El "Chato" Ramírez, un técnico peruano en las selecciones de Panamá

EFE | De las divisiones inferiores del Municipal de Perú a la selección mayor de Panamá posmundialista, el "Chato" Pascual Ramírez acumula casi cuatro décadas de historia en el balompié panameño, con un breve paso por el tradicional Cartaginés de Costa Rica y que aspira ir al Mundial Sub 17 en Lima.

En una breve entrevista con Efe tras presentarse como asistente de la selección mayor de Panamá junto al técnico interino, el anglopanameño Gary Stempel, Ramírez recordó cómo por asuntos del destino vino por una semana a Panamá y se quedó, una historia que se repite para miles de peruanos en el país centroamericano.

En su "agenda personal" destaca ayudar a Stempel para que Panamá clasifique al XVIII Mundial Sub 17 de la FIFA que, del 5 al 27 de octubre de 2019 se celebrará en Perú, con 24 equipos y seis sedes con pasto natural, como lo exige la organización.

"Mi meta muy particular es clasificar al Mundial Sub 17 porque va a ser en Perú y me gustaría regresar a mi país como técnico", manifestó el exjugador, hoy con 61 años y que temprano, a los 26 años y en plena actividad, optó por formarse como técnico del fútbol al descubrir el nicho que le ofrecía el Panamá de los años 1980.

Recordó que "estoy desde el '80, cuando empezó la liga organizada en Panamá, todo lo que fue fútbol desde que se inició organizado hasta ahora soy el único técnico" que se mantiene en actividad y vinculado al balompié istmeño.

Desde la Asociación Deportiva de Colonias de Panamá (Adecopa), pasando por la Linfuna (Liga Nacional de Fútbol No Aficionado), la Asociación Nacional Pro Fútbol (Anaprof) hasta la actual Liga Panameña de Fútbol (LPF) han visto al "Chato" organizar, jugar y dirigir en estas cuatro décadas, apuntó sin falsas modestias.

Ramírez jugó en el estadio San Martín de Porres del populoso distrito limeño del mismo nombre, con la camiseta del Deportivo Municipal, el mismo del recordado Hugo "El Cholo" Sotil, al que admiró y fue a ver jugar desde que estaban en segunda división.

"Estuve desde los 16 a los 20 años en el Municipal, al cholo Sotil lo conocí, jugaba en segunda, yo iba a verlo en San Martín, con el Cholo Ocsa (con el que hacia) una dupleta formidable", comentó.

El técnico fue jugador del Municipal en los juveniles en 1977 y 1978, y de allí "fui a una prueba a Costa Rica, al Cartaginés, donde estaba jugando Augusto Palacios, él era ídolo en primera y yo estaba en reserva, pero por cosas de fichajes, como hay un mes fijo, tuve que esperar cuatro meses y se me había vencido la visa, entonces vine por una semana a Panamá y me quedé", resumió.

Añadió que "llegué aquí en octubre de 1980 a jugar con el Alianza del profesor Rubén Cárdenas (padre) fue mi primer técnico, y ese equipo todavía está en la LPF".

Lleno de sinceridad explicó que "después vi que acá estaba sobrado (en conocimientos futbolísticos) y a los dos años me dedique a tomar cursos de la FIFA en Costa Rica para especializarme y me dedique de lleno a dirigir temprano, a los 26 años comencé a dirigir".

Respecto a la realidad del fútbol panameño, aclaró que como él venía del peruano que ya estaba organizado en aquellos años, no encuentra un punto de comparación, eso sí, señaló, que como en los países subdesarrollados, la carencia de formación profesional de los jugadores es una constante.

"No se puede comparar con el fútbol peruano, es otro mundo organizado, otra forma de vivir, pero sí vi que el fondo de los futbolistas es igual, sobre todo, los jugadores que carecen de educación y ganan mucho dinero lo despilfarran y después cuando reaccionan no tienen nada", reflexionó.

Añadió que "eso es un mal aquí y en cualquier parte del mundo, sobre todo en los países subdesarrollados, con futbolistas muy buenos, que ganan mucho dinero, pero no saben manejar sus intereses".

El "Chato" Ramírez comenzó dirigiendo a clubes locales como el Panamá Viejo, que lo hizo campeón en segunda y lo subió a la Anaprof, también al Chorrillo a la liga Linfuna, al Deportivo Perú, al entonces Sporting Colón, hoy llamado Árabe Unido, al Tauro, al Municipal de San Miguelito y al Atlético Nacional, según sus palmarés.

Pero desde hace 20 años formó una yunta con Stempel, que lo mantiene como su asistente tanto en la selección Sub 17 como en la Mayor, la que ya dirigieron hace nueve años y la llevaron a ganar la Copa de Naciones de Centroamérica, por lo que su meta es saltar a la cancha del Estadio Nacional de Lima como asistente de Panamá en el Mundial juvenil.

 

  • Visto: 230