El segundo feto genéticamente modificado en China tiene 12 semanas

El feto de la segunda mujer embarazada en China con un bebé genéticamente modificado tiene actualmente entre 12 y 14 semanas, indicó este martes un...
  • El segundo feto genéticamente modificado en China tiene 12 semanas
AFP |

El feto de la segunda mujer embarazada en China con un bebé genéticamente modificado tiene actualmente entre 12 y 14 semanas, indicó este martes un experto estadounidense en estrecho contacto con el científico chino que afirmó haber creado los primeros bebés del mundo con técnicas de edición del genoma.


Este científico, He Jiankui, había provocado polémica en la comunidad científica mundial en noviembre 2018 al anunciar el nacimiento de gemelas con el ADN modificado para que fueran inmunes al virus del Sida.

He Jiankui había dado cuenta luego en un foro en Hong Kong que había "otro probable embarazo".

Una investigación del gobierno provincial de Guangdong (sur) confirmó desde entonces la existencia de esta persona, cuyo embarazo sigue su curso, indicó la agencia Xinhua.

Esta mujer, así como las gemelas del primer embarazo, estarán bajo observación médica, declaró un investigador al medio estatal.

La condena de la comunidad científica china y del mundo fue general luego del anuncio en noviembre. Los detalles de la experiencia nunca fueron verificados de manera independiente.

William Hurlbut, un médico experto en bioética de la Universidad de Stanford en California, que conoce a He desde hace dos años, dijo a la AFP que el feto "era muy joven cuando se produjo la conferencia" de noviembre. Entonces "no tendría más de cuatro o seis semanas, por lo que ahora debe tener en torno a 12 o 14 semanas".

Hurlbut dijo que tenía previsto visitar el laboratorio de He tras aquella conferencia sobre el genoma humano. Los dos se han visto varias veces en los últimos dos años.

Sin embargo, los dos hombres no se han visto pues He ha sido colocado "bajo protección de personas encargadas de la seguridad", tras el anuncio de su experiencia.

Pero Hurlbut dice que se comunica mediante correos electrónicos y habla por teléfono con He todas las semanas.

Según él, el científico chino reside en un apartamento de la Universidad de Ciencias y Tecnología del Sur (SUSTech) en Shenzhen (sur de China), donde su familia está autorizada a visitarlo durante el día.

"No parece una persona sometida a presiones terribles" afirma el científico estadounidense. "Dice que es libre de moverse por el campus y de pasearse por él".

El gobierno chino había exigido la suspensión de sus actividades científicas días después de que He Kiankui anunciara públicamente su estudio.

Este tipo de modificación genética aplicada a seres humanos está prohibida en la inmensa mayoría de los países, incluida en China.