Hasbro compra el estudio productor de "Peppa Pig" por $ 4.000 millones

  • Estudio Entertainment One
AFP |

El fabricante de juguetes estadounidense Hasbro anunció que comprará el estudio británico Entertainment One, propietario de la popular serie de dibujos animados "Peppa Pig" entre otros contenidos para niños, por unos 4.000 millones de dólares. 

Bajo la transacción anunciada el jueves, los accionistas de Entertainment One recibirán 5,60 libras (unos 6,86 dólares) por acción, según un comunicado de Hasbro. 

Además de Peppa Pig, la cerdita rosada que ama saltar en charcos fangosos, la compra incluye el exitoso dibujo animado infantil "PJ Masks", sobre un trío de jóvenes amigos que se convierten en superhéroes por la noche. 

"La adquisición de marcas para preescolares altamente rentables y comercializables es una oportunidad de crecimiento estratégico para Hasbro", dijo la compañía. 

La empresa también confía en el éxito de otro personaje de Entertainment One, Ricky Zoom, una pequeña motocicleta roja, que describe como una "historia única con contenido altamente comercializable". 

Esta caricatura se lanzará el 9 de septiembre en la cadena infantil estadounidense Nickelodeon y en otros mercados importantes. 

Hasbro planea que la adquisición le ahorre 130 millones de dólares en contrataciones y otras operaciones para el año 2022. 

El fabricante de juguetes no es la primera compañía en considerar una oferta por Entertainment One. 

En 2016, la emisora británica ITV canceló su oferta informal de 1.000millones de libras por la compañía que cotiza en Londres, que rechazó unánimemente la oferta al encontrarla demasiado baja. 

Pero la adquisición de Hasbro probablemente beneficiará a ambas compañías, dijo Russ Mould, analista de la plataforma de inversión AJ Bell. 

"Hasbro sabe cómo explotar mejor una marca vendiendo cualquier tipo de producto y es el propietario perfecto de Entertainment One, que tiene una gran cartera de marcas populares para niños", dijo. 

La medida también ilustra el creciente interés en adquirir compañías británicas, que se han vuelto más atractivas a medida que la libra se debilita en medio de los temores por el Brexit.