Bruguera cree que la reforma de la Davis 'está muy bien', Noah disiente

Lille (Francia) (AFP) -

'Está muy bien', en opinión de Sergi Bruguera, mientras que el torneo 'pasa una página' en la de Yannick Noah: los capitanes de Copa Davis de España y Francia se manifestaron este martes en términos bien diferentes al opinar sobre la reforma de la Copa Davis que entrará en vigor la próxima temporada.

A tres días de la semifinales entre franceses y españoles en Lille, en la última edición con el formato clásico, Bruguera y Noah fueron preguntados sobre la Copa Davis del futuro, cuya revolución ya fue aprobada.

'Creo que está muy bien. Lo más importante para la Copa Davis es intentar que los mejores jugadores la disputen. Con el formato actual es difícil debido al calendario. Creo que con el nuevo formato será más fácil contar con los mejores jugadores', estimó Bruguera.

Noah se mostró más nostálgico al hablar del formato actual del 'Torneo de la Ensaladera'.

'Se pasa una página. En mi carrera tuve recuerdos extraordinarios de la Copa Davis, que nunca tuve en el circuito. Hay personas que decidieron que eso no contaba y que era mejor otro torneo', lamentó Noah.

'Puede que vaya a satisfacer a algunos, pero no será nunca la Copa Davis. La Copa Davis, como la conocemos, se terminó. Hay un poco de nostalgia', admitió el francés, que como capitán guió a su país a tres títulos (1991, 1996, 2017).

El pasado mes, la Federación Internacional de Tenis (ITF) aprobó el proyecto para reformar la Copa Davis, una competición con 118 años de vida.

La habitual fórmula de un torneo dividido en cuatro fines de semana de tres días repartidos a lo largo del año dará pie desde 2019 a una fase final con 18 equipos, que se disputará en una sede única durante una semana de noviembre, como cierre de la temporada.

'La Copa Davis ha muerto y una parte de la historia de nuestro deporte se esfuma por un puñado de dólares', había reaccionado en Twitter el tenista francés Nicolas Mahut, uno de los más firmes defensores del formato actual.

'Es una decisión histórica que había que tomar porque la Copa Davis no tenía buena salud', había subrayado el presidente de la Federación Francesa de Tenis, Bernard Giudichelli, que apoyó el proyecto pese a la oposición de la mayor parte de los jugadores franceses.