Tres expresidentes salvadoreños recibieron cheques por más de 101 millones

EFE | Los tres expresidentes que gobernaron El Salvador entre 1989 y mediados de 2004 supuestamente recibieron cheques por más de 101 millones de dólares mediante un mecanismo similar con el que el expresidente Elías Antonio Saca (2004-2009) desvío fondos públicos, según la declaración dada hoy por un testigo.

Durante la jornada de este viernes la defensa de tres exempleados de la Presidencia, procesados junto a Saca. interrogaron a un funcionario de la Unidad Financiera Institucional (UIF) del Gobierno, quien dio a conocer la existencia de un documento con la información de los cheques.

El testigo señaló que fue el encargado de recabar la información de los cheques emitidos a nombre de los expresidentes y cuyos fondos provenían de los "gastos reservados" de la Presidencia, supuestamente utilizados para el pago de la inteligencia estatal.

El documento, al que Acan-Efe tuvo acceso, da cuenta de que durante la gestión de Alfredo Cristiani (1989-1994) se emitieron cheques a su nombre por más de 4,2 millones de dólares, mientras que otras personas recibieron más de 1,28 millones.

A nombre del difunto expresidente Armando Calderón Sol (1994-1999) se encontró registro, según el documento, de cheques por más de 52,7 millones de dólares.

El documento de la Presidencia apunta que para Francisco Flores (1999-2004), procesado hasta antes de su muerte en 2016 por delitos de corrupción, se emitieron 44,8 millones de dólares de "gastos reservados" en cheques.

Estos fondos supuestamente entregados a los expresidentes, todos de la derechista Alianza Republicana Nacionalista (Arena), totalizan 101,7 millones de dólares.

Saca confesó el pasado 9 de agosto que emitió un reglamento en 2004 que le daba la facultad de declarar como secreto de Estado la documentación relacionada con los "gastos reservados".

Señaló que inicialmente movió los fondos con cheques a su nombre y que después eran endosados a favor de su exsecretario privado Elmer Charlaix, pero que posteriormente cambiaron la modalidad y los cheques eran emitidos a nombre de dos empleados, también procesados.

Al ser cuestionado sobre la legalidad del manejo de los "gastos reservados" hecho por Cristiani, Sol y Flores, el fiscal David Ramírez señaló que "la investigación y el proceso penal (del caso Saca) no conlleva al conocimiento de esas gestiones".

"No fue objeto de esta investigación determinar el alcance de las actuaciones de los funcionarios públicos", pero "debemos de establecer si todavía es procedente iniciar una investigación y consecuentemente una acción penal en periodos tan distantes", apuntó el fiscal Saca, Charlaix y el ex gerente financiero de la Presidencia Francisco Rodríguez Arteaga aceptaron confesar sus delitos a cambio de penas de entre 10 y 6 años de prisión en un "juicio abreviado".

El exjefe de la Tesorería del Gobierno Jorge Alberto Herrera aceptó recibir 3 años de cárcel, mientras que Julio Rank y César Funes, exsecretarios de Comunicaciones y Juventud, acordaron la pena de 5 años.

Solo el exempleado de la Presidencia Pablo Gómez, señalado de ser la persona encargada de cambiar los cheques, no aceptó pactar con la Fiscalía, por lo que podría recibir una pena de hasta 30 años de cárcel.

Durante el desarrollo del juicio, la defensa de Gómez ha señalado que él solo era "un subordinado que obedeció las órdenes, que en un primer momento fueron dadas por el expresidente y luego por el secretario privado".

Saca es el primer expresidente de la democracia salvadoreña en afrontar un juicio y confesar delitos de corrupción, dado que su predecesor en el Ejecutivo, Francisco Flores (1999-2004), falleció antes de que se instalara.

 

  • Visto: 747