La gran baza de la NBA en China será el apoyo del público

La polémica entre las autoridades chinas y la NBA podría costar muy caro a la liga estadounidense de básquet pero su gran baza será la...
  • Un operario comienza a retirar el gran cartel promocional del partido de la NBA entre los Brooklyn Nets y Los Angeles Lakers que cubría un edificio de Shanghai, este miércoles 9 de octubre en la ciudad china
Shanghái (AFP) |

La polémica entre las autoridades chinas y la NBA podría costar muy caro a la liga estadounidense de básquet pero su gran baza será la enorme popularidad que tiene entre el público chino.

Un tuit del gerente general de los Houston Rockets, Daryl Morey, publicado el viernes, en el que apoya a los manifestantes prodemocracia hongkoneses, provocó una grave crisis para la NBA en China, uno de sus principales mercados.

Los patrocinadores chinos han abandonado la liga, la televisión estatal anuló la transmisión de partidos de pretemporada y, muchos chinos, 'shockeados', colgaron comentarios incendiarios en las redes sociales.

Pero el básquet norteamericano continúa siendo muy popular en China, en parte gracias a Yao Ming, la exestrella china, precisamente de los Houston Rockets (2002-2011), y actualmente director de la Liga china de básquetbol (CBA).

"Cuando en China se habla de básquetbol, es sobre la NBA", resume Mark Dreyer, de China Sports Insider, web dedicada a noticias económicas deportivas del gigante asiático.

Distinto es con el fútbol, deporte también muy popular en China, pero donde los aficionados tienen para elegir entre Inglaterra, España o Italia, subraya Dreyer.

La NBA cuenta con unos 42 millones de abonados en la red social china Weibo. Y, sólo los populares Golden State Warriors más de 8,5 millones. El equipo chino con más seguidores alcanza apenas al millón.

- Patriota pero fan -

"El hecho de tener un monopolio en lo más alto de este deporte ha permitido que la NBA se convierta, sin dudas, en el campeonato más popular en China", señala un dirigente deportivo, que pide el anonimato ante lo sensible de esta crisis.

¿Qué consecuencias puede esperar la NBA?

Ya ha perdido varios patrocinadores chinos (incluido un fabricante de smartphones y un proveedor de equipamientos deportivos). Y, la televisión estatal CCTV anunció que no transmitirá dos partidos de exhibición entre los Brooklyn Nets y Los Angeles Lakers, previstos esta semana en China.

"No creo que este asunto impida a los chinos seguir siendo apasionados" por la NBA, afirma el director deportivo a la AFP.

Y, financieramante, "no debería ser tan grave, no olvidemos que la NBA genera miles de millones de dólares de beneficios en China", añade.

Vistiendo una camiseta de LeBron James --superestrella de los Lakers-- la joven fanática Qu Wei espera la llegada de jugadores NBA con otros 50 simpatizantes antes de un encuentro con la prensa en Shanghái.

"Evidentemente, todos estamos al corriente del tuit de Morey y creemos que es un error. Pero, somos patriotas y también fans de los deportes", dice la joven de 26 años.

"Creo que no se debería permitir que el deporte se estropee por asuntos tan complicados. Debe quedar aparte", añade.

- Estabilidad social -

En su historia, China ha padecido muchas invasiones de potencias extranjeras (Japón, Francia, Reino Unido, etc.). Cicatrices aún vivas en la consciencia colectiva de muchos.

Esto explica en parte la susceptibilidad del gobierno y de los internautas ante cualquier comentario percibido como un desafío a la integridad territorial del país --como el tuit de Morey.

El mandamás de la NBA, Adam Silver, quien defendió la libertad de expresión del dirigente de los Rockets y rechazó disculparse, es esperado en Shanghái para intentar contener la crisis.

Por su parte, el Partido Comunista chino, en el poder, podría cuidarse de no "alienar" demasiado a la población con este asunto, según Bill Bishop, editor del boletín Sinocism.

"Los fans, patrocinadores, sitios internet y difusores pueden prescindir de un equipo, pero no así de todo el campeonato", añade.

"Una prohibición de la NBA en China tendría un alto costo en estabilidad social. Lo digo en serio", advierte.