El arte contemporáneo de Ghana cobra impulso y se abre paso en la escena internacional

a luz matutina entra en el estudio de Ablade Glover en la capital de Ghana. El artista mide un lienzo virgen y luego le va...
  • El arte contemporáneo de Ghana cobra impulso y se abre paso en la escena internacional
AFP |

a luz matutina entra en el estudio de Ablade Glover en la capital de Ghana. El artista mide un lienzo virgen y luego le va dando pinceladas, a intervalos regulares, dejando un rastro de manchas azul eléctrico.


Con 84 años, al fundador de la Artists Alliance Gallery, en Accra, se lo conoce más allá de las fronteras de su país.


Hace 25 años, creó esta galería de arte situada a orillas del mar y abierta al público para promover el arte contemporáneo, especialmente de Ghana.


Glover todavía recuerda que entonces, los artistas locales no contaban con ningún apoyo, y la mayoría tenía que hacer otro trabajo para ganarse la vida.


Pero en los últimos años la situación dio un giro, con un reconocimiento internacional cada vez más importante del arte contemporáneo africano. Cada vez más artistas ganan dinero -a veces, mucho- gracias al trabajo de galerías como la de Glover, y a la organización de festivales y salones artísticos que congregan a creadores y coleccionistas.


Una de las obras de Ablade Glover se puede ver en la galería privada de Seth Dei, en una calle tranquila de un suburbio de Accra.
Este empresario de 73 años es un ferviente defensor de los artistas locales, y prefiere, asegura, contemplar un cuadro de un ghanés a un Picasso en las paredes de su salón.


"Me gusta estar rodeado de pinturas que puedo entender, que reflejan quién soy", declaró a la AFP, señalando un bosque pintado por Glover de un naranja muy vivo.


El lienzo forma parte de las cerca de 500 obras de arte que ha acumulado y que almacena entre su casa y la galería.

Dei, cofundador de una compañía de exportación de frutas y verduras, empezó a coleccionar arte en 1993. Observó los cambios en las miradas sobre el arte africano en décadas y, sobre todo, constató cuánto les ha costado a los artistas ghaneses forjarse una reputación en la escena internacional.


"Los artistas locales estaban relativamente ignorados y solos, y en la sociedad en general, poca gente compraba arte", afirma.


Hizo todo lo que pudo para ayudar a impulsar el arte ghanés y animar a los artistas a seguir creando, hasta hacerse un nombre en el país.
"Los artistas llegaban y decían: 'he pintado esto, creo que debería tenerlo en su colección'", cuenta Dei. "Incluso cuando no tenía dinero, les iba pagando poco a poco".


Así, vio despegar carreras de artistas hoy reconocidos en el extranjero, como Wiz Kudowor, Larry Otoo y Kofi Setordji.

La popularidad que está alcanzando el arte de Ghana es tal que muchas obras fueron compradas por expatriados o expuestas en Europa y Estados Unidos.


Ablade Glover y Seith Dei sueñan con que una institución pública invierta para conservar el arte en el país y que los ghaneses puedan disfrutarlo y apreciarlo.


Esperan, además, que el museo cree un museo de Bellas Artes.


Cada vez hay más exposiciones privadas, y un museo itinerante desde 2002, creado por la novelista, cineasta e historiadora del arte Nana Oforiatta Ayim.

Cuando regresó a Ghana en 2011 tras varios años en Reino Unido, echó mano de su agenda para apoyar a los artistas locales y organizar acontecimientos para promover a los jóvenes artistas.


"Había visto trabajar a la antigua generación, pero la carrera internacional [de estos artistas] tardaba en despegar", explica. "Todo lo que quería era que tuvieran las mismas oportunidades al empezar que un joven artista en Londres".


Hace unos días, ella y el arquitecto ghanés-británico David Adjaye anunciaron que Ghana contará con un pabellón en la Bienal de Venecia, en mayo.


Además, ambos trabajan con el gobierno en la creación de una infraestructura que promueva el arte nacional.