Países europeos alcanzan acuerdo para repartirse los 141 migrantes del 'Aquarius'

París (AFP) -

Malta dio luz verde este martes para que el buque 'Aquarius', que erraba desde el viernes en el mar Mediterráneo, atraque en sus costas con sus 141 migrantes, tras alcanzar un acuerdo para distribuirlos entre varios países europeos.

'Malta dará al 'Aquarius' su permiso para entrar en sus puertos, incluso aqunque no tiene la obligación legal de hacerlo. Todas las 141 personas a bordo serán repartidas entre Francia, Alemania, Luxemburgo, Portugal y España', anunció el primer ministro de Malta, Joseph Muscat, en Twitter.

El 'Aquarius', que reanudó las operaciones de auxilio en las costas libias la semana pasada, buscaba desde el viernes un puerto seguro para atracar con 141 migrantes que rescató en el Mediterráneo.

España, que hace dos meses acogió en el puerto de Valencia a 630 migrantes socorridos por este mismo barco, se ofreció a acoger a 60 de los 141 migrantes, según anunció en Twitter el presidente del gobierno español, Pedro Sánchez, que calificó al acuerdo alcanzado de 'pionero'.

En un primer tiempo, las autoridades españolas no contemplaban recibir nuevamente al buque, estimando que España 'no es el puerto más cercano y por lo tanto no es el más seguro para desembarcar', según indicaron fuentes gubernamentales españolas a la AFP.

Portugal por su parte se manifestó dispuesto a acoger a 30 de los 244 migrantes que se hallan a bordo del 'Aquarius' y otras embarcaciones que están actualmente en Malta.

Esta decisión, que fue comunicada a la Comisión Europea, fue tomada en contacto estrecho con los gobiernos francés y español, señaló el gobierno portugués.

Por el momento, ni Francia, ni Alemania, ni Luxemburgo han anunciado a cuántos migrantes recibirán en sus países.

El presidente francés, Emmanuel Macron, se limitó a aplaudir esta 'cooperación europea concreta' en un mensaje en Twitter y aseguró que Francia brindará su 'total solidaridad'.

- Migrantes 'agotados' -

El 'Aquarius', fletado por las oenegés SOS Méditerranée y Médicos Sin Fronteras (MSF), socorrió el viernes a 141 personas en dos operativos separados.

En el primero rescató a 25 migrantes que se encontraban a la deriva en una pequeña embarcación de madera, y en el segundo a 116 personas que navegaban en un barco sobrecargado, sin agua ni comida.

La mitad de estos migrantes son menores y la mayoría de ellos viajan solos, sin un adulto. 'Una persona de cada cuatro tiene entre 13 y 15 años, viaja sola, y viene de Eritrea o Somalia', dijo a la AFP Aloys Vimard, coordinador de MSF, quien se encuentra a bordo del buque.

Somalia, que no tiene un verdadero Estado central desde la caída de Siad Barre en 1991, se encuentra sumida en el caos y la violencia, agitada por milicias, bandas criminales y grupos islamistas. En octubre 2017 vivió el peor atentado de su historia (500 muertos).

Eritrea, en donde el servicio militar para los jóvenes, de una duración ilimitada, se asemeja al trabajo forzado, es considerado como uno de los países más represivos del mundo.

La situación a bordo es 'estable', sin 'urgencias médicas', pero 'la gente está agotada, marcada por su viaje y su estadía en Libia', apuntó Vimard.

En junio, el 'Aquarius' provocó una crisis diplomática después de haber rescatado a 630 migrantes frente a las costas de Libias. Italia y Malta le impidieron atracar en sus puertos y la odisea terminó días después en el puerto español de Valencia.

Complicando la situación del buque, el gobierno de Gibraltar anunció el lunes que retirará su pabellón al 'Aquarius' después de haberle pedido que suspenda sus actividades de rescate, por las que no está registrado en el territorio británico, una decisión que según SOS Méditerranée no tiene 'ningún fundamento técnico'.

SOS Méditerranée, que fue fundada hace dos años, afirma haber rescatado a más de 29.000 migrantes en el mar.

burs-meb/zm/age