2f4d94f1-02dd-4f9c-89e8-0b36feeda70e.jpg

UP solicita a la Asamblea se revisen las normativas del mercado energético

Tras las protestas de la vía Transístmica, contra el alza de la tarifa eléctrica, un comunicado de la Universidad de Panamá, señaló que la primera casa de estudios “no puede permanecer indiferente ante el inconsulto e injustificado aumento de la energía eléctrica en todo el país”

En la comunicación, la UP se remonta a la historia de las compañías eléctricas. Hasta 1968, la energía eléctrica del país estaba bajo el control de la Compañía Panameña de Fuerza y Luz. Desde 1972 el Estado administró este servicio a través del Instituto de Recursos Hidráulicos y Electrificación. A partir de 1997 se impusieron las políticas de privatización de empresa públicas, y la producción energética no fue la excepción. Cada vez que pagamos el recibo por el servicio eléctrico, el dinero va distribuido así: 65 % para las empresas generadoras, 5 % para la empresa de transmisión (ETESA) y 30 % para la empresa distribuidora de energía de su región.

“Tenemos aproximadamente una capacidad instalada de energía eléctrica de 3 300 Mega Watt y cada año el desarrollo de Panamá requiere 70 Mega Watt adicionales. El 15 % de las familias panameñas no cuentan con energía eléctrica y las leyes monopólicas obstruyen el desarrollo de otras alternativas. Es urgente la utilización de fuentes alternas de energías limpias como la solar, la eólica y la generada por las olas del mar (mareomotriz), a través de una política de incentivos por parte del Estado. Hace falta normativas para que los acondicionadores de aire de las instituciones públicas se sitúen como mínimo a una temperatura de 24 °C, que promuevan el uso de focos LED y que se cumpla la prohibición de bombillos incandescentes”, explica el comunicado de la UP.

EL comunicado señala que el incremento de la tarifa de la energía eléctrica repercute en el aumento del costo de la vida para toda la sociedad. En la actualidad la Universidad de Panamá paga por el servicio eléctrico, 7,9 millones de balboas al año y el aumento significaría 1,3 millones de dólares anuales adicionales, más los costos indirectos, afectando el funcionamiento institucional.

La Universidad de Panamá hace un llamado a la Asamblea Nacional que haga una revisión integral de las leyes y normativas relacionadas con el mercado energético en Panamá, con el fin de que los precios de cobro al consumidor sean justos y que las ganancias de las empresas sean razonables. Como parte del compromiso social de estas empresas, se debe establecer una tasa especial al precio del kilowatt.hora, para todas las instituciones educativas del país.

Así mismo exhorta al gobierno nacional a priorizar en políticas públicas y a combatir la corrupción que crea inestabilidad e injusticias, como lo señala nuestra Comunidad Nacional y organismos internacionales como la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), Banco de Desarrollo de América Latina (CAF), la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y otros.

La UP propone a los gobernantes, que la medida tarifada de aumento de la energía eléctrica se revoque de forma inmediata.

Imagen: Juan Zamorano

 

  • Visto: 100