A bordo de avión del papa (Chile) (AFP) - El papa Francisco manifestó este lunes en el avión que lo lleva a Chile su temor a que 'un incidente' desencadene una guerra nuclear en algún lugar del planeta.

'Sí, realmente tengo miedo. Estamos al límite. Basta un incidente para desencadenar la guerra. No se puede correr el riesgo de que la situación precipite. Por lo tanto es preciso destruir las armas nucleares', dijo este lunes a bordo del avión que lo lleva a Chile, primera etapa de su sexto periplo a América Latina, que incluye también Perú.

El papa argentino, que despegó a las 08H00 GMT del aeropuerto de Fiumicino de Roma rumbo a Santiago, distribuyó a los 70 periodistas que lo acompañan una foto tomada en Nagasaki tras la explosión en 1945 de la bomba atómica con la leyenda 'fruto de la guerra', escrita de su puño y letra.

En la foto, que había sido ya difundida por la oficina de prensa del Vaticano al terminar el año 2017, se ve a un niño con el cuerpo de su hermano muerto en la espalda en una fila para cremarlo.

Al sobrevolar Brasil, el vicario de Cristo envió como es costumbre un mensaje al presidente Michel Temer y al pueblo brasileño, asegurándoles que reza 'por la paz y el bienestar de la nación', antes de despachar otro telegrama al sobrevolar Paraguay con su 'bendición divina de paz y fortaleza'.

Durante su estancia de tres días en Chile, Francisco se reunirá con autoridades, comunidades indígenas, religiosos y pobres, en Santiago, Temuco (800 km al sur de Santiago) e Iquique (1.800 km al norte), donde realizará multitudinarias misas, en las que las autoridades chilenas esperan asistan más de 1,2 millones de personas.

'Ya está todo preparado para recibirlo en Santiago, Temuco e Iquique', dijo la portavoz oficial del gobierno chileno Paula Narváez.

- Abusos sexuales -

Es la segunda visita de un pontífice a Chile tras la de Juan Pablo II en 1987. 'Es un país muy distinto al que conoció Juan Pablo II cuando aún luchábamos contra la dictadura', agregó Narváez.

El papa argentino, de 81 años, que estuvo en Chile cuando era seminarista, se encontrará con la población más desconfiada con la iglesia Católica de Latinoamérica, según un reciente estudio.

Los abusos sexuales en el seno de la iglesia han contribuido a esta percepción.

Un grupo de activistas de varios países pidieron este lunes al papa en Santiago que cambie 'perdones por acciones' para desterrar la pederastia y lanzaron una organización internacional contra el abuso infantil que pretende acabar con estas prácticas y sentar en los tribunales a los culpables.

'En Chile hay obispos que han encubierto y que deberían estar en la cárcel o deberían estar destituidos y le pedimos al papa concretamente en Chile, acciones, no perdones', lanzó Juan Carlos Cruz, integrante de la Fundación para la Confianza.

Durante los tres días que permanecerá en Chile, Francisco se reunirá con víctimas de la dictadura, pero no está previsto que lo haga con víctimas de sacerdotes pederastas.

- Cambio social -

El papa llega a un Chile en pleno cambio social que acaba de aprobar el aborto terapéutico y tramita en el Parlamento el matrimonio homosexual, tras la adopción de la unión civil de parejas del mismo sexo.

Su primera actividad en Santiago será un encuentro con la presidenta socialista Michelle Bachelet, agnóstica confesa e impulsora de esta transformación social, que entregará el poder el 11 de marzo al conservador Sebastián Piñera.

Grupos de laicos, movimientos proabortistas, feministas y de homosexuales anunciaron manifestaciones contra la visita de Francisco.

El descontento por su visita se hizo más evidente con ataques a cinco iglesias que tuvieron lugar desde el viernes en Santiago y la vecina localidad de Melipilla, que según la policía habrían sido obra de grupos anarquistas. Contra tres de las iglesias se usaron artefactos explosivos incendiarios.

'Papa Francisco las próximas bombas serán en tu sotana', indicó un panfleto dejado por los atacantes.

Uno de los puntos álgidos de la visita será la misa multitudinaria que oficiará en el parque O?Higgins, donde se esperan unas 400.000 personas.

En Temuco, Francisco, que se ha erigido en defensor de los indígenas del continente, denunciará los abusos sufridos por la comunidad mapuche, una minoría cada vez más radicalizada que reivindica sus tierras ancestrales y sus tradiciones.

En vísperas de su viaje, la justicia ordenó el arresto domiciliario nocturno de la machi o líder religiosa mapuche, Francisca Linconao, a la espera del nuevo juicio por el asesinato en 2013 de un matrimonio de ancianos tras el incendio intencional de su vivienda. En una primera instancia, Linconao y otros 10 inculpados, fueron absueltos por la justicia.

El jueves en Iquique, un punto neurálgico de la inmigración, concluirá su visita con otra misa en una playa a orillas del océano Pacífico.

Las autoridades esperan que lleguen a Chile cerca de un millón de argentinos, bolivianos y peruanos para ver al papa, que será resguardado por unos 18.000 policías.

Desde Iquique el papa argentino viajará a un Perú en plena convulsión política y social por el indulto al expresidente Albert Fujimori, que había sido condenado a 25 años por corrupción y crímenes de lesa humanidad.

 

Ciudad del Vaticano (AFP) -

El papa Francisco obsequió este lunes al presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, un medallón con 'un ángel estrangulando al demonio de la guerra', en la primera visita en décadas de un mandatario de ese país al Vaticano, en momentos en que Turquía bombardea a los kurdos en Siria.

El pontífice argentino, que ha reiterado su rechazo a las guerras y a las armas de destrucción, seguramente no perdió la oportunidad para hablar sobre la ofensiva realizada desde el 20 de enero en Siria contra la región de Afrin, en la reunión privada de 50 minutos que sostuvo con Erdogan.

Con esa intervención, el ejército turco busca oficialmente expulsar de su frontera a la milicia kurda de las Unidades de Protección Popular (YPG), una organización aliada de Estados Unidos en la lucha contra el grupo yihadista Estado Islámico, a la que Ankara califica de 'terrorista'.

Erdogan tenía previsto agradecer al papa por haber criticado la decisión del presidente estadounidense Donald Trump de reconocer a Jerusalén como capital de Israel.

'Ambos estamos a favor de defender el statu quo (en Jerusalén) y tenemos la voluntad de protegerlo', declaró el dirigente turco en una entrevista publicada el domingo por el diario italiano La Stampa.

- Un ángel de la paz -

El jefe de Estado turco llegó retrasado y sonriente a la cita con el papa que lo recibió con un semblante más serio. El clima pareció más distendido al momento del intercambio de regalos y de tomarse una pausa, describieron los periodistas presentes.

'Este es un ángel de la paz que estrangula al demonio de la guerra', dijo el papa al obsequiarle un medallón de bronce de unos veinte centímetros de diámetro. 'Es el símbolo de un mundo basado en la paz y en la justicia', agregó.

El medallón representa un ángel místico que se acerca los hemisferios norte y sur, mientras combate un dragón.

Por su parte, Erdogan le regaló al pontífice una gran panorámica de Estambul en cerámica, en la cual se podía distinguir la cúpula de la basílica de Santa Sofía convertida por los otomanos en mezquita en el siglo XV.

El papa Francisco, defensor de un diálogo interreligioso, hizo un viaje a Turquía en noviembre de 2014, en un clima poco acogedor.

Erdogan, un musulmán devoto, aprovechó aquella ocasión para denunciar la 'islamofobia' y señalar la responsabilidad de Occidente en el ascenso del fundamentalismo islámico.

Mostró entonces a Francisco, partidario de la austeridad que reside en una vivienda de 50m2, su fastuoso palacio presidencial de un millar de habitaciones y 200.000 m2, esto es, casi la mitad de la superficie del Vaticano.

En junio de 2016, durante un viaje a Armenia, el papa habló del 'genocidio' armenio, provocando la ira del gobierno turco, que fustigó 'una mentalidad de cruzada'.

El presidente turco está acompañado por una delegación de 16 personas, entre ellas su esposa y una de sus hijas, así como por de cuatro ministros.

El automóvil presidencial de Erdogan llegó a la plaza San Pedro, que estaba vacía y cercada para impedir su acceso. En una inmensa zona del centro de Roma se prohibieron manifestaciones durante 24 horas mientras se desplegaron 3.500 policías.

Sin embargo, unas 30 personas lograron manifestarse hacia el mediodía no muy lejos del Vaticano, convocados por una asociación italiana kurda. 'En Afrin se está realizando un nuevo crímen contra la humanidad', denunció la organización.

- Sin prensa -

El presidente turco se reunirá también este lunes con el presidente italiano, Sergio Mattarella, y el primer ministro, Paolo Gentiloni, con los que abordará probablemente asuntos como la inmigración clandestina, la industria de la defensa o la adhesión a la Unión Europea (UE).

En su entrevista para La Stampa, Erdogan rechazó cualquier opción distinta de una 'adhesión' de Turquía a la UE, descartando así la propuesta francesa de una simple 'asociación' entre Turquía y el bloque comunitario.

Este lunes no estaba previsto ningún encuentro con la prensa. El mandatario turco suscitó duras críticas a primeros de enero en París tras emprenderla con un periodista francés que le había hecho una pregunta sobre la presunta entrega de armas turcas al grupo Estado Islámico en 2014.

 

Daca (AFP) -

Después de su prudencia en Birmania, el papa Francisco pidió este viernes en Bangladés 'perdón' a los refugiados rohinyás, tras escuchar los relatos de un grupo de ellos y pronunciar por primera vez desde su gira en Asia el nombre de esa comunidad.

El sumo pontífice esperó a estar en Daca para pronunciar en público la palabra 'rohinyá', utilizada generalmente por la comunidad internacional y repetida desde la plaza San Pedro en Roma, pero tabú en Birmania.

'Vuestra tragedia es muy dura, muy grande, pero tiene un lugar en nuestro corazón', dijo el papa. 'En nombre de todos los que los persiguieron, que les hicieron mal, en particular ante la indiferencia del mundo, les pido perdón', dijo.

'Cada uno de nosotros lleva en sí un poco de sal divina. Estos hermanos y hermanas llevan en sí la sal de Dios', agregó el pontífice. 'No cerremos nuestros corazones, no miremos para otro lado. La presencia de Dios hoy se llama también rohinyá', subrayó.

El éxodo de esta minoría musulmana constituyó la línea roja del viaje del papa en Asia, iniciado el lunes en Birmania y que termina el sábado por la tarde en Bangladés.

Al término de un encuentro interreligioso en Daca, una delegación de refugiados rohinyás formó fila para hablar unos minutos con el pontífice, que los escuchó asintiendo con la cabeza, con tristeza.

Francisco tomó sus manos, posó su palma sobre la cabeza de una niña y los escuchó ayudado de un intérprete.

Mohamad Ayub, de 32 años, contó a la AFP que su hijo de tres años murió por la violencia en el oeste de Birmania.

'El papa es el dirigente del mundo. Debería decir la palabra rohinyá, ya que somos el pueblo rohinyá' y ello 'desde hace generaciones', había insistido antes del encuentro.

Shawkat Ara, una niña de 12 años, lloró luego de su encuentro con el papa. 'Mis padres murieron, ya no tengo alegrías', confió a la AFP.

El papa Francisco siempre fue pugnaz desde el Vaticano sobre la suerte de los rohinyás, incluso antes de la huida masiva de más de 620.000 personas que se refugiaron en Bangladés los últimos tres meses. Este éxodo forzado fue calificado de 'limpieza étnica' por la ONU.

En Birmania, durante cuatro días, el papa pidió a los budistas que superen 'todas las formas de incomprensión, de intolerancia, de prejuicio y de odio' aunque evitó mencionar directamente la situación de la minoría musulmana.

En ese país, la xenofobia y el odio a los musulmanes ganan terreno y una gran mayoría de los habitantes consideran a los rohinyás, que llaman 'bengalíes', como inmigrantes ilegales que no forman parte del país.

El jueves, al llegar a Daca, en el primer día de su visita, el papa pidió a la comunidad internacional 'medidas decisivas' para solucionar esta crisis humanitaria, incluida una ayuda de urgencia a Bangladés.

El gran imán de Bangladés, Farid Uddin Masud, saludó este viernes el 'gran apoyo' del papa a los rohinyás.

Durante el encuentro interreligioso de la jornada, el Papa escuchó a un musulmán, un hindú, un budista, un miembro de la sociedad civil y un católico, para luego hablar.

El compromiso de Bangladés a favor de la libertad religiosa debe ser 'un llamado respetuoso pero firme destinado a quien busque fomentar divisiones, odio y violencia en nombre de la religión', dijo el Papa.

En abril de 2016, Francisco viajó a la isla de Lesbos en Grecia y llevó al Vaticano a 12 refugiados sirios musulmanes.

Sin embargo, es poco probable que realice una visita al inmenso campamento de refugiados en donde se hacinan unos 900.000 refugiados rohinyás, insistió el vocero de la Santa Sede, Greg Burke.

Por la mañana, Francisco fue aclamado en una misa al aire libre en un ambiente de fiesta por unos 100.000 miembros de la minúscula minoría católica de Bangladés, muy preocupada por el extremismo islámico.

La llegada del sumo pontífice a Bangladés es un acontecimiento para la pequeña comunidad de 375.000 católicos (0,24% de los 160 millones de habitantes).

 

Daca (AFP) -

El papa Francisco llamó este jueves en Bangladés a la comunidad internacional a actuar para resolver la crisis humanitaria de los rohinyás que afecta a este país del sur de Asia, uno de los más pobres del planeta.

En su primer discurso en Daca, la capital de Bangladés, el papa Francisco, procedente de Birmania, pidió 'medidas eficaces' para los rohinyás, la minoría musulmana que huye en masa del oeste birmano para escapar a la represión del ejército.

'Es necesario que la comunidad internacional tome medidas eficaces frente a esta grave crisis', dijo el papa al evocar esa urgencia humanitaria, trasfondo de su gira asiática.

Eso debe hacerse 'no solo trabajando para resolver los problemas políticos que han llevado al desplazamiento masivo de personas, sino también proporcionando asistencia inmediata' en Bangladés, insistió el papa.

Una marea humana de más de 620.000 personas de esta minoría musulmana apátrida llegó al país desde finales de agosto para escapar a la violencia del ejército birmano, que la ONU calificó de 'limpieza étnica'.

Los refugiados viven en la miseria, hacinados en campamentos del tamaño de ciudades, donde su supervivencia depende de la distribución de alimentos.

Sin embargo, en su discurso, al igual que en Birmania, el papa se abstuvo de emplear la palabra rohinyá, prefiriendo hablar de los 'refugiados llegados en masa del estado de Rakáin', la región birmana poblada por la minoría musulmana.

El papa elogió a Bangladés por la acogida de rohinyás, destacando su sacrificio y el 'espíritu de generosidad y solidaridad' de su pueblo.

Bangladés, que tiene una población de 160 millones de personas, es uno de los países más pobres del mundo y uno de los más expuestos al cambio climático.

Para la minúscula comunidad de cerca de 380.000 católicos bangladesíes, la visita papal, la primera desde la que hizo Juan Pablo II en 1986, es una fuente de orgullo inmenso.

Topoti Doris, una feligresa de la iglesia del Santo Rosario de Daca, construida por misioneros agustinos en el siglo XVII, dijo estar 'atónita' de que el papa acuda el sábado en su parroquia.

'No lo puedo explicar con palabras, es algo que uno siente en el fondo de su ser', comentó a la AFP tratando de explicar su alegría.

El mensaje del viaje del papa a Bangladés, donde el 90% de la población es musulmana, se dirige a todas las religiones, indicó el arzobispo de Daca antes de su llegada.

'El papa no viene solo para los católicos sino para toda la nación. Para todo el mundo en este país, sin importar su fe, sus creencias y su cultura', dijo el cardenal Patrick D'Rozario.

- Delegación rohinyá -

Antes de emprender su viaje asiático, el papa había expresado su preocupación por la suerte de los rohinyás 'torturados y asesinados por sus tradiciones y por su fe'.

Pero la diplomacia pesó en su visita a Birmania y el papa no abordó la cuestión frontalmente ni en su escala en Rangún ni en la capital, Naypyidaw.

El clero local le había aconsejado no pronunciar la palabra 'rohinyá', tabú en un país que considera que las personas de esta minoría son extranjeros.

Francisco, preocupado por no atizar los ánimos de una opinión pública ya caldeada por el nacionalismo budista y las críticas de la comunidad internacional, se contuvo y sólo hizo alusiones a la violencia.

En sus discursos en Birmania, el papa apeló al 'respeto por todo grupo étnico' y a 'superar todas las formas de incomprensión, de intolerancia, de prejuicio y de odio'.

'No se puede esperar que la gente resuelva problemas imposibles', se justificó el miércoles su portavoz, Greg Burke, en respuesta a las críticas al Vaticano, estimando que el sumo pontífice no había perdido su 'autoridad moral'.

'Parece haber comprendido el dilema al cual estaba enfrentado', dijo el analista David Mathieson en Rangún.

'El papa no es un boxeador', dijo. Debe 'ayudar al país a progresar a través de esta horrible crisis humanitaria y escuchar tanto a las autoridades civiles como militares', agregó.

En Bangladés, Francisco no se desplazará a los gigantescos campamentos de refugiados del sur, pero se reunirá el viernes con una delegación de rohinyás, uno de los platos fuertes de su visita.

El papa 'debe ser nuestro puente. Debe pedir nuestros derechos, nuestra ciudadanía (en Birmania). Si no, este tipo de visitas no sirven para nada', dijo Azim Ullah, un representante rohinyá que vive en el campamento de Balukhali.

A menudo pobres y analfabetos, la mayoría de los rohinyás no saben quién es el papa Francisco.

Para recibir al pontífice, las autoridades reforzaron la seguridad en Daca, donde celebrará una misa al aire libre.

 

Ciudad del Vaticano (AFP) -

El papa Francisco llamó este miércoles a respetar el statu quo en Jerusalén y a dar muestras de 'sensatez y prudencia', cuando el presidente de EEUU, Donald Trump, se dispone a reconocer a la Ciudad Santa como capital de Israel.

'No puedo callar mi profunda preocupación por la situación que se ha creado en los últimos días' en torno a Jerusalén, declaró el pontífice argentino durante su audiencia semanal. 'Hago un llamamiento desesperado para que todos se comprometan a respetar el statu quo de la ciudad, en conformidad con las resoluciones pertinentes de las Naciones Unidas', agregó.

 

Ciudad del Vaticano (AFP) -

El papa recibió este sábado en el Vaticano a familiares de Asia Bibi, una cristiana paquistaní condenada a muerte por blasfemia, y a una joven nigeriana víctima de Boko Haram, indicó la fundación Ayuda a la Iglesia Necesitada.

'Pienso muy a menudo en tu madre y rezo por ella', aseguró el papa Francisco a Eisham, una de las hijas de Asia Bibi, quien se reunió con el pontífice junto a su padre, Ashiq Masiq.

Asia Bibi fue acusada de blasfemia en 2009, encarcelada y condenada a muerte tras una disputa con una musulmana. La Corte Suprema paquistaní pospuso 'sine die' el juicio en apelación de esta madre de cinco hijos y obrera agrícola en la región de Panyab.

Su caso se convirtió en un emblema de las derivas de la legislación contra la blasfemia en Pakistán, a menudo instrumentalizada, según sus detractores, para solucionar conflictos personales a través de la difusión de acusaciones falsas.

En la audiencia también estaba Rebecca Bitrus, una cristiana de 28 años víctima del grupo yihadista Boko Haram, quien quedó embarazada tras ser violada por uno de sus carceleros antes de lograr escapar con su hijo.

Ayuda a la Iglesia Necesitada, una fundación internacional de derecho pontifical fundada en 1947, apoya a cristianos de todo el mundo que se enfrentan a dificultades materiales o persecuciones. La organización financia 6.000 proyectos anuales en 140 países.

Durante la audiencia, 'el papa quiso rezar especialmente por Asia Bibi y por todas las mujeres que siguen presas en manos de Boko Haram', indicó la fundación en un comunicado.

Ciento cinco alumnas de un internado femenino de Nigeria continuaban desaparecidas este sábado, cinco días después de un ataque de Boko Haram en Dapchi (noreste). El caso recuerda al secuestro de 276 estudiantes en Chibok, en abril de 2014, por el mismo grupo.

'El testimonio de Rebecca y el de Asia Bibi representan un modelo para una sociedad que hoy todavía tiene miedo del dolor. Son dos mártires', comentó el papa tras escuchar a sus invitados.

 

Ciudad del Vaticano (AFP) -

El papa Francisco recibe este lunes a Recep Tayyip Erdogan, el primer presidente turco que visita el Vaticano en 59 años, coincidiendo con la ofensiva lanzada por los turcos contra los kurdos en el norte de Siria.

Cerca de 3.500 policías se desplegaron por una amplia zona del centro de Roma donde se prohibieron las manifestaciones durante 24 horas, desde la llegada de Erdogan el domingo por la noche hasta su marcha el lunes por la noche.

Se espera sin embargo que unas 200 personas se reúnan por la mañana cerca del Vaticano, en los jardines del castillo de Sant'Angelo, para hacer una sentada contra la visita de Erdogan, por iniciativa de una asociación italiana de kurdos.

El pontífice argentino, que ha expresado una y otra vez su rechazo a las guerra y a las armas de destrucción, abordará seguramente la ofensiva que las tropas turcas llevan a cabo desde el 20 de enero en la región siria de Afrin, durante su encuentro previsto a las 09H30 (08H30 GMT) con Erdogan.

Con esa intervención, el ejército turco busca oficialmente expulsar de su frontera a la milicia kurda de las Unidades de Protección Popular (YPG), una organización aliada de Estados Unidos en la lucha contra el grupo yihadista Estado Islámico, a la que Ankara califica de 'terrorista'.

La comunidad kurda se indignó esta semana tras la difusión de fotos del cadáver mutilado de una combatiente de las YPG abatida por los turcos.

Erdogan preferirá sin duda agradecer al papa sus críticas a la decisión del presidente estadounidense, Donald Trump, de reconocer Jerusalén como capital de Israel.

'Ambos estamos a favor de defender el statu quo [en Jerusalén] y tenemos la voluntad de protegerlo', declaró el dirigente turco en una entrevista publicada el domingo por el diario italiano La Stampa.

- Tensas relaciones con la prensa -

El papa argentino, defensor del diálogo interreligioso, viajó a Turquía en noviembre de 2014, en un clima poco acogedor.

Erdogan, un musulmán devoto, aprovechó aquella ocasión para denunciar la 'islamofobia' y señalar la responsabilidad de Occidente en el ascenso del fundamentalismo islámico.

Mostró entonces a Francisco, partidario de la austeridad que reside en una vivienda de 50m2, su fastuoso palacio presidencial de un millar de habitaciones y 200.000 m2, esto es, casi la mitad de la superficie del Vaticano.

En junio de 2016, durante un viaje a Armenia, el papa habló del 'genocidio' armenio, provocando la ira del gobierno turco, que fustigó 'una mentalidad de cruzada'.

El presidente turco se reunirá también este lunes con el presidente italiano, Sergio Mattarella, y el primer ministro, Paolo Gentiloni, con los que abordará probablemente asuntos como la inmigración clandestina, la industria de la defensa o la adhesión a la Unión Europea (UE).

En su entrevista para La Stampa, Erdogan rechazó cualquier opción distinta de una 'adhesión' de Turquía a la UE, descartando así la propuesta francesa de una simple 'asociación' entre Turquía y el bloque comunitario.

'Deseamos una plena adhesión a Europa', insistió Erdogan, recordando el papel clave que desempeña su país en la cuestión de los flujos migratorios entre Oriente Próximo y Europa.

No se anunció ningún encuentro con la prensa este lunes en Roma. El mandatario turco suscitó duras críticas a primeros de enero en París tras emprenderla con un periodista francés que le había hecho una pregunta sobre la presunta entrega de armas turcas al grupo Estado Islámico en 2014.

Turquía ocupa el puesto 155 de 180 en la clasificación sobre libertad de prensa que establece la organización Reporteros Sin Frontera (RSF).

Las autoridades turcas despidieron o suspendieron a más de 140.000 personas, y detuvieron a más de 55.000, entre ellas universitarios, periodistas y militantes prokurdos, desde el fallido golpe de Estado de julio de 2016, que el gobierno atribuye a las redes del predicador Fethullah Gülen.

 

Iquique (Chile) (AFP) -

El papa Francisco oficia este jueves su tercera misa en Playa Lobito, cerca de Iquique, última etapa de su visita a Chile, con el foco en la inmigración, antes de proseguir viaje a Perú.

Por su ubicación, en el norte del país, a 1.800 km de Santiago, Iquique ha sido foco de inmigración en los últimos años. Se estima que una de cada diez personas que viven en la ciudad es inmigrante.

Chile se ha transformado en un país receptor de migrantes, principalmente por su frontera norte, por donde se registra un intenso ingreso irregular de extranjeros, principalmente de Colombia, Haití, República Dominicana y Ecuador.

Más de medio millón de extranjeros viven actualmente en Chile en situación legal, según datos oficiales, un 3% de la población de 17,5 millones. Pero, según datos recientes de la prensa, sólo el año pasado llegaron cerca de 105.000 haitianos y más de 100.000 venezolanos al país.

Tras las manifestaciones contrarias a su visita y ataques a iglesias que se han registrado a lo largo de sus etapas previas en Santiago y en Temuco (sur del país), se prevé que la etapa de Iquique sea más tranquila.

- Etapa más tranquila -

El papa, que vuela directamente desde Santiago a primera hora del jueves, oficiará una misa en Playa Lobitos, situada a 20 km de Iquique, frente al océano Pacífico.

Concluirá su visita con un encuentro en la Casa de Retiros Nuestra Señora de Lourdes, donde almorzará con el séquito papal y un encuentro con víctimas de la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990) antes de viajar a Perú, donde también permanecerá tres días. Visitará Puerto Maldonado, en plena Amazonía, Trujillo y Lima.

A diferencia de otros países visitados en la región en sus cinco viajes previos, el de Chile no ha sido fácil. Se ha encontrado con el país más hostil a la Iglesia católica de Latinoamérica, con una secularización galopante donde los abusos sexuales del clero a menores han hecho estragos para su imagen.

En su encuentro con las autoridades del país, el martes, el pontífice confesó su 'dolor y vergüenza' por los abusos perpetrados por curas depredadores.

Ante religiosos del país, también abordó este tema y les instó a 'tener la valentía de pedir perdón', consciente del tremendo daño que se ha causado a la Iglesia.

'Sé que a veces han sufrido insultos en el metro o caminando por la calle; que ir vestido de cura en muchos lados se está pagando caro', dijo el papa, que en contra de lo previsto, se reunió con víctimas de los abusos.

Preocupado también por los pueblos originarios, en Temuco, capital de La Araucanía, el papa mandó un mensaje tanto al Gobierno como a los grupos que han buscan la lucha vilenta.

'No se puede pedir reconocimiento aniquilando al otro, porque esto lo único que despierta es mayor violencia y división' y 'más que impulsar los procesos de unidad y reconciliación, terminan amenazándolos', recordó el pontífice en esta conflictiva región del sur de Chile.

- Reina y madre de Chile -

El papa Francisco entronizará el jueves la imagen de María, que tiene su morada en la la localidad de La Tirana, a 70 km de Iquique, como 'reina y madre' de Chile.

Un cristo crucificado en la plaza del pueblo fue testigo, la víspera, del inicio de un ritual que tuvo en el centro de la escena un baile 'chino', típico del norte chileno.

'Ilusiona lo que va a hacer Francisco. Es verdad que será de gloria' para el pueblo de poco más de 1.000 habitantes, comentó a la AFP Francisco Cuevas.

A sus 82 años y acompañado por su mujer que se moviliza en silla de ruedas, Cuevas celebró la decisión del líder de los católicos de coronar a la imagen que su pueblo venera como virgen del Carmen ?patrona de Chile-, completando un ritual católico que reconoce la devoción popular.

Un orgullo compartido por la población del modesto pueblo, anclado en medio de las ocres montañas del norte chileno, que sobrevive ajeno al desarrollo comercial e inmobiliario que en las últimas décadas transformaron a la zona franca de Iquique con su puerto, en una de las más grandes de Sudamérica gracias a la cercanía de Perú y Bolivia.

 

Naypyidaw (Birmania) (AFP) -

El papa mantuvo este martes una muy esperada reunión con la líder birmana Aung San Suu Kyi, comprobó la AFP, en la que grupos de defensa de los derechos humanos confiaban que Francisco aludiese a la crisis de la minoría musulmana rohiya.

El pontífice y la líder del país se encontraron en el palacio presidencial, en la capital Naypyidaw, para una reunión de 45 minutos previsiblemente centrada en la suerte de los 620.000 rohinyás que huyeron a Bangladés escapando a la represión del ejército birmano.

La iglesia birmana defiende a Suu Kyi de quienes la acusan de falta de empatía con los rohinyás, argumentando que ella debe negociar con las Fuerzas Armadas y que sigue siendo una figura clave para democratizar el país.

La víspera, la ciudad inglesa de Oxford retiró a Suu Kyi el premio de la Libertad debido a su 'inacción' frente a la opresión de los rohinyás.

Es la segunda entrevista este año del papa con Suu Kyi, a quien recibió en el Vaticano en mayo.

En esa ocasión, la Santa Sede y Birmania anunciaron la instauración de relaciones diplomáticas plenas, por lo cual un nuncio apostólico -embajador- acaba de instalarse en el país.

El papa llegó a Naypydaw, la capital, este martes por la tarde. Fue recibido por decenas de niños de diferentes comunidades de este país sacudido por conflictos étnicos.

El papa fue recibido por el presidente, Htin Kyaw, un allegado de Suu Kyi, y luego por esta última, quien, pese a ser oficialmente ministra de Relaciones Exteriores es, de facto, jefa del Gobierno.

El jefe de la iglesia católica pronunciará luego un discurso ante las autoridades civiles, representantes de la sociedad civil y del cuerpo democrático en el inmenso centro de congresos en el que será recibido.

La iglesia católica no quiere ponerse en contra a una población mayoritariamente budista, marcada por un nacionalismo antimusulmán e indignada por las críticas de la comunidad internacional por la crisis de los rohinyás.

- 'Rohinyá', palabra tabú -

Este martes, todas y cada una de las palabras de Francisco serán examinadas con lupa, justo después del discurso de Aung San Suu Kyi.

Se ignora si el pontífice pronunciará la palabra 'rohinyá', un tabú para los birmanos.

Temiendo una reacción de los budistas extremistas, el arzobispo de Rangún, Charles Bo, le recomendó que lo evitara y optara por la frase: 'musulmanes del estado de Rakáin'.

Esta terminología oficial, neutra, es la que desearía imponer Suu Kyi para evitar la guerra semántica entre la apelación 'bangladesíes' (utilizada por la mayoría budista en Birmania) y 'rohinyás' (empleada por esos musulmanes para designarse).

'Aunque no pueda decir la palabra, todos sabemos que está allí por los rohinyás... Debemos apoyar a los pobres, a los que sufren', declaró a la AFP una religiosa católica de Tailandia que viajó a Rangún para asistir a la multitudinaria misa que oficiará el papa el miércoles.

Desde la plaza de San Pedro de Roma, el papa ha manifestado su emoción en varias ocasiones al hablar de la situación de los rohinyás, 'torturados y asesinados a causa de sus tradiciones y de su fe' en Birmania.

Parece poco probable que vaya a expresarse tan libremente en territorio birmano.

El lunes por la tarde, interrumpió su descanso para participar en un 'encuentro de cortesía' privado, de un cuarto de hora, con el jefe del ejército, al que la ONU acusa de haber llevado a cabo una 'limpieza étnica' contra los rohinyás.

El poderoso general Min Aung Hlaing, que en principio debía reunirse con el pontífice el jueves, le aseguró al papa que su país no ejercía 'ninguna discriminación religiosa' y que el ejército actuaba 'por la paz y la estabilidad del país'.

El papa Francisco, infatigable defensor del diálogo interreligioso, inició la jornada de este martes con una reunión 'privada' en Rangún con dirigentes religiosos budistas, hinduistas, cristianos, musulmanes y judíos.

Hablaron de la unidad a pesar de las diferencias, comentó Sammy Samuels, un representante de la comunidad judía de Brimania. El papa pronunció 'un discurso muy, muy bonito', dijo.

 

Ciudad del Vaticano (AFP) -

El papa Francisco se reunirá este fin de semana con víctimas de un sacerdote pederasta chileno, anunció el miércoles el portavoz del Vaticano Greg Burke, tras la polémica por las declaraciones que hizo sobre este tema durante su viaje de enero a Chile.

'El próximo fin de semana, el Santo Padre acogerá en Casa Santa Marta a tres víctimas de abusos cometidos por el Clero en Chile: respectivamente, Juan Carlos Cruz, James Hamilton y José Andrés Murillo', informó Burke en un comunicado.

Durante 'estos días de encuentro personal y fraterno', el papa 'quiere pedirles perdón, compartir su dolor y su vergüenza por lo que han sufrido y, sobre todo, escucharlos en todas aquellas sugerencias que puedan realizarle para evitar la repetición de semejantes hechos reprobables', agregó.

'El Papa recibirá a las víctimas individualmente, dejando hablar a cada uno de ellos todo el tiempo que sea necesario', precisó.

Jorge Bergoglio reconoció a principios de abril haber cometido 'graves errores' de apreciación sobre la situación en Chile, tras haber leído las conclusiones de una investigación acerca de los abusos sexuales cometidos por el clero.

Durante un viaje a Chile del 15 al 18 de enero, el papa defendió con fuerza al obispo chileno Juan Barros -sospechoso de haber acallado los crímenes de un viejo sacerdote pedófilo-, afirmó que estaba convencido de su inocencia y pidió a las presuntas víctimas pruebas de culpabilidad.

Posteriormente pidió disculpas por sus torpes palabras en el avión que lo llevaba de regreso a Roma y envió a Chile a un reputado investigador del Vaticano para recopilar los testimonios de las presuntas víctimas.

'El Santo Padre pide oraciones por la Iglesia de Chile en este momento doloroso, esperando que estos encuentros puedan desarrollarse en un clima de serena confianza y sean un paso crucial para remediar y evitar para siempre los abusos de conciencia, de poder y, particularmente, sexuales en el seno de la Iglesia', aseguró Burke el miércoles.

 

AFP | El papa Francisco reconoció que tiene miedo de que "un incidente" desencadene una guerra nuclear: "Estamos al límite", confesó este lunes a los periodistas que lo acompañan a bordo del avión que lo conduce a Chile, primera etapa de su viaje que incluye también Perú.

 

Vilna (AFP) -

El papa Francisco hará su primera visita a los países bálticos --Lituania, Letonia y Estonia-- en 2018, cuando celebran sus 100 años de independencia, anunciaron este miércoles sus presidentes.

'En principio, tomamos la decisión, será anunciada oficialmente en diciembre', dijo a la prensa en Vilna la presidenta lituana, Dalia Grybauskaite.

'Es una ocasión magnífica, ya que los países bálticos celebrarán su centenario', añadió, y precisó que se espera que la vista del papa argentino tenga lugar en otoño.

El anuncio fue confirmado por los voceros de sus homólogos letón, Raimonds Vejonis, y estonio, Kersti Kaljulaid, citados por la agencia báltica BNS.

El Vaticano, no obstante, matizó diciendo que el viajé está 'aún en fase de estudio'.

Lituania, país católico, celebrará en febrero el centenario de su independencia, lograda tras más de un siglo bajo dominación rusa.

Letonia, cuya población es mayoritariamente luterana, y Estonia, muy laica, proclamaron sus independencias unos meses después en 1918.

Los tres países mantuvieron su independencia hasta la Segunda Guerra Mundial, cuando la Unión Soviética las anexionó. Se mantuvieron bajo control soviético hasta 1990-91, y se unieron a la Unión Europea y la OTAN en 2004.

El papa Juan Pablo II, originario de la vecina Polonia, visitó los tres países en 1993.

 

Rangún (AFP) -

El papa Francisco no duda en defender a sus 'hermanos rohinyás', una minoría musulmana que según Naciones Unidas es víctima de 'limpieza étnica' en Birmania, pese al riesgo de molestar a la mayoría budista del país.

- ¿Quiénes son los rohinyás? -

Antes del estallido de la violencia en agosto, cerca de un millón de musulmanes rohinyás vivía en Birmania, algunos desde hace varias generaciones. Sin embargo, desde la ley de 1982, están privados de la nacionalidad birmana y constituyen la mayor población apátrida del mundo.

Son víctimas de múltiples discriminaciones: trabajo forzado, extorsión, restricciones a la libertad de movimiento, reglas de matrimonio injustas y confiscación de tierras.

Tienen también un acceso limitado a la educación y a otros servicios públicos. En un informe, Amnistía Internacional no dudó en hablar de situación de 'apartheid' la semana pasada.

Desde 2011 y la disolución de la junta militar que reinó durante casi medio siglo en el país, las tensiones entre comunidades se incrementaron, con violencia mortal en 2012.

- Las palabras del papa -

Pocos días después del inicio de la violencia en agosto, el papa había querido 'expresar toda su cercanía' refiriéndose a sus 'hermanos rohinyás'.

'Todos nosotros pedimos al Señor que los salve y que inspire a los hombres y mujeres de buena voluntad para que los ayude a que todos sus derechos sean respetados', agregó.

Ante miles de fieles en Roma, en febrero, ya había hablado de 'gente buena y pacífica' que 'sufre desde hace años' y denunció el tratamiento que se les reserva: 'tortura y muerte debido a sus tradiciones y a su fe'.

- ¿Utilizar la palabra 'rohinyá'? -

¿Llegará el papa a pronunciar la palabra 'rohinyá', tabú para los birmanos, durante su visita? Temiendo sobre todo una reacción de los budistas extremistas, el arzobispo de Rangún, Charles Bo, primer cardenal del país, le recomendó evitarla y hablar más bien de 'musulmanes del estado de Rakáin'.

Esta terminología oficial, neutra, es la que querría imponer la dirigente birmana Aung San Suu Kyi para evitar la guerra semántica entre la denominación 'bangladesí' (utilizada por la mayoría budista de Birmania) y 'rohinyá' (empleada por estos musulmanes para referirse a sí mismos).

El término 'bangladesí' se debe a que en Birmania son considerados como inmigrantes ilegales del vecino Bangladés, pese a que muchos de ellos vivan en el país desde hace varias generaciones.

 

Naypyidaw (Birmania) (AFP) -

El papa será recibido este martes por la premio Nobel de la Paz, Aung San Suu Kyi, al frente del gobierno birmano, en el marco de su viaje a este país lastrado por décadas de violencia y la crisis de los rohinyás musulmanes.

Este martes por la mañana, el infatigable defensor del diálogo interreligioso inició su jornada con una reunión 'privada' en Rangún con dirigentes religiosos budistas, hinduistas, cristianos, musulmanes y judíos.

El programa oficial del pontífice argentino comenzará con un vuelo, este martes por la tarde, a Naypyidaw, la capital administrativa, rodeada de arrozales y campos de caña de azúcar, a 320 kilómetros de Rangún, capital económica.

Allí será recibido por el presidente, Htin Kyaw, un allegado de Aung San Suu Kyi, y luego por esta última, quien, pese a ser oficialmente ministra de Relaciones Exteriores es, de facto, jefa del gobierno.

La Iglesia birmana defiende a Aung San Suu Kyi frente a la avalancha de críticas internacionales por la falta de empatía mostrada ante los rohinyás, argumentando que ella debe negociar con el ejército y que sigue siendo una figura clave para democratizar el país.

En mayo, el papa Francisco recibió a la premio Nobel de la Paz de 1991 en el Vaticano.

Con motivo de esa visita, la Santa Sede y Birmania anunciaron la instauración de las relaciones diplomáticas plenas. Un nuncio apostólico -un embajador oficial de El Vaticano-, acaba de instalarse en el país.

Además, el papa argentino pronunciará un discurso ante las autoridades civiles, representantes de la sociedad civil y del cuerpo democrático en el inmenso centro de congresos en el que será recibido.

La Iglesia católica local está preocupada por no ponerse en contra a una población mayoritariamente budista, marcada por un nacionalismo budista antimusulmán, e indignada por las críticas de la comunidad internacional sobre la suerte de la minoría étnica musulmana de los rohinyás.

- 'Rohinyá', palabra tabú -

Todas y cada una de las palabras de Francisco serán examinadas con lupa, justo después del discurso de Aung San Suu Kyi este martes por la tarde.

El hecho de saber si el pontífice osará pronunciar la palabra 'rohinyá', un tabú para los birmanos, durante su visita ha despertado muchas dudas.

Temiendo una reacción de los budistas extremistas, el arzobispo de Rangún, Charles Bo, primer cardenal del país, le recomendó que evitara ese término y que, en lugar de ello, se refiriera a los 'musulmanes del estado de Rakáin'.

Esta terminología oficial, neutra, es la que desearía imponer Aung San Suu Kyi para evitar la guerra semántica entre la apelación 'bangladesíes' (utilizada por la mayoría budista en Birmania) y 'rohinyás' (empleada por esos musulmanes para designarse).

'Aunque no pueda decir la palabra, todos sabemos que está allí por los rohinyás... Debemos apoyar a los pobres, a los que sufren', declaró a la AFP una religiosa católica de Tailandia que viajó a Rangún para asistir a la multitudinaria misa que oficiará el papa el miércoles.

Desde la plaza de San Pedro de Roma, el papa ha manifestado su emoción en varias ocasiones al hablar de la situación de los rohinyás, 'torturados y asesinados a causa de sus tradiciones y de su fe' en Birmania.

Parece poco probable que vaya a expresarse tan libremente en territorio birmano.

El lunes por la tarde, interrumpió su descanso para participar en un 'encuentro de cortesía' privado, de un cuarto de hora, con el jefe del ejército, al que la ONU acusa de haber llevado a cabo una 'limpieza étnica' contra los rohinyás.

El poderoso general Min Aung Hlaing, que en principio debía reunirse con el pontífice el jueves, le aseguró al papa que su país no ejercía 'ninguna discriminación religiosa' y que el ejército actuaba 'por la paz y la estabilidad del país'.

En cambio, se declaró opuesto al regreso masivo de los rohinyás, pese que se hubiera anunciado un acuerdo en este sentido la semana pasada entre los gobiernos de Birmania y Bangladés.

 

AFP  | El papa Francisco recibió este lunes, 22 de octubre de 2018, en el Vaticano al nuevo presidente de Colombia, Iván Duque, al que invitó a "unir a los colombianos" y a superar las divisiones tras los problemas que enfrenta el acuerdo de paz firmado hace dos años con la guerrilla.

 

EFE |  El papa Francisco afirmó hoy que la Iglesia necesita "el impulso y la intuición" de los jóvenes, a quienes instó a soñar y dar ejemplo en el mundo, durante un encuentro con miles de chicos y chicas de toda Italia reunidos en el Circo Máximo de Roma.

"La Iglesia necesita vuestro impulso, vuestras intuiciones y vuestra fe. Y cuando lleguéis adonde nosotros aún no lo hemos hecho, tened paciencia para esperarnos", solicitó el pontífice ante los 50.000 jóvenes que le escuchaban desde la explanada romana.

El papa les instó a "no conformarse con el paso prudente de quien se sitúa en última fila", sino a demostrar "la valentía" para hacer una humanidad "más fraterna".

Los muchachos han peregrinado hasta Roma para escuchar al papa, en un evento organizado por la Conferencia Episcopal Italiana para preparar el XV Sínodo Ordinario de los obispos, que se desarrollará en octubre para abordar temas relativos a la juventud.

Fue un acto de ambiente festivo que comenzó con el pontífice recorriendo en papamóvil el lugar mientras saludaba a los miles de jóvenes concentrados y sentados sobre sus macutos, a la caída del sol tras una jornada de intenso calor en la capital italiana.

El pontífice respondió a las preguntas de cuatro jóvenes, quienes le plantearon sus dudas por su futuro profesional, sus ambiciones o su deseo de seguir sus vocaciones.

Uno de ellos cuestionó el modo en que la Iglesia puede presentarse como creíble tras sus "frecuentes escándalos".

El verdadero escándalo, señaló el pontífice, es una Iglesia que "no da ejemplo, cerrada, que no sale de sí misma", por lo que instó a dar ejemplo, "ir hacia los demás, más allá de las fronteras que dan seguridad".

En este sentido alertó del clericalismo, el modo de vivir clerical que afecta también a los fieles y que, según denunció, "es una perversión" de la propia Iglesia: "La Iglesia, sin ejemplo, es solo humo", zanjó.

Otros dos jóvenes preguntaron sobre sus futuros profesionales y el papa les animó a "soñar en grande", con valentía e involucrando a las personas que les rodean.

Pero les pidió rechazar "las pastillas que hacen soñar", pues esas "arruinan la vida", y les advirtió sobre los sueños "de la comodidad y del bienestar", que en su opinión "adormecen a la juventud y hace que se quede en el sofá".

"Un joven que no sabe soñar, es un joven anestesiado. No podrá comprender la vida, la fuerza de la vida. Los sueños te despiertan. Es el trabajo que tendréis que hacer. Transformar los sueños de hoy en la realidad del futuro. Y hace falta coraje", subrayó.

Una joven le preguntó, emocionada, por qué la sociedad prima la carrera profesional a la formación de una familia y el papa señaló que "no se debe" retrasar el amor por otros intereses.

"Arriesgad en el amor, pero en el verdadero, no en el entusiasmo maquillado de amor. El amor es fiel, si hay infidelidad, es un amor enfermo o pequeño, que no crece", manifestó.

Entre la multitud que escuchaban sus palabras pudieron verse algunas banderas de Panamá, pues muchos de los jóvenes panameños ya se preparan para la Jornada Mundial de la Juventud, que tendrá lugar el próximo enero en ese país.

Uno de los jóvenes que atendió a las palabras del papa fue Daniele Sterpetto, de L'Aquila (centro de Italia) y que, según relató a Efe, llegó a Roma tras cuatro días caminando bajo el sol junto a otros amigos con el deseo de asistir a este "gran evento".

Desde más lejos, de la ciudad piamontesa de Alessandria (norte), llegaron Alberto Esposito y otros veinte amigos, que han caminado desde el pasado lunes y, afirma, "ha valido la pena".

Y desde la sureña Calabria vino Martina Fazzio, quien confesó su emoción por ser esta la primera vez que veía al papa, al que siente "muy cerca" de la juventud.

 

EFE |  El papa Francisco expresó hoy, 3 de junio de 2018,  su dolor por los actos violentos que se están produciendo en Nicaragua como consecuencia de la crisis sociopolítica e hizo un llamamiento para que se retome el diálogo, se respete la libertad y la vida de las personas.

El papa Francisco realizó estas reflexiones momentos después del rezo del Ángelus dominical, desde la ventana del palacio apostólico del Vaticano y ante miles de fieles que se congregaron en la plaza de San Pedro del Vaticano para escucharle.

Francisco dijo que reza "por las víctimas y por sus familias" en Nicaragua y afirmó que "la Iglesia es siempre partidaria del dialogo", que requiere de "un compromiso activo para que se respete la libertad y ante todo la vida".

"Rezo para que cese la violencia y se aseguren las condiciones para retomar el dialogo lo antes posible", dijo Jorge Bergoglio.

Nicaragua vive desde hace ya casi 50 días una crisis sociopolítica, la más sangrienta desde los años 80, que ha dejado al menos 108 muertos y cerca de un millar de heridos, según cifras del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh).

Las protestas contra el Gobierno de Daniel Ortega comenzaron en abril por unas fallidas reformas a la seguridad social y se acentuaron como consecuencia de los asesinatos durante las manifestaciones.

 

Ciudad del Vaticano (AFP) -

El papa Francisco llamó este miércoles al conjunto de los católicos chinos a una 'reconciliación', tras un histórico acuerdo con Pekín sobre el nombramiento de obispos.

'Invito en consecuencia a todos los católicos chinos a ser los artífices de la reconciliación' escribe el papa en un 'mensaje a los católicos chinos'.

Francisco reconoce que algunos de ellos podrían tener 'la sensación de haber sido como abandonados por la Santa Sede'.

El Vaticano firmó el sábado un histórico acuerdo con China, sobre el espinoso tema del nombramiento de obispos en este país.

Sin embargo este acuerdo preliminar anunciado el sábado, tras 67 años de separación entre Roma y Pekín, sume en la incertidumbre a los millones de católicos chinos fieles a la 'iglesia subterránea', que sólo reconoce la autoridad del papa, más que a la Iglesia 'oficial' sometida al régimen.

Los 12 millones de católicos chinos, en este país de 1.400 millones de personas, están divididos desde hace décadas entre estas dos iglesias.

Los próximos nombramientos constituyen además un paso clave para la unificación de las dos iglesias católicas que conviven en ese país comunista.

China, por su parte, se comprometió a dejar de nombrar obispos sin el mandato papal, como ocurría en el pasado, pero será consultada sobre los candidatos.

Al volver este martes de Estonia, Francisco había declarado en el avión: 'Cuando se hace un acuerdo de paz o una negociación, las dos partes pierden algo. Es la regla'.

'Roguemos por los sufrimientos de algunos que no comprenden o que tienen tras ellos tantos años de clandestinidad', agregó.

 

Temuco (Chile) (AFP) -

El papa Francisco llegó este martes a Temuco (sur), segunda etapa de su visita a Chile y zona conflictiva, donde se han producido en la madrugada varios ataques con artefactos incendiarios contra helicópteros de empresas forestales, iglesias, una escuela y contra la policía.

Los ataques se produjeron durante la madrugada en zonas rurales de la Araucanía y por desconocidos 'que quieren causar algún desorden o alguna alteración del orden público' durante la visita que el papa realiza a la ciudad de Temuco (800 km al sur de Santiago) informó Bruno Villalobos, director de la Policía de Chile.

Al arribar el papa saludó a una treintena de niños que le esperaban al pie de la escalerilla, se dirigió al aeródromo de Maquehue donde le aguardaban desde la madrugada miles de fieles para participar en la 'Misa por la integración de los pueblos'.

El papa escogió visitar Temuco para tomar contacto directo con indígenas mapuches, la etnia más importante de Chile, que denuncia discriminación y abusos y reclama la restitución de territorios ancestrales hoy en manos privadas.

Por eso se espera que el pontífice pueda dar un potente mensaje sobre la integración y el respeto de los derechos y cultura de los pueblos originarios, como ya hizo la víspera en un discurso ante las autoridades del país, en el Palacio de la Moneda, sede de la presidencia chilena.

Después de la liturgia, el pontífice se reunirá con un grupo de indígenas, cuyas identidades aún no fueron reveladas por la organización del encuentro, para posteriormente regresar a Santiago, donde se reunirá en la tarde con jóvenes en el Santuario de Maipú.

El jueves prosigue su visita a Iquique (norte), epicentro de la inmigración, antes de proceder viaje a Perú.

 

Santiago (AFP) - El papa Francisco manifestó este martes su 'dolor' y 'vergüenza' por el 'daño irreparable' causado a los niños por parte de ministros de la Iglesia en su primer discurso en su visita a Chile.

'No puedo dejar de manifestar el dolor y la vergüenza que siento ante el daño irreparable causado a niños por parte de ministros de la Iglesia', dijo el papa en medio de fuertes aplausos en el palacio de La Moneda, donde fue recibido por la presidenta saliente, Michelle Bachelet.

En Chile, casi 80 religiosos abusaron de menores, según una lista distribuida la semana pasada por la ONG estadounidense Bishop Accountability -que desde 2003 se dedica a publicar los archivos de abusadores dentro de la Iglesia católica.

Uno de los casos más emblemáticos que marcaron a la sociedad chilena es el del sacerdote Fernando Karadima, denunciado en 2010 por varias víctimas. Para la justicia chilena el caso prescribió y el Vaticano lo declaró culpable de abuso sexual y lo condenó a retirarse 'a una vida de oración y penitencia'.

'Es justo pedir perdón y apoyar con todas las fuerzas a las víctimas, al mismo tiempo que hemos de empeñarnos para que no se vuelva a repetir', dijo el papa, bajo una fuerte presión de las organizaciones civiles para que la Iglesia actúe y destierre esta lacra que tantas víctimas ha causado.

Pero para las víctimas, pedir perdón 'no es suficiente'. 'Necesitamos actos concretos que el papa no toma en la Iglesia chilena contra los abusadores', dijo a la AFP Juan Carlos Claret, vocero de la asociación de laicos de Osorno, que lucha por que se expulse al obispo Juan Barros, señalado como encubridor del caso Karadima.

En vísperas de su llegada a Chile, la presión había crecido en Chile contra el papa que al asumir el papado en marzo de 2013, prometió tolerancia cero con los abusos. Además de publicar la lista con los nombres y apellidos de los religiosos implicados, el lunes, activistas de todo el mundo lanzaron en Santiago una organización global contra el abuso sexual infantil ('Ending Clerical Abuse').

- Desafección con la iglesia Católica -

El papa ha llegado al país más crítico de América Latina con la Iglesia católica, que se encuentra en pleno cambio social: acaba de aprobar el aborto terapéutico y tramita en el Parlamento el matrimonio homosexual tras la adopción de la unión civil de parejas del mismo sexo. El lunes, una comisión legislativa aprobó el proyecto de ley de identidad de género, que reconoce a las personas transgénero.

'Debemos superar las desigualdades que aún nos atraviesan, asegurar el bienestar de todos/as, debemos fortalecer nuestra cultura de la solidaridad, exigirle más a nuestra ética cívica, política y económica, debemos acoger mejor nuestras diversidades', recordó la presidenta Bachelet, que el 11 de marzo entregará el poder al conservador Sebastián Piñera, presente también en el acto en La Moneda.

Tres nuevos ataques contra iglesias, en una comuna de Santiago y en La Araucanía (sur), se registraron este martes durante la visita del papa, que se suman a otros cinco que se produjeron el fin de semana pasado.

- Migrantes e indígenas -

En su esperado discurso, Francisco también hizo mención a otros temas que le preocupan, como son los indígenas, los migrantes, el medio ambiente o los jóvenes.

Sobre los pueblos originarios, con los que se reunirá el miércoles en Temuco (sur), Francisco pidió que se les 'escuche' y se respeten sus derechos y su cultura y aseguró que de ellos 'podemos aprender que no hay verdadero desarrollo en un pueblo que dé la espalda a la tierra y a todo y a todos los que la rodean'.

También pidió 'escuchar' a los migrantes, que 'llaman a las puertas de este país en busca de mejora, y a su vez, con la fuerza y la esperanza de querer construir un futuro mejor para todos', a los jóvenes, a los ancianos o a los niños.

Tras este acto, el papa se dirigió al parque O'Higgings donde más de 350.000 personas aguardaban desde la madrugada para participar en una de las misas más multitudinarias que se esperan en las tres ciudades que visitará en Chile, antes de emprender desde Iquique (norte) su gira a Perú el jueves por la tarde.

El programa del pontífice en Santiago está cargado de actividades, entre ellas destaca una visita a una cárcel de mujeres, un encuentro con religiosos en la Catedral de Santiago, una visita privada al santuario de San Alberto Hurtado y un encuentro con jóvenes.

 

EFE |  El papa Francisco nombró hoy, 27 de septiembre de 2018, nuncio, embajador de la Santa Sede, en Colombia al argentino Luis Mariano Montemayor, que hasta ocupaba la nunciatura de la República Democrática del Congo, informó hoy, 27 de septiembre de 2018,  la oficina de prensa del Vaticano.

 

EFE | El papa Francisco nombró hoy, 24 d ejulio de 2018, obispo de Salto, en Uruguay, a Fernando Miguel Gil Eisner tras aceptar la renuncia de Pablo Jaime Galimberti, al haber superado los 75 años, edad de jubilación de los prelados, informó hoy la oficina de prensa del Vaticano.

 

AFP  | El papa Francisco pidió el sábado a decenas de nuevos obipos provenientes de "tierras de misión" que huyan del clericalismo (la influencia del clero en la vida pública), que a su juicio es causa de todos los males de la Iglesia.