Minsa: Pocos laboratorios e intermediarios causan encarecimiento de medicinas

Durante una comparecencia ante el pleno de la Asamblea Nacional, el Ministro de Salud (Minsa), Miguel Mayo reveló la existencia de diferentes causas que encarecen los precios de los medicamentos en las farmacias privadas, en comparación con los distribuidos en los centros de salud públicos.

Mayo manifestó que “los medicamentos que provee el Minsa son subvencionados por el gobierno, pero aún así los precios en las farmacias privadas son excesivamente caros”.

Según el ministro han hecho un análisis a profundidad y aunque las causas son múltiples “la falta de competencia de laboratorios de producción de medicamentos y el costo de transferencia producen altos costos”.

“Panamá tiene alrededor de 4 empresas que producen muy pocos medicamentos, por lo cual la mayoría de las medicinas que se comercializan son importadas”, afirmó.

Mientras que en el precio de transferencia, “la industria farmacéutica le impone a su distribuidor en cada país. Luego de adquirido se les agrega un margen y el distribuidor lo vende a las farmacias y al final la farmacia le agrega otro margen y se lo vende a los usuarios”. Según Mayo, “el precio de transferencia también depende del Producto Interno Bruto (PIB), y a nivel internacional a Panamá lo califican como un país de muy alto ingreso, por lo cual les cobran más las industrias”.

Sin embargo, para Alexander Pineda, presidente de la Asociación Nacional de Pacientes y Familiares con Insuficiencia Renal Crónica (Anpafirc), “la escasez de laboratorios en Panamá no es la causa del incremento del precio.

La población del país solo son 4 millones de habitantes y el mercado no es atractivo para cualquier laboratorio que normalmente produce para hasta 60 millones de habitantes”.

Para Roger Barés, presidente del Comité de Protección al Paciente y Familiares (Propafa), “Mayo tiene la capacidad como regente de la salud para reunir a los productores de medicamentos y ponerlos de acuerdo para poder mejorar una Ley de medicamentos, pero no lo hace. Además la dirección de farmacias y drogas no debería pertenecer a ninguna entidad estatal, debe ser un instituto aparte”.

Según datos de la Autoridad de Protección al Consumidor y Defensa de la Competencia (Acodeco), la tableta de Irbesartan de 300 mg, que se utiliza para tratar la hipertensión, cuesta $1.91 en una farmacia de Betania; en Pedregal se vende a $3.10 y la variante genérica en Bella Vista cuesta $ 0.75.

GINA ARIAS RIVERA
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Instagram: riverarias92
Twitter: @riverarias92