Brasil celebra sus orígenes negros y reclama por la igualdad de derechos

EFE | Al son de ritmos tribales y envuelto en ropas de descendencia africana, Brasil, país que cuenta con más del 50 % de población...
  • Brasil celebra sus orígenes negros y reclama por la igualdad de derechos
EFE |

EFE | Al son de ritmos tribales y envuelto en ropas de descendencia africana, Brasil, país que cuenta con más del 50 % de población negra o mulata , celebra hoy el Día de la Conciencia Negra, en medio de un entorno político desafiante para las minorías raciales.


Desde primera hora de la mañana un centenar de personas se aglomeraron en torno al busto del líder de la resistencia negra, el que fuera esclavo en tiempos de la colonización portuguesa, Zumbi dos Palmares, ubicado en una de las principales vías del centro de Río, la Avenida Presidente Vargas.


"Venimos a homenajear la lucha y la estatua de Zumbi y hacer de este un momento de resistencia, apuntando que la esclavitud en Brasil acabó pero que el racismo continua", afirmó a Efe a los pies de la simbólica figura Joseane Soares, la presidenta del Consejo Federal de Servicio Social (CFSS), uno de los coordinadores del acto.


"Es una forma de dar valor a la cultura negra que forma parte de este país, darle visibilidad, eso es muy importante", añadió Soares, acompañada de un fondo musical de bombos y agogos (instrumento tradicional) que animaba al movimiento del centenar de personas allí congregado.


Líderes de las asociaciones civiles que luchan contra el racismo realizaron un improvisado acto para conmemorar la especial fecha. Allí, uno de los representantes de La Unión de Negros por la Igualdad (Unegro) subrayó la ausencia del alcalde de la ciudad: "¿Dónde está el alcalde Crivella?", preguntó al público.


Del máximo responsable de la ciudad de Río, el pastor evangélico Marcelo Crivella, también se acordó el patriarca del Quilombo Sacopá, una comunidad de descendientes de esclavos negros situada en una de las áreas más nobles de Río de Janeiro.


En el patio de su casa, coronado con un cartel que rezaba "negro levanta la cabeza", el músico Luiz Sacopá afirmó que "Crivella recortó el dinero destinado a las celebraciones de este día" y achacó a esta falta de recursos la menor afluencia de personas a la céntrica concentración de Zumbi.


El Día Nacional de la Conciencia Negra forma parte del calendario escolar de Brasil desde el 9 de enero de 2003 gracias a la ley 10.639 sancionada por la expresidenta Dilma Rousseff, la misma que obligó a las escuelas a divulgar conocimientos sobre la Historia y cultura Afro-Brasileña.


Brasil, último país de América Latina en abolir la esclavitud, acabó con la mano de obra esclava hace 130 años, en 1888, un hito que según apuntó Soares no puso fin al racismo.


"Más del 50 % de la población brasileña es negra y cuando cruzas ese dato con el de empobrecimiento, de ausencia de condiciones de salud adecuadas, de falta de escolaridad... todos esos indicadores se concentran en esa fracción de población negra", manifestó Soares.


Soares mostró su preocupación por la llegada al poder del presidente electo de Brasil, el ultraderechista Jair Bolsonaro, quien ha sido tachado de racista por varias polémicas declaraciones durante sus años de diputado.


"Todo el mundo está muy preocupado, pero la preocupación no nos va hacer retroceder, es nuestra perspectiva, todos los movimientos intentándose fortalecer y promover acciones conjuntas para impedir la criminalización y represión que va venir", apuntó Soares sobre el futuro Gobierno de Bolsonaro que empezará el próximo 1 de enero.


Somos herederos de "ese capitalismo y ese racismo que viene desde los tiempos en los que éramos tratados como esclavos sin derechos de nada" expresó.


"La discriminación y el racismo en Brasil es disimulado", apuntó el quilombolas Sacopá, sin embargo el país, de una enorme diversidad cultural, no puede ocultar la impronta que la población africana ha dejado en todos sus ámbitos sociales, desde la cultura hasta el deporte.


Unas raíces milenarias que trata de rescatar y celebrar esta fecha conmemorativa, además de reivindicar la inserción de los negros en el mercado laboral y luchar por el fin de la discriminación en todos sus ámbitos.


"El movimiento negro es importante para combatir al racismo en Brasil", apuntó Soares convencida, para después añadir, "tenemos que luchar para dar visibilidad y para poder cambiar la situación, porque si no contamos lo que pasa es como si no sucediera".