Escrito en Publicado en Nacionales

‘Juegos de antaño deben perdurar’

Roberto E. Robinson //. La lleva, el trompo, canicas, gallinita ciega, 1-2-3 pan con queso, saltar la soga, el congelado, carretella, pechito bum, el escondite, rayuela o el avión, son solo algunos de los juegos practicados en la infancia y que de adultos recordamos con nostalgia. Estas son actividades inocentes que forman parte de la cultura y que hoy, en nuestro mundo, asediado por la tecnología, ya casi están olvidados. Estos son los llamados juegos de antaño que junto con los trabalenguas, adivinanzas y juguetes tradicionales ocupaban tiempo, mente y cuerpo de casi todas las personas en la infancia.

Para el psicólogo Alfredo Arango, estas actividades lúdicas son parte del crecimiento, de la educación y ayudan a desarrollar la competencia sana, el trabajo en equipo y el ingenio. Además de exaltar destrezas físicas, mentales y habilidades motrices. "Creo que hay que buscar la manera, de que padres y maestros, logren rescatar estos juegos, para tener una niñez saludable".