Paraguay, Honduras y Panamá impulsan salvaguardas ambientales para la protección de sus bosques

 Personal técnico de los ministerios de ambiente de Paraguay, Honduras y Panamá se dieron cita en la capital panameña durante tres días con el objetivo de diseñar una hoja de ruta de salvaguardas sociales y ambientales para sus respectivos países.

 

Las salvaguardas son un conjunto de buenas prácticas que buscan minimizar o mitigar riesgos sociales o ambientales que podrían derivarse de la implementación de actividades de reducción de emisiones causadas por la deforestación y la degradación de los bosques.

“Es importante no enfocarse solo en minimizar o evitar daños, sino en traer beneficios y asegurar la participación de los actores involucrados”, explicó la moderadora del taller, Andrea Camacho, quien es especialista en salvaguardas para el proyecto REDD+.

Las salvaguardas cubren un amplio abanico de temas, incluidos la buena gobernanza forestal, que incluye los procesos de toma de decisiones, y las reglas claras para las instituciones y los actores, es decir, el marco institucional y legal. Otros aspectos esenciales son el respeto de los derechos de comunidades locales y pueblos indígenas y la protección de la biodiversidad.

Los tres países latinoamericanos actualmente se encuentran en una fase similar de implementación de REDD+, una iniciativa cuyo objetivo principal es contribuir a la mitigación del cambio climático a través de la conservación y mejora de reservas forestales de carbono. Camacho recordó que las salvaguardas son requerimientos que los países interesados en implementar REDD+ y acceder a financiamiento deben cumplir.

El desempeño internacional de REDD+ se basa en el cumplimiento de las salvaguardas acordadas en la reunión de la Convención Marco de las Naciones Unidas para el Cambio Climático (CMNUCC), también conocida como la “COP 16” que tuvo lugar en Cancún en 2010. “Las salvaguardas son una condición habilitante para el pago por resultados. Solo hay recursos disponibles si es posible garantizar que se maximicen los beneficios sociales y ambientales”, indicó la especialista.

En consulta sobre esta materia, Jessica Young, oficial de Ambiente y Desarrollo Sostenible del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) en Panamá, señaló que es fundamental identificar y proponer medidas de mitigación sobre potenciales riesgos ambientales y sociales significativos.

“Es importante que específicamente podamos evidenciar cómo los países apuntan a las siete salvaguardas que las partes de la CMNUCC acordaron, y cuyo enfoque está basado en derechos”, explicó Young.

Adicionalmente, el PNUD cuenta con su propio Procedimiento de Estándares Sociales y Ambientales (SESP, por sus siglas en inglés), que es obligado para todos los proyectos que implementa con las contrapartes nacionales, cuando estos superan los 300.000 dólares, como es el caso de REDD+. La oficial del PNUD explica que la función principal de los SESP es “verificar que cumplimos con las salvaguardas, en general, es decir, con velar y garantizar los derechos humanos de todas las personas”.

El intercambio entre funcionarios y especialistas de los ministerios de Paraguay, Honduras y Panamá permitió que los tres países adopten un enfoque unificado para planificar actividades específicas y cumplir con los requisitos de salvaguardas.

Carlos Gómez, subcoordinador del proyecto REDD+ del Ministerio de Ambiente (MiAMBIENTE) de Panamá, expuso las prioridades del proyecto REDD+ en el país, cuya estrategia está vinculada a la iniciativa Alianza por el Millón de Hectáreas. “Trabajamos para aumentar la superficie boscosa a través de reforestación y recuperación de bosques con el objetivo de llegar al millón de hectáreas en veinte años”, explicó Gómez.

Los talleres fueron organizados por el PNUD a través de la Oficina País de los tres países participantes, y contó con el apoyo financiero y logístico de MiAMBIENTE.

El PNUD a nivel global ejecuta acciones de apoyo a los países que implementan REDD+, mediante la ejecución de programas y proyectos que cuentan con distintas fuentes de financiamiento. Entre esas fuentes está el Fondo Cooperativo para el Carbono de los Bosques (FCPF por sus siglas en inglés) del Banco Mundial, y otras fuentes de financiamiento relevantes como el Fondo Verde para el Clima (FVC).

Más en : http://www.pa.undp.org/content/panama/es/home/presscenter/articles/2018/paraguay--honduras-y-panama-impulsan-salvaguardas-ambientales-pa.html

 

  • Visto: 254