Dos muertos en fuertes explosiones en una base militar cerca de Damasco

Beirut (AFP) -

Al menos dos personas murieron el sábado por la noche en un aeropuerto militar del régimen sirio cerca de Damasco, informó el Observatorio Sirio de los Derechos Humanos (OSDH), que atribuyó este hecho a un 'probable disparo de misil israelí'.

Los medios estatales sirios también informaron sobre estas explosiones en el aeropuerto militar de Mazzé, en la periferia oeste de Damasco. Pero no hablaron de víctimas y una página oficial rechazó la hipótesis de que se tratara de un misil israelí.

Según la OSDH, que dispone de una amplia red de fuentes en el país en guerra, un 'probable disparo de misil israelí alcanzó un depósito de municiones, provocando violentas explosiones sucesivas', aseguró su director Rami Abdel Rahman.

'Murieron dos combatientes favorables al régimen y otros 11 soldados resultaron heridos, algunos de ellos se encuentran en un estado crítico', declaró Abdel Rahman, que no pudo precisar si las víctimas formaban parte del ejército sirio o de las fuerzas aliadas al régimen.

Contactado por la AFP, un portavoz del ejército israelí afirmó que 'no comentan las informaciones de la prensa extranjera'.

El lugar de la explosión es la sede de los servicios de inteligencia de la fuerza aérea. A comienzo de 2017, el régimen sirio había acusado a su vecino israelí de bombardear esa misma base militar.

- 'Un cortocircuito eléctrico' -

Una fuente militar siria, citada por la agencia oficial Sana, 'negó que el aeropuerto de Mazzé fuera objeto de una agresión israelí'.

'Las explosiones que se oyeron fueron provocadas por la explosión de un depósito de municiones a proximidad del aeropuerto, debido a un cortocircuito', indicó la fuente citada por Sana.

Israel intensificó en los últimos meses sus bombardeos contra posiciones militares del régimen sirio y de las fuerzas iraníes presentes en Siria, reafirmando su voluntad de evitar que el país vecino se convierta en un cabeza de puente para Teherán.

Irán y el Hezbolá libanés, dos enemigos acérrimos de Israel que sigue técnicamente en guerra contra Siria, son los principales aliados de las fuerzas del presidente Bashar al Asad junto con Rusia.

Israel reiteró el miércoles sus amenazas de ataques contra objetivos militares iraníes en Siria así como contra posiciones del ejército sirio.

A mediados de julio, Damasco acusó a Israel de haber bombardeado unas instalaciones militares de la provincia de Alepo (norte). Al menos nueve combatientes prorrégimen, incluidos tres extranjeros, murieron durante ese ataque, según el OSDH.

La guerra de Siria, que comenzó en 2011 después de que el régimen de Asad reprimiera manifestaciones pacíficas a favor de reformas democráticas, se ha ido convirtiendo con el paso del tiempo en un conflicto complejo en el que intervienen países extranjeros y grupos yihadistas. Más de 350.000 personas murieron y millones tuvieron que abandonar sus hogares desde su inicio.