Claudia Cardinale vuelve a Túnez para rodar una oda a la convivencia

Claudia Cardinale comenzó su carrera cinematográfica con un filme franco-tunecino. A sus 81 años, la actriz regresó a Túnez para rodar su quinta película en...
  • Claudia Cardinale vuelve a Túnez para rodar una oda a la convivencia
AFP |
Claudia Cardinale comenzó su carrera cinematográfica con un filme franco-tunecino. A sus 81 años, la actriz regresó a Túnez para rodar su quinta película en su país natal, una tragicomedia sobre la convivencia mediterránea.

"L'Ile du Pardon"("La isla del perdón"), que se está filmando en Djerba hasta el 25 de mayo, cuenta la historia de Andréa, "un escritor tunecino sexagenario que vuelve para esparcir las cenizas de su madre" en esta isla del sur de Túnez donde creció, explica a la AFP el director Ridha Béhi.


Narrado mediante flashbacks (saltos al pasado), el personaje principal se encuentra con el Túnez de los años 1950. Claudia Cardinale interpreta a la abuela de Andréa, Agostina, "que representa un poco el Túnez del pasado", explica el cineasta.


"La historia se desarrolla exactamente en el lugar de mi infancia", celebra la actriz, hija de un pescador siciliano emigrado a Túnez, que creció frente al mar en La Goleta, fusión de culturas a las puertas de Túnez.


De esta época, ella recuerda a "gente simple del mar que, cada día, arriesgaba su vida para alimentar a la familia". "También había comunidades multiétnicas: árabes, italianos, malteses, franceses y judíos vivían en armonía", explica.


Alrededor de la barra de madera barnizada del bar de Agostina se encuentran todas las comunidades.


Más allá de la nostalgia y de un estilo retro, el tunecino Ridha Béhi lanza con este filme un llamado a reinventar la fraternidad de antaño frente a las profundas divisiones que agitan el Túnez democrático.


Andréa, hospedado en un hotel en ruinas, se enfrenta al tumultuoso pasado familiar, con un tío mafioso y un padre convertido sin su consentimiento en su lecho de muerte.


El escritor se sumergirá así en la época de la independencia, vista como una era de feliz cohabitación "donde los malteses, los judíos, los españoles, los italianos y los bereberes convivían con, por supuesto, la principal comunidad árabe musulmana", subraya el director.


Rememorando "este pasado" mediante "guiños", el cineasta quiere también "hablar de hoy" e implícitamente de la situación del mundo árabe tras las revoluciones de 2011 y el auge del yihadismo.


Esta producción tunecino-libanesa se estrenará en los cines en la primavera boreal de 2020.