaño medio los que más se van a beneficiar'.

Ceferin admite, no obstante, que dar más recursos a los grandes clubes no hará sino aumentar las diferencias económicas entre los clubes más ricos y el resto.

'Tenemos que trabajar en la creación de una competición más equilibrada', asegura Ceferin, aunque reconoce las dificultades porque 'el derecho europeo prohíbe el límite salarial'.

En cambio, 'podemos reglamentar el número de jugadores cedidos en otros clubes para reducir plantillas y también está la idea de una tasa de lujo: el que quiera invertir 200 millones tiene que dar 100 millones a repartir entre los otros'.

El pasado 8 de mayo la UEFA presentó en su sede suiza el polémico proyecto de reforma de la Champions, su torneo más importante, reavivando el debate.

Los clubes alemanes y franceses (salvo el París SG) se han opuesto a la reforma y en España, el presidente de la Liga de Fútbol Profesional Javier Tebas amenazó con llevar la reforma a los tribunales de Bruselas.

- A favor de Bakú -

Por otra parte, Ceferin defendió la celebración de la final de la Europa League en Bakú, pese a las críticas por las condiciones de seguridad y las denuncias contra Azerbaiyán por no respetar los Derechos Humanos.

'Éste es un problema, pero también en otros países europeos', declaró Ceferin sobre el tema de los derechos. '¿No merecen los azerbaiyanos ver fútbol?', añadió.

En el caso de la seguridad, el centrocampista del Arsenal Henrikh Mkhitaryan anunció que no viajará a Bakú para jugar la final contra el Chelsea el 29 de mayo, por las difíciles relaciones entre Azerbaiyán y su país de origen, Armenia.

'Es una decisión del jugador', comentó simplemente Ceferin, citado por el Spiegel. 'Si el fútbol se detiene por estas tensiones, entonces no podríamos organizar nada. Organizamos una Eurocopa (2016) en Francia, cuando el país era objetivo del terrorismo', justificó.

Los dos vecinos del Cáucaso mantienen un conflicto desde hace 30 años por Nagorny-Karabakh, región de mayoría armenia que proclamó su independencia de Azerbaiyán en 1991.