Denuncias de Procuradora enturbian caso de escuchas contra Martinelli

EFE | La procuradora general de Panamá, Kenia Porcell, acudió hoy a una fiscalía para declarar sobre una trama de chantajes que ella misma reveló el lunes y que está orientada a anular el proceso en la Corte Suprema contra el expresidente Ricardo Martinelli (2009-2014) por espionaje político.

"He narrado casi todo lo que (el magistrado Hernán De León) me dijo, fundamentalmente cuando me reafirmó en varias ocasiones que lo habían grabado y cuando me indicó también que el caso se iba a caer, el caso lo iban a tumbar, el caso se iba a anular. Todos estos hechos los he venido a narrar a la Fiscalía", dijo Porcell a los medios.

Porcell aseguró la noche del lunes en un vídeo difundido en las redes sociales del Ministerio Público que el presidente de la Corte Suprema, Hernán De León, le dijo en una reunión privada el pasado 30 de julio que la causa contra Martinelli por haber interceptado las comunicaciones a un centenar de personas cuando fue presidente "se va a caer", lo iban "anular" y a "tumbar".

En esa reunión, según Porcell, el magistrado De León también le indicó que había sido víctima de una grabación e insinuó que se estaba usando esa interceptación ilegal para chantajearlo e influir en el proceso contra Martinelli.

La procuradora afirmó a su salida de la Fiscalía Metropolitana que el magistrado del Supremo, que el lunes negó en un comunicado recibir presiones, tiene la "responsabilidad" de denunciar lo ocurrido y le pidió "que repita y diga públicamente" lo que le dijo a ella en su despacho.

Las declaraciones de la fiscal han causado todo un revuelo político en Panamá y han enturbiado el ya de por sí enrevesado proceso judicial por escuchas ilegales que enfrenta en el Supremo el exmandatario Martinelli, quien hoy rechazó estar detrás de las supuestas presiones al magistrado De León.

"Es absolutamente falso. No tengo nada que ver en lo ocurrido entre la procuradora y el presidente encargado de la Corte Suprema de Justicia", dijo el exgobernante en una misiva leída por sus abogados en una rueda de prensa.

La defensa de Martinelli, en detención preventiva desde el pasado junio cuando fue extraditado a Panamá procedente de Estados Unidos, acusó a la fiscal de tratar de presionar al Supremo para que no derive el caso a la justicia ordinaria, tal y como sus abogados han solicitado en reiteradas ocasiones.

La causa contra Martinelli, un multimillonario empresario de 66 años con al menos otra decena de causas pendientes por corrupción, se tramita en el Supremo porque cuando el magistrado fiscal, Harry Díaz, presentó la acusación en su contra, en octubre de 2015, el exmandatario aún era diputado del Parlamento Centroamericano (Parlacen).

Las víctimas de las supuestas interceptaciones consideran, sin embargo, que Martinelli está detrás del chantaje al magistrado De León porque es la única persona a la que le conviene que el caso se anule.

También se refirió al escándalo el presidente panameño, Juan Carlos Varela, quien tildó de "preocupantes" y "graves" las afirmaciones de la fiscal y pidió a la sociedad "estar vigilante de las actuaciones del sistema judicial".

Distintas organizaciones sociales se manifestaron a primera hora de este martes a las puertas del máximo tribunal para exigir mayores explicaciones sobre lo denunciado por la fiscal, la renuncia del magistrado y la creación de una comisión de alto nivel contra la impunidad.

El Colegio Nacional de Abogados de Panamá, uno de los gremios más importantes del país, afirmó en un duro comunicado que la actuación tanto de la fiscal general como del magistrado del Supremo, que ejerce la presidencia interina del tribunal, "agravan la crisis institucional que vive la administración de justicia, máxime cuando ellos son los encargados de dirigir, corregir y adecentar el sistema judicial panameño".

 

  • Visto: 188