FAO pide a Panamá promover políticas públicas para reducir obesidad en niñez

EFE | Promover que los gobiernos implementen políticas intersectoriales integradas, que contemplen los hábitos de alimentación saludable, protección social y producción de alimentos saludables, es clave para reducir las tasas de obesidad y sobrepeso en la población infantil panameña, dijo hoy un representante de FAO.

 


El coordinador subregional de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) para Mesoamérica y representante en Panamá, Tito Díaz, indicó con preocupación que Panamá ha tenido un aumento considerable en las cifras de obesidad en niños.

 

"En niños de edad escolar el sobrepeso es del 30 por ciento, y en menores de 5 años alcanza un 7 por ciento", precisó luego que se revelará en Chile el informe del "Panorama de la seguridad alimentaria y nutricional en América Latina y el Caribe 2018", elaborado junto a la Organización Panamericana de la Salud (OPS), Unicef y el Programa Mundial de Alimentos (WFP).

 

Díaz agregó que en Panamá, las brechas en seguridad alimentaria y pobreza tienen mayor prevalencia en las comarcas habitadas por las poblaciones indígenas y los entornos rurales.

Es por eso que destacó el Plan Nacional de Agricultura Familiar ejecutado en Panamá, que impulsa un modelo de desarrollo sostenible para la seguridad alimentaria del país.

Entre tanto, la directora regional para UNICEF América Latina y el Caribe, María Cristina Perceval explicó que los niños indígenas de Panamá presentan una prevalencia de 62 por ciento de retraso en el crecimiento, lo que tiene que ver con alimentación saludable y nutrición.

 

"Pese a la reducción de la pobreza e indigencia en las últimas décadas en nuestra región, si bien se han estancado, el ritmo de la pobreza y las desigualdades siguen atravesando la vida de las personas, comunidades", dijo.

 

Informó que el sobrepeso infantil en menores de niños de 5 años se ha incrementado hasta alcanzar casi 4 millones de niños en Latinoamérica y Caribe, esto significa un 7.3 por ciento de la población.

 

"Menos ingresos es peor dieta, comer saludable es más caro, excepto que se implementen políticas de agricultura familiar, en donde en las escuelas se tenga acceso a la alimentación sana", manifestó la representante de Unicef.

 

El informe Panorama de la Seguridad Alimentaria y Nutricional 2018, señala que el hambre en América Latina y el Caribe aumentó en 2017 por tercer año consecutivo y se convirtió en un problema que afecta a 39,3 millones de personas, el 6,1 por ciento de la población de la región.

 

De acuerdo con la FAO, los datos de subalimentación en Mesoamérica apuntan que el sobrepeso en menores de 5 años es de un 6,4 por ciento, por debajo de la media global.

 

Entre tanto, los niveles de obesidad más altos están en México (28,9 por ciento), República Dominicana (27,6 por ciento) y Costa Rica (25,7 por ciento).
La FAO detalla que Guatemala, Honduras y Nicaragua presentan una prevalencia de subalimentación mayor de 15 por ciento de su población, mientras que en El Salvado sobre el 10 por ciento.

 

En Mesoamérica, el número de personas subalimentadas se ha mantenido en 11 millones en los últimos dos años.

 

  • Visto: 185