Competencia de sobrenombres ocurrentes entre aspirantes políticos

Chimbololo Pipa Fría, Ojitos de Muñeca, La voz que habla, Muñeca y Pichico son algunos de los ocurrentes sobrenombres de los precandidatos a los cargos de alcalde, diputado y representante que aparecen en los listados oficiales del Tribunal Electoral para las primarias de los partidos Cambio Democrático (CD) y el Partido Revolucionario Democrático (PRD).

Se trata de futuros funcionarios, que representarán los intereses y las preocupaciones de la población, quienes han usado estos apodos, como los conocen en las comunidades, para enganchar a los votantes.

Los animales en sus diferentes especies también se apoderaron de los seudónimos que forman parte de la lista de postulados, entre ellos los más utilizados son El Perro, Ratón, Rey Gallinazo, Rana, El Potrillo, El Pollo y Vaca. A diferencia de los artistas y deportistas que han hecho de la utilización de apodos una costumbre, en la política esta conducta es evaluada como una estrategia de atracción y hasta se convierte en un aspecto llamativo en la propaganda, aunque para algunos esto puede ser considerado como una falta de respeto y seriedad.

Para el politólogo Richard Morales, el uso de apodos es parte de una estrategia política que se ha utilizado con el pasar de los años, con la única finalidad de llamar la atención de los electores ante una política que carece de un debate de ideas y propuestas.

“Le quita seriedad, pero en alguna forma es lo normal en una política que no se centra en un tema de fondo y de importancia para la población”, expresó Morales.

rich

apodos
Reinelda C. Álvarez
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Twitter: @ReineldaAlvarez
Instagram: Karolinalvarez