La AMA acude el lunes a Moscú para recuperar datos de laboratorio antidopaje

París (AFP) -

La Agencia Mundial Antidopaje (AMA) anunció este viernes que uno de sus equipos estará en Moscú el lunes para recuperar los datos de los controles antidopaje realizados en el antiguo laboratorio de Moscú, en la época del dopaje institucional en ese país (2011-2015).

Se trata de una exigencia de la AMA que Rusia debe satisfacer antes del 31 de diciembre, bajo la amenaza de nuevas sanciones. La AMA espera disponer de esos datos para poder abrir procedimientos disciplinarios contra deportistas rusos.

En caso de que esta parte del proceso llegue a buen puerto, sería un paso importante para una resolución definitiva de la crisis con Rusia, que comenzó en 2014 con las primeras revelaciones sobre un sistema de corrupción en el atletismo, y que le costaron sanciones desde finales de 2015, algunas de las cuales siguen vigentes.

Posteriormente, varias investigaciones a petición de la AMA revelaron un sistema de dopaje institucional, con la participación de la maquinaria del Estado, como los servicios secretos FDB, que alcanzó a 30 deportes y afectar a un millar de deportistas, según las conclusiones del jurista canadiense Richard McLaren.

- Un español al frente -

La AMA anunció el viernes que una delegación de cinco personas, dirigida por el experto antidopaje español José Antonio Pascual, acudirá el lunes a Moscú.

La agencia internacional desea contar con esos datos para tener más información sobre lo que pasaba en aquella época en Rusia y abrir eventualmente procesos disciplinarios contra deportistas.

'Se espera que la toma de datos dure tres días', precisó la AMA en un comunicado.

La AMA también se juega su reputación los próximos días. La instancia es objeto de una lluvia de críticas desde que aceptase, el 20 de septiembre, levantar la suspensión de la agencia antidopaje rusa (Rusada), vigente desde noviembre de 2015.

Acusada de indulgente, respondió que esta nueva oportunidad dada a Moscú sería el mejor medio para poder exigir el acceso a los datos de los controles.

La fecha límite se estableció para el 31 de diciembre, bajo la amenaza de decretar nuevas sanciones de no cumplir con lo exigido.

'Los datos brutos (de los controles) son la pieza que falta en el puzle, que completará el duplicado de la base de datos (LIMS) que ya está en manos de la AMA y contribuirá a la conclusión de las investigaciones', declaró en el comunicado el director general de la agencia mundial, Olivier Niggli.

- Muestras -

Desde que estalló el caso ruso, la AMA, el movimiento olímpico y las federaciones internacionales se enfrentan a una carencia de pruebas directas para implicar a los deportistas y abrir procesos disciplinarios. Así, en febrero de 2018, el Tribunal arbitral del deporte (TAS) anuló totalmente las sanciones de 28 de los 43 deportistas rusos suspendidos por el COI de cara a los Juegos Olímpicos de Pyeongchang por haberse beneficiado del sistema de dopaje durante los Juegos de Sochi-2014.

Las nuevas informaciones, añadidas a los elementos de los informes McLaren y a la base de datos del laboratorio, podrían permitir elaborar dossieres más sólidos. Pero, según varias fuentes del mundo del antidopaje, se estará muy lejos del millar de deportistas rusos mencionados por Richard McLaren.

Porque la AMA no cuenta con disponer de las muestras correspondientes para poder reanalizarlas, ya que algunas habrían sido destruidas y otras falsificadas.

'Los datos contenidos en el laboratorio deberán ser completamente evaluados y verificados, lo que llevará tiempo', explica la AMA.

Hasta el momento, sólo las federaciones de Atletismo (IAAF) y de biatlón (IBU) abrieron procesos disciplinarios en base al informe McLaren. La IAAF es la única federación que aún prohíbe a los rusos participar en sus competiciones, a excepción de un grupo de atletas con un historial sin mácula.