Argentina, un proyecto con muchas dudas de cara a Francia-2023

Argentina dejó muchas dudas de cara al Mundial de rugby de Francia-2023. El proyecto iniciado con Mario Ledesma como técnico en 2018 no empezó bien...
  • El argentino Jerónimo de la Fuente (2º izq) abraza a sus compañeros tras lograr un try ante Estados Unidos en un partido del Mundial de rugby el 9 de octubre de 2019 en Kumagaya, Japón
Tokio (AFP) |

Argentina dejó muchas dudas de cara al Mundial de rugby de Francia-2023. El proyecto iniciado con Mario Ledesma como técnico en 2018 no empezó bien con la eliminación temprana en Japón-2019.

Los Pumas empezaron con una derrota ante Francia (23-21), que ya les ponía casi fuera del Mundial.

Después llegó otro revés ante Inglaterra, la favorita del grupo (39-10), con una expulsión de Tomás Lavanini en el minuto 18 y la confirmación de que no superarían las primera fase.

Entre esos dos partidos, Ledesma hizo varios cambios en el equipo, empezando por el apertura Nico Sánchez.

Después de varios meses de preparación del partido contra Francia, el técnico prescindía de su apertura titular tras un solo encuentro.

Sánchez pasaba de ser titular a suplente en el siguiente partido, en la victoria contra Tonga (28-12), para después ni siquiera ser convocado en la derrota con Inglaterra (39-10).

- Varias pruebas -

Ramiro Moyano, el wing derecho titular contra Francia, también pasaba al ostracismo, igual que el excapitán de Los Pumas, Agustín Creevy, que desaparecía de la titularidad tras aquel fatídico partido contra Francia.

Argentina funcionó bien en el Mundial de Japón en las formaciones fijas, scrum y line, pero falló en defensa, con porcentajes siempre por debajo del noventa por ciento.

Ledesma, que tiene contrato con Los Pumas hasta 2021, quiere seguir hasta el Mundial de 2023.

"No solo tiene contrato hasta 2021 sino que todos queremos que le vaya bien. El tema del exitismo o porque algo sale mal, borra todo lo anterior", afirmó Agustín Pichot, vicepresidente de la World Rugby y persona influyente en el deporte del balón ovalado en Argentina en una entrevista a Radio La Red.

"No creo que este sea el momento de decirle a Ledesma que se vaya. Habrá que hacer una autocrítica y seguir hasta el próximo Mundial si está todo bien", añadió Pichot.

La autocrítica de Ledesma llegaba, pero un poco sesgada, dando entender que la preparación fue buena, pero no se trasladaba a los partidos.

"Nunca llevamos a la cancha lo que estábamos trabajando, por diferente razones de las que tenemos que hacer un autocrítica fuerte como staff y hablando con los chicos y los referentes y demás", afirmó el head coach antes del último partido contra Estados Unidos, que se ganó por 47-17, pero cuando la eliminación ya era un hecho.

- Responsabilidad de eliminación -

"Soy responsable al cien por cien, pero somos todos responsables. Ahora hay que mirar hacia adelante, hacer un análisis sincero y seguir marchando hacia adelante", indicó.

Ledesma se ve con fuerzas para seguir y así lo lanzó con varios mensajes durante el Mundial.

"Mi contrato está en curso. Me gustaría seguir. Estoy con ganas de cara al futuro", dijo tras ese partido.

De cara al Mundial, Ledesma no incluyó en mayo en el equipo técnico de Los Pumas a Gonzalo Quesada, exitoso entrenador de Jaguares, que llegó este año a la final del Super Rugby.

Además de dejar fuera a Quesada, el equipo técnico argentino fue fiel a la prerrogativa de la UAR de tomar la base de Jaguares para la selección y solo llamar en casos muy puntuales a jugadores que militen en clubes extranjeros.

Debido a ello, se quedaron sin ser convocados jugadores como los wing Juan Imhoff y Santiago Cordero o el tercera línea Facundo Isa.

La UAR decidió seguir el ejemplo de Nueva Zelanda en ese sentido, que no llama a los jugadores que se van a Europa. Pero el dominador del rugby mundial tiene una reserva mayor para escoger.

En el Mundial de Japón se vieron jóvenes jugadores prometedores para el futuro de Los Pumas como Juan Cruz Mallía, Marcos Kremer, Santiago Medrano o Bautista Delguy, pero renunciar a los jugadores con la experiencia y el roce de los que están en Europa, es una apuesta que en la primera prueba del Mundial de 2019, no salió del todo bien.