Folau recurre su despido de la selección australiana

Sídney (AFP) -

La figura australiana del rugby Israel Folau recurrió formalmente la rescisión de su contrato decidida por la Federación de su país debido a sus comentarios homófobos, anunció este miércoles la propia Rugby Australia.

El rugbier de 30 años, ferviente cristiano evangélico, suscitó una enorme polémica la pasada semana por la publicación de un mensaje en su cuenta de Instagram: 'Borrachos, homosexuales, adúlteros, mentirosos, fornicadores, ladrones, ateos, idólatras... El infierno les espera. ¡Arrepiéntanse! Sólo Jesús puede salvarles'.

'Israel ha recurrido formalmente hoy (miércoles), pidiendo una audiencia en virtud del Código de Conducta, lo que, en estas circunstancias, era inesperado', declaró la directora general de Rugby Australia, Raelene Catle, en un comunicado.

Esa audiencia no será inmediata debido a los dos días festivos que llegan ahora en Australia.

Rugby Australia había decidido el pasado jueves poner fin al sustancioso contrato de cuatro años de su jugador estrella 'debido a la ausencia de factores atenuantes convincentes'.

El seleccionador de los Wallabies, Michael Cheika, declaró que no convocará a Folau, máximo anotador de tries del Super Rugby con los Waratahs, pensando en la preparación del Mundial (20 septiembre-2 noviembre).

Los comentarios de Folau fueron calificados de 'realmente decepcionantes' por el presidente de la aerolínea australiana Qantas, patrocinador de los Wallabies y que milita abiertamente a favor de los derechos de los homosexuales.

El Daily Telegraph publicó este miércoles que el contrato del jugador no incluía ninguna cláusula específica relativa a la utilización de las redes sociales.

'Al final, será Israel Folau o Raelene Castle el que se quede', estimó a una cadena de televisión el exsegunda línea de los Wallabies Peter FitzSimons, conocido por sus críticas contra Castle.

Preguntado por el Sydney Morning Herald sobre si se arrepentía de sus comentarios, Folau se reafirmó el domingo: 'Para nada. Voy a atenerme a lo que dice la Biblia. Lo comparto con amor'.

'Creo en un Dios que lo controla todo. Sea cual sea su voluntad, que siga jugando o no, seré feliz haciendo lo que él quiera que haga (...) Si no quiere que continúe jugando, que así sea', añadió.